Hoy en Revista Dosis
Luego de negociaciones que llevan casi dos décadas, los países que forman el Mercosur y la Unión Europea se disponen a firmar un acuerdo bilateral. Impulsado por el cambio de viento político en la Argentina y Brasil, el convenio puede rubricarse en diciembre, y sus detractores buscan alertar sobre el impacto que tendrá en diversas áreas. En materia sanitaria, entidades no gubernamentales y especialistas en salud pública temen que la puesta en vigencia lesione el acceso a los medicamentos, ya que uno de los puntos más controversiales es el aumento de las patentes de exclusividad para las farmacéuticas multinacionales. Por eso, en estas horas varias voces se levantan contra la firma, y afirman que perjudicará el acceso a los tratamientos. “El precio de los medicamentos para tratar y curar enfermedades aumentaría de una manera exponencial”, alertan.

La alerta sobre el impacto de la firma del acuerdo Mercosur-UE comenzó a circular en estas horas, cuando se acerca el final de las negociaciones. En este contexto, varias organizaciones internacionales, entre ellos Médicos Sin Fronteras, alertaron que el tratado "restringirá el acceso a medicamentos esenciales para millones de ciudadanos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay”. La preocupación se basa en que la UE reclama medidas de protección de propiedad intelectual que van más allá del Acuerdo de Aspectos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio, lo que limitaría la provisión de genéricos y encarecería el valor de los medicamentos en la región.

En una carta a los negociadores de la UE, Sandra Gallina y Daniel Pinto, más de 20 ONGs como Oxfam, advierten sobre el "impacto" que pueden tener las propuestas europeas "en el acceso a medicamentos" en el Mercosur y reclaman que el convenio "no incluya medidas que vayan más allá" del Adpic. Esta exigencia se debe a que la UE está reclamando la exclusividad de los datos de prueba que se hacen para homologar nuevas drogas, y una extensión en los plazos para la protección de patentes. Hoy, un medicamento debe pasar por estudios de seguridad y eficacia antes de ser autorizados para la venta, pero los medicamentos genéricos o subsiguientes, en cambio, van a un régimen de similaridad, que abrevia plazos.

En tanto, desde la Fundación GEP llevaron a cabo un estudio para medir el impacto que el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea puede tener sobre la compra pública de medicamentos en la Argentina. Los hallazgos indican que, de firmarse el TLC, “el precio de los medicamentos para tratar y curar enfermedades aumentaría de una manera exponencial”. “Este estudio de impacto es muy importante porque arroja evidencias sobre los efectos extremadamente negativos que tendrá para Argentina el asumir compromisos de extender monopolios sobre medicamentos. Advertimos sobre el impacto negativo que estas medidas tendrán en la Salud de la Población e instamos al gobierno Argentino y los demás gobiernos del Mercosur a no firmar el acuerdo con Medidas ADPIC Plus. El Panel de Alto Nivel de Naciones Unidas sobre Acceso a Medicamentos e Innovación en su informe de septiembre de 2016 recomienda a los países rechazar las Medidas ADPIC Plus”, dijo Lorena Di Giano, Directora Ejecutiva de FGEP.

Dentro de las principales conclusiones, se observa que, a partir del primer año de entrada en vigencia del Acuerdo -en el escenario de aceptación plena del capítulo de propiedad intelectual que propone la UE- habrá un aumento de precios de la canasta de antirretrovirales analizados. Además, iría en permanente aumento hasta alcanzar un gasto adicional de más de un tercio del presupuesto total de la Dirección Nacional de Sida, Hepatitis virales e ITS actual para el año 2050. En este mismo sentido, si las compras públicas de antirretrovirales y antivirales de acción directa para tratar la hepatitis C se hubieran realizado en un escenario como el propuesto por el Acuerdo Birregional en materia de propiedad intelectual, la Dirección de Sida, Hepatitis virales e ITS del Ministerio de Salud, debería haber invertido adicionalmente más de la mitad de su presupuesto en la compra de 6 medicamentos.

“Los medicamentos no son mercancías sino bienes sociales. Las normas comerciales sobre ellos no hacen más que excluir a miles de ciudadanos que los necesitan y no pueden acceder. La firma de este acuerdo UE-Mercosur significaría un gravísimo problema de Salud Pública pues generará que los medicamentos tengan precios prohibitivos en nuestra región, con el correspondiente impacto sobre los escasos presupuestos nacionales”, dijo José María Di Bello, Secretario de FGEP.

Desde Médicos Sin Fronteras alertaron que "si se incluyen estas normas en el acuerdo final, el acceso a medicamentos esenciales será restringido para millones de personas en el Mercosur". Y sostienen que estos países tendrán menos capacidad de bajar los precios. Las pretensiones de la UE van a contramano del informe del Panel de Alto Nivel para el acceso a Medicamentos de la ONU, que adoptaron 193 países en septiembre de 2015. Ese organismo advirtió que "la proliferación de acuerdos comerciales que amplían la protección de patentes y datos de prueba podrían impedir el acceso a tecnologías en salud", lo que conllevaría "una aplicación desigual de políticas en salud y comercio en los estados".

DESCARGA: Informe completo de la Fundación GEP sobre el impacto del acuerdo Mercosur-Unión Europea.
Publicado en Noticias