Hoy en Revista Dosis

Incorporar hábitos saludables puede ser una tarea no muy sencilla. Porque para ello, necesitamos entrenar a nuestro cerebro, algo que puede no resultar tan fácil como a uno le gustaría. Desde pequeños vamos incorporando hábitos que llegan a nosotros a través de nuestra familia, entorno y también sociedad. “Los hábitos tienen un componente familiar y también cultural”, explica el doctor Alejandro García, médico endocrinólogo.

Pero, no hay que desistir en el intento, ni claudicar ante el tropiezo. Una de las claves para el éxito, dicen los especialistas, es ponerse objetivos alcanzables e implementar los cambios en grupo, que no sea uno solo contra la corriente. “Los mejores resultados se logran cuando el entorno contribuye. Si uno se propone comer mejor, pero el resto de la familia pide con frecuencia delivery de pizzas y empanadas, resultará más dificultoso sostener los cambios”, afirma el doctor Jorge Tartaglione.

En esto, añade el especialista, todos deberíamos sincerarnos y hacernos tres preguntas: ¿Qué estamos haciendo para estar mejor? ¿Qué deberíamos hacer? ¿Qué no podemos dejar de hacer? Estas preguntas son importantes para que cada uno sea sincero con uno mismo y así pueda aspirar a metas alcanzables, y no imposibles. 

La clave, afirman, es generar objetivos específicos y medibles. Por ejemplo, proponerse ‘caminar media hora por día cuando vuelvo del trabajo’, es más factible de cumplir que decir ‘voy a hacer más ejercicio’.

Sin embargo, en esto es clave ser sincero con uno mismo. Cada uno conoce sus posibilidades y también sus excusas. Entonces, si uno no cuenta con el tiempo para poder caminar media hora todos los días, es mejor proponerse dos bloques de 15 minutos. O, complementar con subir los pisos por escalera en lugar de tomar el ascensor.

“En general, lo sostenible se va logrando paso a paso. Cada uno debe buscarle la forma en que le resulte mejor para poder mantenerlo a lo largo del tiempo”, añade García. "Siempre es más fácil lograr buenos resultados si los cambios se encaran en el grupo familiar. Y es importante ir inculcando esos hábitos desde chicos", agrega.

Publicado en Noticias
Lunes, 13 Noviembre 2017 16:33

La UBA presenta Salud Innova

A partir del 16 de noviembre se llevará a cabo en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires la Primera Edición de Salud Innova, una iniciativa para pensar y diseñar soluciones tecnológicas e innovadoras destinadas a enfrentar los desafíos que tiene el país en materia de salud.

 
 
El mismo día de apertura se realizará una conferencia en la que diversos oradores de alto nivel brindarán charlas relacionadas acerca de las diversas problemáticas. Las mismas tendrán lugar en el Aula Magna de la Facultad de Medicina, Paraguay 2155, de 18 a 20:30 hs. Los días 1 y 2 de diciembre tendrá lugar un Hackatón en el que profesionales de la salud, docentes, no docentes, estudiantes y todos aquellos con vocación y ganas de participar se reúnen con programadores y desarrolladores tecnológicos para, en forma colaborativa, elaborar proyectos innovadores que puedan resolver diversos problemas de salud. Además, habrá distintas herramientas y tecnologías a disposición de los participantes. Como resultado de esta maratón se seleccionarán tres de los diseños, los cuales accederán a un proceso de incubación y acompañamiento para transformar las ideas en proyectos en funcionamiento. El Hackatón funcionará, ambos días, en el comedor de la Facultad de Medicina de 9 a 20 hs.Los tres ejes sobre los que girarán las jornadas son: Tecnologías aplicadas a la formación de profesionales de la salud; Diagnóstico, monitoreo remoto y continuidad del cuidado de enfermedades no transmisibles; Salud de la población: sistemas de notificación y vigilancia epidemiológica.

 

Se puede participar subiendo ideas a la Plataforma de Innovación Abierta y/o registrándose para asistir a la Conferencia y el Hackatón a: bit.ly/saludinnova. Todas las jornadas son gratuitas, previa inscripción.

Salud Innova es una iniciativa del Programa de Innovación Tecnológica en Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UBA, en conjunto con la Secretaría de Ciencia y Técnica de la UBA, y los Ministerios de Modernización, Producción, Salud, y Ciencia, Tecnología, e Innovación Productiva de la Nación.

Fuente: UBA

Publicado en Noticias
Martes, 08 Agosto 2017 06:00

Saludable protección

El uso de preservativos determina de manera fundamental la prevención de enfermedades de transmisión sexual. Desde la farmacia, los consejos del correcto y constante uso colaborarán a la causa

El uso correcto y constante de los preservativos de látex para los hombres puede reducir el riesgo de transmisión de las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Para lograr la máxima protección, se deberá recomendar usarlos de forma constante y de manera correcta, ya que el uso inconstante de los condones puede conllevar a la transmisión de ETS y el contagio puede ocurrir con un solo acto sexual. De igual manera, recordar que si los condones no se usan de manera correcta, su efecto protector puede disminuir aunque se usen en forma constante. Los preservativos de látex, usados de manera correcta y constante, son altamente eficaces para prevenir la transmisión sexual del VIH, el virus que causa el sida. Además, el uso constante y correcto de los condones de látex reduce el riesgo de contraer otras enfermedades de transmisión sexual (ETS), incluso las enfermedades que se transmiten por las secreciones genitales y en menor escala, las úlceras genitales. El uso de profilácticos puede disminuir el riesgo de infección por el virus del papiloma humano genital (VPH) y las enfermedades asociadas al VPH, por ejemplo verrugas genitales y cáncer de cuello uterino. Algunas enfermedades, como la infección por el VIH, la gonorrea, la clamidia y la tricomoniasis se transmiten cuando las secreciones infectadas de la vagina o la uretra entran en contacto con superficies mucosas (como la uretra masculina, la vagina o el cuello uterino). En cambio, las enfermedades que producen úlceras genitales (como herpes genital, sífilis y chancroide) y la infección por el virus del papiloma humano (VPH) se transmiten fundamentalmente mediante el contacto con la piel infectada o las superficies mucosas.

Estudios que avalan

Los estudios de laboratorio han demostrado que los preservativos de látex ofrecen una barrera esencialmente impermeable a las partículas del tamaño de los microbios patógenos de las ETS. Los condones proporcionan diferentes niveles de protección según el tipo de ETS, esto dependerá de cómo se transmita la enfermedad. Los condones evitan la transmisión y adquisición de las ETS al prevenir el contacto entre el pene de la persona que usa el condón y las secreciones genitales, la mucosa o la piel de la pareja sexual. Ofrecen un mayor grado de protección contra las enfermedades transmitidas por las secreciones genitales y un menor grado de protección contra las úlceras genitales o el VPH debido a que estas infecciones también pueden transmitirse mediante la exposición a áreas (por ejemplo, piel o superficies mucosas infectadas) que no están cubiertas o protegidas por un condón.
Los estudios epidemiológicos que comparan las tasas de infección entre las personas que usan condones y las que no, proporcionan pruebas de que los condones de látex protegen contra las transmisión de ETS como la clamidia, la gonorrea y la tricomoniasis.

Gran variedad

El consejo farmacéutico sobre el correcto uso de preservativos y la constancia en hacerlo, cobrará mucha importancia. Además de recordar su vital importancia en prevención de enfermedades y embarazo, podrá ofrecer la amplia gama que el mercado ofrece.

Entre las diferentes propuestas están los preservativos retardantes, los super finos, los extra lubricados y los espermicidas. Desde la farmacia se podrá recomendar el adecuado para cada caso, además de los consejos del correcto uso y constancia.

Se podrá hacer hincapié en las siguientes recomendaciones:

  • Revisar la fecha de vencimiento del preservativo
  • Usarlo desde el comienzo de la relación sexual.
  • Abrir el sobre con cuidado para que no se rompa el preservativo. No utilizar elementos cortantes ni abrirlo con los dientes.
  • Apretar la punta del preservativo para sacar el aire antes de apoyarlo en el pene erecto porque, si queda inflada, se puede romper durante la relación.
  • Desenrollarlo hasta la base del pene, cuidando que no quede inflada la punta.
  • No usar vaselina, aceite o crema de manos porque éstos pueden dañar el preservativo. Usar lubricantes "al agua" que se venden en las farmacias y están disponibles en los hospitales y centros de salud del país y son recomendables sobre todo para sexo anal.
  • Luego de la eyaculación, retirar el preservativo con el pene todavía erecto. Tener cuidado de que no se derrame el semen.
  • El preservativo debe ser usado una sola vez. Tirarlo a la basura, no al inodoro.

 

 

                                                                                                                      Fuente: Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos

Publicado en Noticias