Hoy en Revista Dosis
Miércoles, 20 Diciembre 2017 19:23

Los avances científicos argentinos del año

 

Oír y tocar el Universo

El logro del año en física, según la revista Physics World, es la primera detección múltiple de un choque de dos estrellas de neutrones a años luz de la Tierra. Fue observada por Ligo, el proyecto capaz de detectar ondas gravitacionales y cuyos impulsores recibieron el Premio Nobel, y por otros 50 telescopios convencionales. Entre ellos está el Toros, del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de Córdoba. En física también se destaca el descubrimiento del origen extragaláctico de los rayos cósmicos de altísimas energías realizado por un grupo de científicos de todo el mundo en el Observatorio Pierre Auger de Malargüe, Mendoza. Ondas gravitacionales y rayos cósmicos abren el camino a nuevas formas de estudiar el Universo. Los telescopios sólo pueden “ver” el cosmos. Las ondas gravitacionales nos permiten “oírlo”, mientras que los rayos cósmicos nos ayudan a “tocarlo”.

 

Para mirar mejor las moléculas

Otro avance físico destacado con participación argentina es el nuevo microscopio de superresolución, capaz de monitorear moléculas biológicas en células vivas en tiempo real. La nueva técnica se llama Minflux y los argentinos que participaron son Francisco Balzarotti (Instituto Max Planck) y Fernando Stefani (foto) del Conicet y la UBA.

 

La mejor foto del espacio

Este año, astrónomas argentinas fueron las autoras de la mejor imagen de la Nebulosa del Cangrejo, un objeto cósmico ubicado a 6.500 años luz de la Tierra, pero que es admirado por los seres humanos desde hace por lo menos mil años. La imagen combina datos de cinco tipos de telescopios (rayos X, infrarrojo, ultravioleta, óptico y ondas de radio), incluido el Hubble. Las autoras son Gabriela Castelletti y Gloria Dubner, del Conicet en el Instituto de Astronomía y Física del Espacio de Buenos Aires.

 

Bestias de otra era

La revista Plos One eligió los mejores hallazgos paleontológicos del año y también hay argentinos. En el sexto lugar está el Shringasaurus indicusa (foto) del que participó Martín Ezcurra (Conicet y museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia). Este reptil herbívoro de cuatro metros de largo y con cuerno vivió hace 240 millones de años, antes que los dinosaurios. El noveno puesto fue para el Isaberrysaura mollensis, hallado en la Patagonia por Leonardo Salgado (Conicet-Universidad Nacional de Río Negro) y otros argentinos. Además del dinosaurio de 180 millones de años, los investigadores encontraron fosilizada su última comida: semillas de alguna fruta que ni siquiera masticó.


Un test sobre Parkinson

Algunas tecnologías médicas prometedoras vieron la luz este año. Es el caso de un test para detectar mal de Parkinson de manera rápida, económica y en etapas tempranas de la enfermedad. Las personas deben leer un texto que contiene muchos verbos de movimiento. Esto se debe a la relación íntima que hay entre el lenguaje que se refiere al movimiento y los circuitos motores. El test logró un 84 por ciento de aciertos en la clasificación de pacientes sin deterioro cognitivo. Fue creado por científicos del Instituto de Neurociencia Cognitiva y Traslacional (Conicet y Fundación Favaloro).


Páncreas artificial desde el celular

Otro grupo de argentinos probó con éxito el primer páncreas artificial de América latina. Fue desarrollado por investigadores del Conicet y testeado en pacientes con diabetes tipo 1. Está compuesto por tres elementos: un monitor de glucosa (azúcar), una bomba de insulina y un celular en el que funciona el software que decide cuándo y cuánta insulina administrar.


Medicamento argentino en EE.UU.

Este año la Agencia de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó el uso en ese país del primer fármaco producido en Argentina. Se trata del benznidazol para pacientes con la enfermedad de Chagas. En Estados Unidos. hay 300 mil personas que padecen este problema. El laboratorio nacional Elea es el único productor mundial de la droga.


Litio sustentable para las baterías

Argentina tiene un potencial único con los yacimientos de litio del norte y los científicos locales ya se las ingenian para poder aprovecharlo en la fabricación de baterías y para extraerlo de manera sustentable. Por esto último, el físico Ernesto Calvo (Conicet – UBA) obtuvo el premio mundial Bright Minds Challenge. Diseñó un sistema de extracción del mineral rápido y económico, que usa energía solar y no demanda grandes volúmenes de agua.


Caballos clonados y mejores

Otro rubro en el que Argentina es potencia mundial es en la clonación de animales. Este año hubo dos éxitos. La empresa Kheiron obtuvo 12 clones sanos de una misma yegua y en una misma camada. Se trata de caballos de polo. La misma empresa, junto con investigadores del Fleni, logró embriones equinos editados genéticamente por primera vez en el mundo. La técnica usada es Crispr-CAS9, una especie de “corta y pega” genético. En este caso, se incluyeron genes que le dan más masa muscular al futuro equino, lo que lo hace más resistente y veloz.

Fuente:

La Voz del Interior 
Publicado en Noticias

 Alrededor de 1.600.000 personas permanecían subalimentadas en 2016. Y no sólo eso: en un contexto de alta inflación, en los últimos seis años la cantidad de afectados se mantuvo estable, sin ningún tipo de avance. La información surge de un informe presentado esta semana por la agencia de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).
Según el estudio, entre 2014 y 2016 un 3,6% de la población del país estuvo subalimentada. Una proporción exactamente igual a la registrada entre 2012 y 2014. Y muy levemente menor al 3,9% detectado entre los años 2010 y 2012, cuando también se contaban 1.600.000 personas subalimentadas.
La falta de avances en este tema es una problemática que afecta y preocupa a toda la región. En ese sentido, Naciones Unidas acaba de alertar que el hambre aumentó por primera vez el año pasado en la región, después de más de una década de retroceso, ubicándose un 6% por encima de la medición anterior.
Es que en seis de los 32 países medidos -entre ellos la Argentina, donde hubo una suba de 0,2 puntos porcentuales en los últimos dos años- aumentó la desnutrición, que ya afecta a 42,5 millones de habitantes de la re- gión, lo que representa un incremento de 2,4 millones de personas.
De mantenerse estos indicadores, advirtieron FAO y OPS, la región podría no cumplir con la meta de erradicar el hambre y la malnutrición para 2030, uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. “Con el aumento del hambre, es muy difícil que la región alcance el objetivo de Hambre Cero”, lamentó Julio Berdegué, el representante regional de la FAO.
Si bien los niveles de hambre se redujeron 21 países de la región y siguen siendo bajos en comparación con los de otros continentes, afirman que el número de personas con hambre aumentó en Latinoamérica y el Caribe, “y hay señales de que la situación se está deteriorando, especialmente en Sudamérica, donde el hambre creció de 5% en 2015 a 5,6% en 2016″.
“Vamos por mal camino. La región ha dado un paso atrás importante en una lucha que venía ganando. No podemos tolerar los niveles actuales de hambre y la obesidad, ya que paralizará a toda una generación de latinoamericanos y caribeños”, advirtió Berdegué.
Según los datos publicados, la peor situación en términos de prevalencia de subalimentación la presenta Haití, donde casi el 47% de la población, es decir 5 millones de personas, sufre hambre. Este número, destacan, representa casi dos tercios de toda la subalimentación en los países del Caribe.

Fuente: Clarín

Publicado en Noticias

Supera a Uruguay, Brasil y Chile. Pese a que por ley deben ser prescriptos, son los medicamentos más vendidos en el país sin receta. La OMS recomienda evitar su uso excesivo.

 

Llegó el invierno y las enfermedades respiratorias están a la orden del día. El nene empieza con fiebre, mocos y tos. La mamá decide no esperar y va a la farmacia a comprar un antibiótico para combatir la enfermedad hasta que el chico se sienta mejor y en unos días ya vuelva a la escuela. Escenas como esta se repiten a diario y dejan en evidencia una combinación de problemas que existen en la Argentina. Por un lado, ocupa el podio de países con mayor consumo per cápita de medicamentos de la región, detrás de Brasil y Uruguay, según datos de la consultora Quintiles IMS a los que accedió Clarín. Pero, al analizar el consumo per cápita de los cinco antibióticos más vendidos en farmacias en estos cuatro países, Argentina ocupa el primer puesto, seguido por Uruguay, Brasil y Chile. Por otro lado, en nuestro país, los antibióticos encabezan la lista de los medicamentos que se compran sin receta, según surge de una encuesta realizada por la consultora D’Alessio Irol.

Además, según este último relevamiento, el 99% de los argentinos se automedica, lo que sería lógico si sólo consumieran remedios de venta libre. Pero no es así: muchos desconocen qué medicamentos necesitan receta, en especial si se vinculan con dolencias cotidianas. Los antibióticos (46%) y los antigripales compuestos (45%) son los dos medicamentos que encabezan la lista de remedios que las personas consultados admitieron comprar sin receta.

“El tema de los antibióticos es particular. Hay una legislación vigente, de 1969, que establece que tanto los psicotrópicos como los antibióticos deben venderse bajo receta archivada (esto es doble receta, una copia para el reintegro de la obra social y otra que queda archivada en la farmacia) y su incumplimiento está penado con hasta tres años de prisión. Con los psicotrópicos esto se hizo efectivo: a nadie se le ocurre ir a comprar uno sin receta. Pero con los antibióticos esto no pasó y muchas veces se venden sin receta”, explica Alejandra Corso, jefa del Servicio de Antimicrobianos del Laboratorio Nacional de Referencia en Resistencia a los Antimicrobianos del ANLIS-Malbrán. “Tenemos muy arraigada una cuestión cultural de pensar que son inocuos, que no son tóxicos”, agrega.

“Uno de los problemas es que los antibióticos se deben vender bajo receta archivada, pero muchos médicos omiten hacer el duplicado. El profesional hace la receta para que el farmacéutico reciba el reintegro y al paciente se le haga el descuento, pero no la copia que debería quedar archivada en la farmacia”, explica Laura Raccagni, coordinadora del Observatorio de Salud y Medicamentos de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA).

“Otro inconveniente es que muchas farmacias no exigen la receta para dispensar. Y hay otra cosa: el paciente que va al médico demanda que la consulta termine con la prescripción de un medicamento”, añade. “Esto se exacerba en los casos de papás que llevan a los chicos al pediatra: si le indica sólo vapor e ibuprofeno, el padre desespera”, ejemplifica.

“No hay controles. Se pide la receta para la obra social, pero nada más. Si no te importa el descuento, vas a cualquier farmacia y te lo venden, a pesar de que lo que establece la legislación. Es una ley que no se aplica”, explica Lautaro De Vedia, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología. Pero también hay otros factores: “Los médicos, a veces, recetamos en más casos de los que lo merecen. El 80% de las faringitis en adultos son virales y por lo general les damos antibióticos”. Y explica que la tercera variable es la población: muchas personas compran sin receta.

El mal uso de antibióticos es un tema que genera preocupación a nivel mundial y es uno de los potenciales flancos débiles en cuanto a salud pública. La OMS alerta desde hace tiempo por la resistencia de algunas bacterias a los antibióticos y establece protocolos de uso de los diferentes grupos de medicamentos. Y también procura concientizar sobre su buen uso para evitar que de acá a algunos años, no queden antibióticos para dolencias que ahora parecen menores. Días atrás, el organismo emitió un alerta por la propagación de un tipo de gonorrea resistente a los antibióticos.

“Las bacterias ganaron la batalla. El gran auge de esperanza que nos dieron los antibióticos y que permitió un importante avance de la medicina generó un concepto cultural de que son inocuos e inagotables. Pero son un recurso no renovable y las bacterias buscan mecanismos para adquirir la defensa contra los antibióticos, mecanismos de resistencia”, sentencia Corso. “En Argentina la azitromicina ya generó 25% de resistencia. Esto es, uno de cada cuatro tratamientos no va a ser efectivo. El antibiótico tiene impacto en la comunidad: necesitamos tener conciencia de eso”, explica Raccagni.

“Es complejo: ya hay tasas de resistencia de antibióticos para infección urinaria, en algunos casos de infecciones de piel, en los que las bacterias cambiaron los perfiles de resistencia. Debería adoptarse esto como una política de Estado y tomar cartas en el asunto”, enfatiza De Vedia.

Desde el Estado es paradójico que en 2009 se sancionara una ley para evitar el mal uso de los medicamentos de venta libre, que son de bajo riesgo para la salud, sacándolos de las góndolas de acceso al público para que sólo puedan ser dispensados por un farmacéutico. Sin embargo, nada se hizo aún para que se cumpla la ley que rige para los antibióticos y controlar su venta.

Fuente: Clarín

Publicado en Noticias