Hoy en Revista Dosis
Viernes, 01 Diciembre 2017 15:21

Migraña y cefalea: la cura

El dolor es un mecanismo esencial de supervivencia y, como tal, lanza una alarma ante situaciones que potencialmente pueden dañar al ser humano, que indica que algo no está funcionando bien en el organismo.

En el proceso del dolor el daño celular estimula la síntesis y la liberación de prostaglandinas e histamina, éstas sensibilizan las terminaciones nerviosas. Finalmente, la histamina, entre otras sustancias, estimula las terminaciones nerviosas responsables de causar dolor.

Existen diferentes tipos de dolores de cabeza, motivo por el cual será conveniente saber diferenciarlos para recomendar el tratamiento y el consejo preciso a cada paciente cliente que acuda en busca de una solución a la farmacia.

  • Migraña: es un dolor de cabeza recidivante, pulsátil e intenso que habitualmente afecta a un hemicráneo, aunque puede afectar a ambos. El dolor empieza repentinamente y puede estar precedido o acompañado de síntomas visuales, neurológicos o gastrointestinales. Es dos veces más frecuente en las mujeres que en los varones.
  • Cefalea tensional: también denominada cefalea muscular o vasomotora. Se debe a una contracción sostenida de los músculos de la cabeza y del cuello, que produce una isquemia en el interior del músculo contraído. Esta tensión muscular puede ser consecuencia de una posición corporal incorrecta, de estrés social o psicológico, o del cansancio. Esta afección es la más común de las cefaleas.
  • Cefalea acuminada: también se conoce como cefalea histamínica de Horton, en salvas, cluster y en racimo. Se trata de un dolor recurrente, de predominio nocturno y suele presentarse varios días seguidos durante un período de dos a ocho semanas, después del cual el paciente permanece asintomático durante varios meses o años.

 

Atributo femenino

 

Según datos estadísticos, el 2,5% de la población mundial sufre de migraña crónica. De éstas, el 91% son mujeres. La falta de sueño, determinados alimentos, alteraciones climáticas y hasta factores emocionales son algunos de los principales desencadenantes. Sin embargo, la compleja fisiología hormonal femenina es lo que marca la diferencia, haciendo que sean las mujeres quienes más sufren de cefaleas a lo largo de su vida.

“Existe evidencia que avala la relación entre la migraña y las hormonas femeninas”, afirma el doctor Pablo Schubaroff, médico neurólogo especialista en cefaleas del Centro Integral del Dolor del Instituto Fleni y el Hospital Municipal de Vicente López Prof. Dr. Bernardo A. Houssay.

“Hay un aumento de la prevalencia luego de la pubertad con picos entre los 20 y 40 años. La migraña puede empeorar con el periodo menstrual o estar solamente relacionada con la menstruación (migraña menstrual). Por otro lado, pueden  observarse disminuciones de las crisis durante el embarazo, o luego de la menopausia.”, describe.

Tanto los estrógenos como la progesterona, ambos hormonas femeninas, tienen efectos en el sistema nervioso central. “Existen receptores de progesterona y estrógenos en el cerebro que modulan la actividad de diversas sustancias implicadas en el dolor”, amplía el profesional.

“La migraña crónica puede tener causas diversas: la tensión por estrés y el abuso de calmantes suelen ser disparadores bastante comunes. Se registran, también, cuadros de cefaleas por sobreuso de calmantes y analgésicos que cronifican una migraña episódica, dificultando el tratamiento”, señala Schubaroff.

 

Tratamiento

 

Una vez identificado qué clase de dolor de cabeza cursa el paciente cliente, se estará en condiciones de recomendar el tratamiento, ya sea farmacológico o no:

  • Aspirina (Acido Acetilsalicílico): es eficaz en la mayor parte de los tipos de dolor. Inhibe la actividad de la enzima ciclooxigenasa, disminuyendo la formación de precursores de las prostaglandinas y tromboxanos a partir del ácido araquidónico. La dosis máxima diaria es de 4g. La duración de acción es generalmente de cuatro horas.
  • Ibuprofeno: también inhibe la enzima ciclooxigenasa. Se absorbe por vía oral, disminuyendo su velocidad con las comidas. La dosis usual como analgésico es de 200 a 400mg cada cuatro a seis horas.
  • Ketoprofeno: se utiliza para dolores leves a moderados. La dosis usual como analgésico es de 25-75mg, tres veces al día cada seis a ocho horas. La dosis máxima diaria es de 300 a 12,5mg, que equivalen a 200mg de ibuprofeno.
  • Ketorolac: también utilizado para dolores leves a moderados. Por vía oral la dosis usual es de 10mg cada cuatro a seis horas.
  • Naproxeno: indicado para el tratamiento de ataques agudos de jaqueca, es preferible administrarlo preparaciones dispersables o efervescentes, porque tienen un efecto más rápido.
  • Paracetamol: es tan eficaz como el ácido acetilsalicílico, con potencia similar. Contribuye a aliviar el dolor. La dosis usual para los adultos es de 500-1000mg cada cuatro a seis horas, mientras que para los niños es de 30mg/kg/día. El efecto analgésico se inicia a los 30 o 60 minutos desde su administración con un pico de acción entre las dos y tres horas, manteniendo el efecto durante cuatro a ocho horas. La sobredosificación puede causar lesiones hepáticas graves o mortales. La dosis máxima diaria es de 4g.
  • Domperidona: antiemético que alivia las náuseas que acompañan a muchos ataques de migrañas. También aumenta la eficacia de los analgésicos administrados simultáneamente por vía oral. La dosis usual para adultos es de 10 a 20mg, tres a cuatro veces al día. Para los niños 0,25 a 0,5mg/kg, tres o cuatro veces al día.
  • Ergotamina: posee actividad agonista parcial alfa andrenérgica y serotoninérgica produciendo efecto vasoconstrictor generalizado arterial y venoso.

Además de los medicamentos convencionales para el tratamiento preventivo, existen otros más innovadores, como onabotulinumtoxin A, aprobado por la ANMAT y FDA para el tratamiento de esta condición. Es importante destacar que cada caso se trata de manera particular en función de su situación médica.

Esta alternativa terapéutica novedosa está indicada para aquellos pacientes con diagnóstico de migraña crónica que no responden bien o responden de manera insuficiente al tratamiento convencional, o aquellos que no puedan o no deseen utilizar medicamentos vía oral. De ahí que la onabotulinumtoxin A sea una alternativa que reporta buenos resultados. “Permite una aplicación que dura, dependiendo del paciente, aproximadamente tres meses y puede luego volverse a aplicar. Existen muy bajos reportes de efectos adversos con este tratamiento, a diferencia de la mayoría de las otras alternativas terapéuticas suministradas por vía oral”, explica el doctor Schubaroff.

En tanto, el tratamiento no farmacológico puede constar de los siguientes consejos:

  • Masajes circulares sobre la zona afectada.
  • Indicar la permanencia en un lugar oscuro con los ojos cerrados.
  • Recomendar descansar, relajarse y dormir.

 

Desde la farmacia

 

Hay datos que no se pueden pasar por alto, los que desde la farmacia serán de suma importancia para orientar al paciente cliente que llega en busca de una solución a su problema:

  • Edad del paciente.
  • Si la paciente se encuentra embarazada, se debe evitar el uso de aspirina durante este período.
  • Si existe hipersensibilidad, especialmente hacia la aspirina u otros fármacos.
  • Duración y localización del dolor. Hay que tener en cuenta que los dolores de cabeza agudos que aparecen por la mañana y se van aliviando durante el día son generalmente graves, ya que podrían ser unos signos de aumento de la presión sanguínea.
  • Síntomas asociados como náuseas, vómitos y fotofobia.
  • Factores que pueden precipitar los dolores de cabeza como los alimentos, alcohol y el estrés.
  • Si hubo traumas o lesiones recientes.
  • Si está tomando alguna medicación, ya que el dolor de cabeza puede ser un efecto secundario del fármaco.

En el caso que desde la farmacia parta la recomendación de un tratamiento farmacológico, el farmacéutico no deberá desconocer:

  • Dosis exacta y la frecuencia diaria para utilizar el producto.
  • Posibles reacciones adversas que puede ocasionar.
  • Cumplimiento del tratamiento.

 

 

Publicado en Nota destacada