Hoy en Revista Dosis

Saludable protección Destacado

Valora este artículo
(0 votos)

El uso de preservativos determina de manera fundamental la prevención de enfermedades de transmisión sexual. Desde la farmacia, los consejos del correcto y constante uso colaborarán a la causa

El uso correcto y constante de los preservativos de látex para los hombres puede reducir el riesgo de transmisión de las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Para lograr la máxima protección, se deberá recomendar usarlos de forma constante y de manera correcta, ya que el uso inconstante de los condones puede conllevar a la transmisión de ETS y el contagio puede ocurrir con un solo acto sexual. De igual manera, recordar que si los condones no se usan de manera correcta, su efecto protector puede disminuir aunque se usen en forma constante. Los preservativos de látex, usados de manera correcta y constante, son altamente eficaces para prevenir la transmisión sexual del VIH, el virus que causa el sida. Además, el uso constante y correcto de los condones de látex reduce el riesgo de contraer otras enfermedades de transmisión sexual (ETS), incluso las enfermedades que se transmiten por las secreciones genitales y en menor escala, las úlceras genitales. El uso de profilácticos puede disminuir el riesgo de infección por el virus del papiloma humano genital (VPH) y las enfermedades asociadas al VPH, por ejemplo verrugas genitales y cáncer de cuello uterino. Algunas enfermedades, como la infección por el VIH, la gonorrea, la clamidia y la tricomoniasis se transmiten cuando las secreciones infectadas de la vagina o la uretra entran en contacto con superficies mucosas (como la uretra masculina, la vagina o el cuello uterino). En cambio, las enfermedades que producen úlceras genitales (como herpes genital, sífilis y chancroide) y la infección por el virus del papiloma humano (VPH) se transmiten fundamentalmente mediante el contacto con la piel infectada o las superficies mucosas.

Estudios que avalan

Los estudios de laboratorio han demostrado que los preservativos de látex ofrecen una barrera esencialmente impermeable a las partículas del tamaño de los microbios patógenos de las ETS. Los condones proporcionan diferentes niveles de protección según el tipo de ETS, esto dependerá de cómo se transmita la enfermedad. Los condones evitan la transmisión y adquisición de las ETS al prevenir el contacto entre el pene de la persona que usa el condón y las secreciones genitales, la mucosa o la piel de la pareja sexual. Ofrecen un mayor grado de protección contra las enfermedades transmitidas por las secreciones genitales y un menor grado de protección contra las úlceras genitales o el VPH debido a que estas infecciones también pueden transmitirse mediante la exposición a áreas (por ejemplo, piel o superficies mucosas infectadas) que no están cubiertas o protegidas por un condón.
Los estudios epidemiológicos que comparan las tasas de infección entre las personas que usan condones y las que no, proporcionan pruebas de que los condones de látex protegen contra las transmisión de ETS como la clamidia, la gonorrea y la tricomoniasis.

Gran variedad

El consejo farmacéutico sobre el correcto uso de preservativos y la constancia en hacerlo, cobrará mucha importancia. Además de recordar su vital importancia en prevención de enfermedades y embarazo, podrá ofrecer la amplia gama que el mercado ofrece.

Entre las diferentes propuestas están los preservativos retardantes, los super finos, los extra lubricados y los espermicidas. Desde la farmacia se podrá recomendar el adecuado para cada caso, además de los consejos del correcto uso y constancia.

Se podrá hacer hincapié en las siguientes recomendaciones:

  • Revisar la fecha de vencimiento del preservativo
  • Usarlo desde el comienzo de la relación sexual.
  • Abrir el sobre con cuidado para que no se rompa el preservativo. No utilizar elementos cortantes ni abrirlo con los dientes.
  • Apretar la punta del preservativo para sacar el aire antes de apoyarlo en el pene erecto porque, si queda inflada, se puede romper durante la relación.
  • Desenrollarlo hasta la base del pene, cuidando que no quede inflada la punta.
  • No usar vaselina, aceite o crema de manos porque éstos pueden dañar el preservativo. Usar lubricantes "al agua" que se venden en las farmacias y están disponibles en los hospitales y centros de salud del país y son recomendables sobre todo para sexo anal.
  • Luego de la eyaculación, retirar el preservativo con el pene todavía erecto. Tener cuidado de que no se derrame el semen.
  • El preservativo debe ser usado una sola vez. Tirarlo a la basura, no al inodoro.

 

 

                                                                                                                      Fuente: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos

Visto 130 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.