Hoy en Revista Dosis

Las exportaciones de los medicamentos de producción nacional registraron un incremento en la facturación del 27,1 por ciento interanual, precisó el informe del INDEC sobre el tercer trimestre.
Pero, al mismo tiempo, la reventa de medicamentos importados se incrementó 30,3 por ciento en el tercer trimestre de este año y en el acumulado interanual de enero a septiembre alcanzó al 33,4 por ciento.
En la facturación de los medicamentos de producción nacional se observa en las ventas al mercado interno un incremento de 28,2 por ciento interanual.
El INDEC en su informe sectorial detalló que en la facturación de producción nacional se observó que 91,2% corresponde a ventas al mercado interno, mientras que 8,8% correspondío a ventas al mercado externo.
La variación internacional del 28,7 por ciento surge por los aumentos de 28,1 por ciento en la facturación de los medicamentos producción nacional y de 30,3 por ciento de la reventa de medicamentos importados en el mercado interno.
La facturación total de la industria farmacéutica durante el tercer trimestre fue de 25.904,4 millones de pesos y de esa suma las ventas de medicamentos de producción nacional representó el 72,1 por ciento, mientras que el 27,9 por ciento surge de la reventa local de medicamentos importados.
La facturación del tercer trimestre de 2016 había sido de 20.129,8 millones de pesos de los cuales 14.574,6 millones correspondieron a la venta de medicamentos de producción local y 5.555,1 millones a la reventa de importados.
En el tercer trimestre de este año, de los 25.904,4 millones de facturación local, 18.668 millones correspondieron a la facturación de medicamentos de producción local y 7.236,4 millones a la reventa de importados.
En cuanto a las exportaciones, durante el tercer trimestre de este año fueron por 1.648,7 millones, mientras que en igual período del año pasado alcanzaron a 1.297,1 millones, con un crecimiento de 27,1 por ciento.
En el acumulado al tercer trimestre de 2017 el aumento en la facturación total de la industria farmacéutica es de 28,4% respecto a igual período de 2016, como consecuencia del incremento registrado en la facturación de producción nacional (26,6%) y en la reventa local de importados (33,4%).
En la facturación de producción nacional se observa, en las ventas al mercado interno, un incremento de 27,7% y de 16,1% en las exportaciones, en el acumulado entre enero y septiembre de este año.
En el tercer trimestre de 2017, los medicamentos de mayor facturación fueron los medicamentos antineoplásicos e inmunomoduladores, con 4.240,9 millones de pesos (representaron 16,4% del total facturado); seguidos por los medicamentos que actúan sobre el aparato digestivo y metabolismo, con 4.011,9 millones de pesos (15,5%); los que actúan sobre el aparato cardiovascular, con 3.098,4 millones de pesos (12,0%); y los que actúan sobre el sistema nervioso, con 3.064,5 millones de pesos (11,8%).
En la facturación de producción nacional al mercado interno, los grupos que presentaron las facturaciones más significativas fueron los que actúan sobre del aparato digestivo y metabolismo, aparato cardiovascular y los medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso.
Del total de exportaciones, los grupos anatómicos que presentaron las facturaciones más significativas fueron los medicamentos que actúan sobre el aparato genitourinario y hormonas sexuales, la sangre y órganos hematopoyéticos y sobre el aparato digestivo y metabolismo.
Con relación a la reventa local de medicamentos importados, se destaca el grupo anatómico correspondiente a antineoplásicos e inmunomoduladores, seguido por los antiinfecciosos y los del aparato digestivo y metabolismo.

Fuente: Pharmabaires

Publicado en Noticias

Algunos tratamientos ayudan a controlar la agitación, la depresión o los síntomas psicóticos (alucinaciones o delirios) que pueden ocurrir cuando la enfermedad progresa pero lo cierto es que existen pocas opciones de tratatamiento para una enfermedad que supondrá un gasto total al sistema sanitario de Estados Unidos de 259.000 millones de dólares, según el último informe publicado por la patronal de la industria farmacéutica innovadora norteamericana (PhRMA).

Actualmente, más de 5 millones de estadounidenses padecen esta enfermedad y se estima que, para 2050 podría aumentar a 16 millones si no se aportan innovaciones que avancen para prevenir o tratar la enfermedad. La mortalidad de esta patología ha aumentado un 89 por ciento desde el año 2000, mientras que las muertes por enfermedades cardiovasculares disminuyeron un 14 por ciento en el mismo periodo.

De hecho, las previsiones económicas para 2050 aseguran que, de no presentarse avances significativos, los gastos para el sistema sanitario de ese país podrían superar el billón de dólares. No obstante, si se lanzase al mercado un nuevo medicamento que muestre un retraso en la aparición de la enfermedad de cinco años los ahorros anuales para el sistema alcanzarían los 367.000 millones en costes directos e indirectos provocados por la enfermedad, tal y como indica el informe.

De este modo, la patronal asegura que las compañías biofarmacéuticas están comprometidas en combatir esta enfermedad y, de hecho, actualmente existen más de 85 medicamentos que están siendo desarrollados. “Sin embargo, la trayectoria de la investigación a una nueva medicina es extremadamente larga y compleja con muchos reveses en el camino, particularmente en el caso del Alzheimer”, explican desde la PhRMA. Y es que, aunque los científicos han hecho progresos en desentrañar las complejidades del cerebro y la identificación de los fundamentos de la enfermedad de Alzheimer, encontrar un tratamiento eficaz sigue siendo un reto de enormes proporciones.

Entre 1998 y 2014, 123 fármacos potenciales para la enfermedad de Alzheimer fueron retirados en distintas fases del desarrollo, mientras que sólo cuatro fueron aprobados por la FDA “Aunque profundamente frustrante, estos reveses de la investigación son fundamentales para avanzar en el conocimiento y sentar las bases para futuros éxitos. Mientras tanto, los investigadores biofarmacéuticos permanecen firmes en el avance de la investigación para esta devastadora enfermedad”, explican.

Los medicamentos actualmente disponibles tratan los síntomas pero no afectan las causas subyacentes de la enfermedad y no ralentizan la tasa de declinación.

De los 85 fármacos que se encuentran en desarrollo, más de 19 se encuentran en las últimas fases de desarrollo. Entre ellos, se sitúan potenciales tratamientos modificadores de la enfermedad que pueden detener o ralentizar la progresión dirigiéndose a uno o más de los cambios cerebrales causados ??por el Alzheimer.Los medicamentos potenciales también están dirigidos a disminuir la inflamación en el cerebro que se asocia con el Alzheimer y la orientación del sistema inmunológico para que pueda luchar contra la enfermedad. También están investigando maneras de prevenir la enfermedad en pacientes con mutaciones genéticas asociadas con el Alzheimer. Abbvie, Janssen, Amgen, Novartis, Merck, Boehringer Ingelheim, AstraZeneca, Lilly, Pfizer, Takeda, Sanofi o Biogen son algunas de las desarrolladoras.

Fuente: El Global.net

Publicado en Noticias