Hoy en Revista Dosis
El alcohol en gel y los barbijos se agotaban en las farmacias al ritmo de la preocupación que crecía a medida que aumentaba el número de casos y de muertes: a una década de la epidemia global de gripe A (H1N1), la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que el mundo enfrentará otra pandemia de influenza, aunque no se sabe cuándo llegará ni qué tan grave será y, en ese contexto, lanzó un programa de aquí a 2030 con el objetivo de que los países estén preparados ante esa eventual situación, además de prevenir brotes estacionales y controlar la transmisión de animales a humanos.
 
A menudo subestimada en el imaginario popular (donde frecuentemente se la asocia a un resfrío fuerte), la gripe es una “grave amenaza para la salud mundial”, subraya la OMS. Cada año se registran a nivel global 1.000 millones de casos, de los cuales entre tres y cinco millones son graves y hasta 650.000 personas mueren por causas respiratorias relacionadas con el virus.
 
“En un mundo interconectado, la cuestión no es saber si habrá una nueva pandemia de gripe, sino cuándo ocurrirá, y muchos expertos creen que una pandemia grave puede ser el evento más devastador para la salud mundial y dejar secuelas a largo plazo”, alerta el organismo como introducción a la Estrategia Mundial Contra la Gripe 2019-2030 presentada hoy.
 
“La amenaza de influenza pandémica está siempre presente”, afirmó en el comunicado de lanzamiento el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. En enero, el organismo había incluido a una nueva pandemia global de influenza entre las 10 amenazas para la salud de 2019. “El riesgo continuo de que un nuevo virus de influenza se transmita de animales a humanos y que potencialmente cause una pandemia es real”, continuó y llamó a “estar atentos y preparados: el costo de un brote de estas características será mucho mayor que el precio de la prevención”.
 
A 101 años de la pandemia gripal de 1918 que provocó la muerte de 100 millones de personas, el escenario es completamente diferente. En la actualidad existen medios para detectar y contrarrestar los efectos del virus, pero la imposibilidad de establecer pronósticos acerca de cuándo ocurrirá la nueva pandemia obliga a estar preparados. Los tres objetivos del programa son: reducir la carga de la gripe estacional, minimizar el riesgo de gripe zoonótica (es decir, la transmisión de animales a humanos) y bajar el impacto de la gripe pandémica.
 
La OMS supervisa constantemente la circulación de los virus de la influenza para detectar posibles cepas pandémicas: 153 instituciones en 114 países participan en la vigilancia y respuesta globales. Hace ya 65 años desarrlló un Sistema Global de Vigilancia contra la Gripe, sobre el que se asienta el plan lanzado hoy.
 
 
La importancia de la vacunación
 
Además, cada año, el organismo recomienda  qué cepas deben incluirse en la vacuna contra la gripe, ya que considera a la vacunación anual como la forma más efectiva de prevención contra la influenza, y sostiene que es especialmente importante para las personas con mayor riesgo de complicaciones graves por el virus de la gripe y para los trabajadores de la salud.
 
En Argentina, el mes que viene arrancará la campaña de vacunación antigripal, a través de la cual el Estado garantiza en forma gratuita la vacunación a la población objetivo comprendida por niños de entre seis y 24 meses, mayores de 65, personal de salud, embarazadas, puérperas hasta 10 días después de parto y personas de entre dos y 65 años con condiciones de riesgo (como enfermedades cardíacas, respiratorias, renales, obesidad y diabetes). Desde la Secretaría de Salud indicaron a Clarín que se encuentran en pleno proceso de distribución de las vacunas que se aplicarán, como todos los años, en forma gratuita en hospitales y centros de salud públicos de todo el país.
 
 
La gripe puede provocar complicaciones graves e incluso la muerte, especialmente a personas que presenten condiciones de mayor vulnerabilidad. El objetivo de vacunarlos es reducir las complicaciones, hospitalizaciones, muertes y secuelas ocasionadas por el virus, que en 2017 provocó 105 fallecimientos (la mayoría no estaban vacunados).
 
Además, a partir de abril también estará disponible en el país, aunque sólo en el sector privado, una nueva vacuna cuadrivalente que incluye una segunda cepa de virus B (AH1N1, AH3N2, B Yamagata y B Victoria) y amplía en un porcentaje que puede llegar a 25% la cobertura de los tipos virales que circulen. “Se trata de una estrategia complementaria a la vacunación antigripal que realiza anualmente el Estado nacional que utiliza la vacuna trivalente. La vacuna cuadrivalente estará disponible únicamente al sector privado”, subrayó Carla Vizzotti, presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE), al tiempo que recordó la importancia de “recibir la vacuna antigripal provista en forma gratuita a las personas que están incluidas en la población objetivo para disminuir la posibilidad de complicaciones y muerte por esta causa”.
 
Fuente: Concenso Salud
Publicado en Noticias

La Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el concepto de ‘salud digital’, que implica la incorporación de las nuevas tecnologías al ámbito sanitario, puede reducir las desigualdades en el acceso a asistencia y tratamiento y, además, hacer más sostenibles y eficientes los sistemas sanitarios.

 
El término ‘salud digital’ abarca salud electrónica (información relacionada con la salud, recursos y servicios compartidos electrónicamente), así como áreas en desarrollo como la informática avanzada (por ejemplo, ‘Big Data’) e inteligencia artificial (IA), donde los sistemas informáticos realizan tareas que normalmente requieren capacidades humanas, como la toma de decisiones.
 
Las tecnologías en las que se basa la ‘salud digital’ incluyen telemedicina, teléfonos móviles y aplicaciones, dispositivos portátiles, robótica, realidad virtual, inteligencia artificial y genómica, una disciplina que utiliza los datos de secuenciación del genoma del paciente para diagnosticar enfermedades.
 
La OMS señala que las esperanzas de vida más prolongadas, el número creciente de personas que viven con enfermedades crónicas y los costes crecientes de la atención médica están “ejerciendo presión sobre los sistemas de salud de todo el mundo”. En este sentido, consideran que la digitalización “puede ayudar a que los sistemas de salud sean receptivos y sostenibles”.
 
En este sentido, aseguran que las nuevas tecnologías pueden ofrecer un enfoque de prevención de enfermedades, en lugar de simplemente tratarlas. “Los dispositivos digitales ya están ayudando a controlar el ritmo cardíaco y el azúcar en la sangre. Al alertar a una persona si deben visitar a su médico, pueden reducir las costosas visitas a Urgencias. Al proporcionar formas de capturar y usar información relacionada con la salud, estos dispositivos ayudan a las personas a llevar vidas más saludables”, agregan.
 
Igualmente, destacan que los sistemas de salud que se apoyan en esas tecnologías digitales pueden ayudar a reducir las desigualdades. Ponen como ejemplo la telemedicina, que ya ofrecer servicios médicos a distancia. Por otra parte, apuntan que las innovaciones de salud digital, “particularmente la IA”, pueden hacer que los sistemas de salud sean “más efectivos y personalizados”. “
 
Fuente: Consenso Salud
Publicado en Noticias

La 144 Reunión del Consejo Ejecutivo de la OMS está estudiando un informe que advierte sobre “precios altos, dispersos e incontrolados” 

 
 
La Organización Mundial de la Salud (OMS) está estudiando un informe de su director general, Tedros Ghebreyesus, sobre fármacos oncológicos, en el que analiza las políticas de precios, la transparencia y el impacto en el acceso y equidad en el mercado medicamentos para tratar el cáncer. Según concluye, la progresiva y creciente aparición de terapias oncológicas que apenas mejora supervivencia y calidad de vida obliga a reevaluar el análisis de los beneficios de los nuevos fármacos. El análisis se está llevando a cabo en la 144 Reunión del Consejo Ejecutivo.

 

El informe reconoce que las aproximaciones actuales para gestionar el precio de los nuevos medicamentos para cáncer “no han derivado en resultados acordes con los objetivos políticos y económicos”. La OMC hace hincapié en el manejo de las terapias dirigidas, “muchas de las cuales han demostrado mejoras sustanciales en resultados de salud, con ganancias en supervivencia, calidad de vida y modelo de atención al paciente”. Pero matiza que no siempre es así: “La literatura indica que una considerable proporción de terapias dirigidas aprobadas en los últimos 15-20 años sólo muestran mejoras en objetivos secundarios como tamaño del tumor, sin mejorar supervivencia ni calidad de vida”.

Tedros Ghyebreyesus, director de la OMS, en una de sus intervenciones en la 144 Reunión del Consejo Ejecutivo de la OMS, que se está celebrando en Ginebra esta semana.

Los técnicos de la OMS, y las conclusiones del propio Gebreyhesus, continúan así: “Algunos fármacos con impacto en la supervivencia muestran sólo pequeños beneficios; la media suele ser de una extensión de la vida de 3 meses, lo que los expertos clínicos consideran marginal”. Es más, el informe añade que algunos medicamentos “presentan mayores riesgos de toxicidad, lo que evidencia mayores tasas de mortalidad y un mayor riesgo de discontinuidad o abandono terapéutico”.

Por ello, se concluye lo siguiente: “Al analizar y evaluar los beneficios de nuevos fármacos para tratar el cáncer es importante llevar a cabo una evaluación completa de todas las evidencias, combinando los resultados de los ensayos clínicos con la consistencia de todas las evidencias”.

El papel de la industria
El informe dedica un apartado a la industria y resume los cuatro determinantes que, desde el punto de vista de los laboratorios farmacéuticos son cuatro: costes de I+D, costes de producción y comercialización, valor del medicamento y retornos de la I+D. La OMS habla de “costes de I+D muy variables y sin transparencia, y cita las siguientes horquillas: “Tras ajustar la probabilidad del fracaso del ensayo y los costes de oportunidad, varían entre 100-150 millones de dólares y 4-6 billones, aunque el umbral más aceptado está entre 200 millones y 2,9 billones”.

Reunión del Consejo Ejecutivo de la OMS, que se celebra esta semana en Ginebra.

También toca las políticas de precio basado en valor, señalando que “hay muchas dudas sobre cómo se estima, debido a diferentes acercamientos, evidencias incompletas, prácticas ineficientes y distintas percepciones”. por ello, la OMS concluye que establecer precios según el valor, actualmente, “puede provocar precios inasumibles para nuevos fármacos contra el cáncer”.

Una última valoración se dirige directamente a la industria, con un nivel importante de crítica: “Los costes de I+D a veces tienen poco que ver, o no tienen relación alguna, con cómo las compañías farmacéuticas establecen los precios de los medicamentos. Los laboratorios ponen precios según sus objetivos comerciales, tratando de conseguir la mayor cantidad que el pagador decide o es capaz de pagar”.

“Las políticas de precio basado en valor generan precios inasumibles”

En el otro lado del análisis del establecimiento de precios, el del pagador, la OMS resume las opciones que hoy día se manejan, como el precio basado en coste, en valor, en precios de referencia o en diferentes tipos de negociación y acuerdos con la industria, entre los que el informe destaca los acuerdos de riesgo compartido, “que la mayoría de veces se basan en términos confidenciales entre productor y comprador”.

Finalmente, el texto cita otras vías elegidas por algunos Gobiernos y pagadores, como pedir a los médicos que reciban una aprobación del pagador antes de prescribir fármacos especializados y caros; políticas para fomentar el uso de genéricos y biosimilares, y reducción de exenciones fiscales, entre otras. Otra de las críticas del informe alude al desconocimiento en muchos países, especialmente en países en desarrollo, de la relación entre la fijación de precios y las características y resultados de la cadena de valor.

La OMS advierte de “precios altos, dispersos e incontrolados” 

Las conclusiones son claras y, muchas de ellas, conocidas. La OMS advierte de que los fármacos contra el cáncer son últimamente mucho más caros que los destinados a tratar otras enfermedades. Alertan de la alta variabilidad en el establecimiento de precios según países y regiones, que en ocasiones no sólo dependen del poder adquisitivo del sistema sanitario en cuestión. Las diferencias entre países “dificulta el acceso a fármacos”, mientras que las diferencias entre regiones (comunidades autónomas en España) pueden relacionarse con “inequidades en el acceso”.

En definitiva, “la falta de políticas efectivas y consistentes para la fijación de precios puede derivar en precios dispersos, altos e incontrolados para el mismo fármaco”. La OMS advierte de que tratar de financiar los mismos fármacos que países del entorno puede causar mayores costes, y recomienda a los países que tengan en cuenta su contacto y particularidades.

Fuente: Diario Médico – España / COFA

Publicado en Noticias

Las nuevas directrices de recomendación de la Organización Mundial de la Salud en el abordaje de la tuberculosis multirresistente (MDR/RR-TB) incluyen datos de ensayos en fase III de delamanid, así como el régimen estandarizado más corto de 9-12 meses para la tuberculosis multirresistente y datos de 13.100 pacientes tratados con regímenes más largos para la MDR-TB en 40 países y más de 2.600 pacientes con un régimen más corto en 15 países. La inclusión de datos de pacientes por debajo de 18 años ha permitido también una revisión de las recomendaciones del uso de bedaquilina y delamanid en niños.

“Las nuevas recomendaciones, basadas en la evidencia más reciente no incluyen fármacos inyectables entre las terapias prioritarias al desarrollar un régimen para la MDR-TB. Asimismo, los regímenes orales deberían convertirse en la primera opción para la mayoría de los pacientes”, explicó Tereza Kasaeva, director del Programa Global de TB de la OMS.

Desde Médicos Sin Fronteras añaden que las recomendaciones para los tratamientos de 18 a 20 meses incluyen fármacos más potentes –bedaquilina, levofloxacino y moxifloxacino– que pueden ayudar a mejorar los ratios de curación, a reducir las muertes y los efectos secundarios. Por ello, desde MSF se insta a los países con altas tasas de MDR-TB a comenzar a implantar de forma urgente estas directrices con el objetivo al menos de alcanzar a la mitad de los casos de TB multirresistente para septiembre de 2019 y para todos los pacientes que lo requieran en marzo de 2020.

Las directrices añaden que se recomienda el uso de las fluoroquinolonas –levofloxacino o moxifloxaciono-, bedaquilina y linezolid en regímenes más largos, y completados con otros fármacos clasificados por su equilibrio relativo de eficacia y potencial toxicidad. Los abordajes más cortos de la MDR-TB podrían ofrecerse a pacientes seleccionados que comprendan que un tratamiento más corto podría ser menos eficaz que un abordaje individualizado más largo, y que requiere un agente inyectable diario durante al menos cuatro meses.

Oportunidad de mejorar el abordaje de MDR-TB 
Los regímenes que varíen sustancialmente de la composición y duración recomendada (por ejemplo, un régimen estandarizado más corto de 9 a 12 meses en el cual el agente inyectable se reemplaza por bedaquilina) puede utilizarse en condiciones de investigación. La recomendación se aplica en general para niños, adultos, pacientes con VIH y pacientes con TB multirresistente que puedan mostrar una resistencia adicional a las fluoroquinolonas y otros agentes. Se puede administrar bedaquilina a niños a partir de los 6 años y delamanid desde los tres años.

“Las nuevas directrices ofrecen la mejor oportunidad en los últimos tiempos de comenzar a mejorar el abordaje de los pacientes con MDR-TB con el uso de mejores fármacos que producen menores efectos secundarios. Es el momento de que los países con mayores tasas de multirresistencias actualicen inmediatamente sus políticas y comiencen a aplicar este régimen, mucho más eficaz y mejor tolerado. No malgastemos ni un minuto en acabar con el sufrimiento de los pacientes que se enfrentan a tratamientos tóxicos con fármacos inyectables ”, Naira Khachatryan, de MSF Armenia.

Se estima que 558.000 personas desarrollaron MDR-TB en 2017, pero sólo el 25 por ciento recibieron tratamiento. El tratamiento estándar utilizado en la mayoría de los países hasta ahora requería la ingesta de más de 14.000 pastillas durante un periodo de casi dos años, incluyendo ocho meses de inyecciones diarias y dolorosas con graves efectos secundarios. Poco más de la mitad de los pacientes han alcanzado la curación.

Según MSF, el cambio en las directrices duplicará el número de personas con DMR-TB en tratamiento con bedaquilina.

Un estudio observacional realizado por MSF y otros socios realizaron el seguimiento de 1.200 persona en tratamiento para la MDR-TB, como parte del Consorcio de la Estrategia End-TB. Los resultados permitieron confirmar la seguridad y eficacia de fármacos orales, como la bedaquilina y delamanid, y apoyar las recomendaciones de la OMS respecto a bedaquilina, como parte esencial del tratamiento de la MDR-TB.

Aunque no hay suficientes datos que apoyan el uso de bedaquilina y delamanid durante más de seis meses, tanto solos como en combinación, desde MSF aconsejan el uso de ambos fármacos más allá de los seis meses. “La recomendación para el nuevo abordaje oral es un paso crítico en la dirección adecuada que permitirá que este tratamiento sea mejor tolerado para los pacientes y salve más vidas. Pero para poner un punto final a las muertes causadas por esta antigua enfermedad, necesitamos aún mejores tratamientos para curar la TB de forma más rápida y que reduzca la carga de la enfermedad”, añadió Sharonann Lynch, HIV & TB Asesora de VIH y TB para el Access Campaign de MSF.

Fuente: Diario Médico – España / COFA

Publicado en Noticias

Todos los días, cerca del 93% de los niños y niñas del mundo menores de 15 años (es decir, 1800 millones de niños y niñas) respiran aire tan contaminado que pone en grave peligro su salud y su crecimiento. Desgraciadamente, muchos de ellos acaban falleciendo: de acuerdo con las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 600 000 niños murieron en 2016 a causa de infecciones respiratorias agudas de las vías respiratorias bajas causadas por el aire contaminado.

En el nuevo informe de la OMS Contaminación del aire y salud infantil: prescribimos aire limpio se examina el alto costo de la contaminación del aire en el entorno exterior y en los hogares para la salud de los niños y niñas del mundo, sobre todo en los países de ingresos medianos y bajos. El informe se presenta en vísperas de la primera Conferencia Mundial de la OMS sobre Contaminación del Aire y Salud.

De acuerdo con este informe, la exposición al aire contaminado puede dar lugar a que las embarazadas den a luz prematuramente y a que los recién nacidos sean más pequeño y de bajo peso. Además, esta contaminación afecta al desarrollo neurológico y la capacidad cognitiva de los niños y puede causarles asma y cáncer. Los niños que han estado expuestos a altos niveles de contaminación del aire corren también más riesgo de contraer afecciones crónicas, como las enfermedades cardiovasculares, en etapas posteriores de su vida.

El Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS, explica: «El aire contaminado envenena a millones de niños y está arruinando sus vidas. No podemos permitirlo. Todos los niños deberían respirar aire limpio para crecer y desarrollarse plenamente».

Una de las razones por las que los niños sufren más los efectos de la contaminación del aire es que, al respirar más rápido que los adultos, absorben más contaminantes.

Además, viven más cerca del suelo, donde algunos contaminantes alcanzan concentraciones máximas, en un momento en que su cuerpo y su cerebro aún se están desarrollando.

Los recién nacidos y los niños pequeños también son más vulnerables al aire contaminado en los hogares donde se utilizan habitualmente combustibles y tecnologías contaminantes para la cocina, la calefacción y la iluminación domésticas.

De acuerdo con la Dra. María Neira, Directora del Departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud de la OMS, «la contaminación del aire impide que el niño se desarrolle normalmente y tiene más efectos en su salud que los que sospechábamos. Afortunadamente, disponemos de varias medidas muy sencillas para reducir las emisiones de contaminantes peligrosos».

La Dra. Neira explica que «la OMS está ayudando a aplicar políticas en favor de la salud, como el fomento de la adopción de combustibles y tecnologías no contaminantes para cocinar y calentar los hogares, la promoción de medios de transporte menos contaminantes, la eficiencia energética de las viviendas y la planificación urbana. Estamos preparando el terreno para generar energía con menos emisiones, usar tecnologías industriales más seguras y menos contaminantes y gestionar mejor los desechos urbanos».

Estas son las principales conclusiones del informe:
•    La contaminación del aire afecta el desarrollo neurológico, como indican los resultados en las pruebas cognitivas, y dificulta el desarrollo psíquico y motor.
•    La contaminación del aire perjudica la función pulmonar de los niños, incluso a niveles bajos de exposición.
•    El 93% de los niños del mundo menores de 18 años —entre ellos, 630 millones de niños menores de 5 años y 1800 millones de niños menores de 15 años— están expuestos a niveles de partículas finas del entorno (PM2,5) superiores a los fijados en las directrices sobre la calidad del aire de la OMS.
•    En los países de ingresos medianos y bajos de todo el mundo, el 98% de los niños menores de 5 años respiran aire con niveles de PM2,5 superiores a los establecidos en dichas directrices, mientras que ese porcentaje es del 52% en los países de altos ingresos.
•    Más del 40% de la población mundial —lo cual incluye a 1000 millones de niños menores de 15 años— está expuesta a niveles elevados de contaminación del aire en su hogar debido, principalmente, al uso de tecnologías y combustibles contaminantes para cocinar.
•    En 2016, alrededor de 600 000 niños menores de 15 años fallecieron por la suma de los efectos de la contaminación del aire ambiental y doméstico.
•    En conjunto, la contaminación del aire de los hogares ocasionada por los combustibles usados para cocinar y la contaminación del aire del entorno exterior causan más del 50% de las infecciones agudas de las vías respiratorias bajas en los niños menores de 5 años que viven en países de ingresos medianos y bajos.
•    La contaminación del aire es una de las principales amenazas para la salud infantil y causa casi 1 de cada 10 defunciones de niños menores de cinco años.

La primera Conferencia Mundial de la OMS sobre la Contaminación del Aire y Salud, que se inaugurará en Ginebra el martes 30 de octubre, brindará la oportunidad de comprometerse a actuar contra este problema a dirigentes mundiales; ministros de salud, energía y medio ambiente; alcaldes; directores de organizaciones intergubernamentales; científicos, y otros interesados. Las medidas que se pueden adoptar contra esta grave amenaza para la salud, que acorta la vida de unos 7 millones de personas cada año, son las siguientes:
•    En el sector de la salud: informar y educar a los profesionales sanitarios, ofrecerles recursos y darles voz para formular políticas intersectoriales.
•    Aplicar políticas para reducir la contaminación del aire: todos los países deben tratar de cumplir las directrices mundiales de la OMS sobre la calidad del aire para proteger a los niños y mejorar su salud. Con ese fin, los gobiernos deben adoptar varias medidas, entre ellas reducir la excesiva dependencia del conjunto de fuentes energéticas en los combustibles fósiles, invertir en la mejora de la eficiencia energética y facilitar la adopción de fuentes de energía renovables. Además, se pueden eliminar mejor los desechos y reducir su quema en las comunidades para mejorar la salubridad del aire. El uso exclusivo de tecnologías y combustibles no contaminantes para la cocina, la calefacción y la iluminación domésticas puede mejorar drásticamente la calidad del aire dentro de los hogares y en el entorno circundante.
•    A fin de reducir la exposición de los niños al aire contaminado, las escuelas y los patios de recreo se deben ubicar lejos de las principales fuentes de contaminación del aire, como las carreteras, las fábricas y las centrales eléctricas.

Campaña «Respira la vida» (BreatheLife) contra la contaminación del aire: el objetivo de esta campaña, una colaboración de la OMS, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Coalición Clima y Aire Limpio para Reducir los Contaminantes del Clima de Corta Vida, es concienciar a los gobiernos y las personas e incitarles a actuar contra la contaminación del aires.

Publicado en Noticias

Hoy es el Día Mundial de la Lucha Contra la Poliomielitis y la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que, gracias al uso generalizado de vacunas, espera que la poliomielitis se convierta en la segunda enfermedad humana erradicada después de la viruela.

En lo que va del año, solo se han detectado 20 casos de poliovirus salvaje en los 3 países endémicos restantes (Afganistán, Nigeria y Pakistán).

La poliomielitis es una enfermedad infecciosa y potencialmente mortal que resulta de la infección con cualquiera de los 3 tipos de poliovirus relacionados, que son miembros de la familia del enterovirus (picornavirus). En la mayoría de los casos, el virus no causa síntomas, o simplemente gripe. Sin embargo, en 1 de cada 200 casos entre niños y adultos, invade el sistema nervioso, destruyendo las células nerviosas y haciendo que los músculos afectados pierdan su función, una afección conocida como parálisis flácida aguda (AFP).

Si el virus ataca las neuronas motoras del tronco encefálico, reduce la capacidad respiratoria y puede causar dificultad para tragar y hablar. Algunas personas se recuperan completamente, pero otras desarrollan una discapacidad permanente. Los supervivientes de la poliomielitis pueden experimentar un aumento de la debilidad muscular y otros síntomas décadas después de la recuperación, una afección llamada síndrome post-polio.

No hay cura para la polio, pero se puede prevenir mediante la inmunización. La vacuna, que se administra varias veces en forma de gotas o inyecciones, casi siempre protege al niño de por vida. La estrategia para erradicar la poliomielitis es, por tanto, inmunizar a todos los niños para prevenir la infección y la reintroducción del virus en todo el mundo.

Más de 2.500 millones de niños inmunizados

En 2018, la iniciativa de erradicación mundial de la poliomielitis cumple 30 años. Antes de que se introdujera la primera vacuna en 1955, la polio era una enfermedad muy temida que infectó, en la mayoría de los casos, a niños causando parálisis en aproximadamente 1 de cada 200 casos. A principios de los 80, los nuevos diagnósticos cayeron, pero todavía cientos de niños estaban paralizados en todo el mundo. En 1988, la Asamblea Mundial de la Salud resolvió formalmente erradicar la poliomielitis y nació la Iniciativa Mundial para la Erradicación de la Poliomielitis (GPEI, por sus siglas en inglés).

Desde entonces, más de 2.500 millones de niños han sido inmunizados contra la poliomielitis, gracias a la cooperación de más de 200 países y 20 millones de voluntarios. De los 3 tipos de poliovirus salvajes, el último caso de tipo 2 se notificó en 1999, y su erradicación se declaró en septiembre de 2015. No se han detectado casos de polio de tipo 3 desde noviembre de 2012.

Sin embargo, la OMS lamenta que ha sido “difícil” abordar el 0,01 por ciento restante de los casos de la enfermedad. “El conflicto, la inestabilidad política, las poblaciones difíciles de alcanzar y las infraestructuras de salud deficientes continúan planteando desafíos para erradicar la enfermedad. Hasta que las últimas cadenas de circulación en áreas endémicas se hayan interrumpido, la importación del virus en países que ya lo han erradicado sigue siendo una amenaza”, advierten.

Fuente: Europa Press / COFA

 

Publicado en Noticias

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado su nueva iniciativa ‘Plan de acción mundial de la OMS sobre actividad física y salud 2018-2030: personas más activas para un mundo más saludable’, que pretende reducir la inactividad física en adultos y adolescentes en un 10 por ciento hasta el año 2025 y en un 15 por ciento en 2030.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y el primer ministro de Portugal, António Costa, han sido los encargados de presentar la iniciativa para atajar el sedentarismo, ya que como advierte la OMS, uno de cada cinco adultos y cuatro de cada cinco adolescentes (11-17 años) no realizan suficiente actividad física.

“Ser activo es fundamental para la salud. Pero en nuestro mundo moderno esto se está convirtiendo cada vez más en un desafío, en gran parte porque nuestras ciudades y comunidades no están diseñadas de la manera correcta”, ha señalado el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, reclamando al mismo tiempo “líderes en todos los niveles” para ayudar a las personas a “dar su paso más saludable”.

La OMS recuerda que realizar una actividad física de forma regular es “clave” para prevenir y tratar las enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes y el cáncer de mama y de colon. Las enfermedades no transmisibles son responsables del 71 por ciento de todas las muertes a nivel mundial, un total de 15 millones de personas de entre 30 y 70 años.

“No es necesario ser un atleta profesional para estar activo. Ir por las escaleras en lugar del ascensor hace la diferencia. También caminar o usar la bicicleta en lugar de ir en coche a la panadería de tu barrio”, ha explicado el director general de la OMS.

Detalles del plan

Este nuevo plan de la Organización Mundial de la Salud plantea un conjunto de medias para crear sociedades más activas a través de la mejora de los entornos, sobre todo de las ciudades, así como facilitar que las personas de todas las edades y capacidades caminen, vayan en bicicleta y practiquen deporte.

Una característica clave de esta nueva campaña es su enfoque ‘basado en sistemas’. La OMS detalla que para lograr su la implementación efectiva del plan se requerirá de “un liderazgo audaz combinado con alianzas entre gobiernos y multitud de sectores en todos los niveles para lograr una respuesta coordinada”.

El plan tiene cuatro objetivos principales. Entre ellos, el primero es crear una sociedad activa mejorando el conocimiento y la comprensión de los múltiples beneficios de la actividad física regular. Para ello, consideran fundamental desarrollar entornos que promuevan y salvaguarden los derechos de todas las personas, de todas las edades, a tener un acceso equitativo a lugares y espacios seguros, en sus ciudades y barrios, en los que puedan realizar actividad física de forma regular. Asimismo, desde la Organización Mundial de la Salud se coordinará la promoción de iniciativas concretas.

En este punto, instan a fortalecer el liderazgo de los países en esta causa, para implementar acciones coordinadas tanto nacional como internacionalmente con el objetivo de reducir el comportamiento sedentario mediante la promoción de la actividad física. Así, reconoce la necesidad de una mejor coordinación entre las administraciones, empresas privadas, ONGs y profesionales sanitarios para abordar este problema.

En aras de hacer más factible este objetivo, la Organización Mundial de la Salud ayudará a los países a fortalecer su respuesta con políticas basadas en evidencia científica, soluciones prácticas, directrices y herramientas de implementación.

Además, supervisará el progreso e impacto global del plan a corto, medio y largo plazo.

Fuente: Europa Press

Publicado en Noticias

La Comisión Independiente de alto nivel de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre Enfermedades no Transmisibles ha publicado el informe ‘Es hora de actuar’ en el que se plasma una serie de recomendaciones para los países, entre las que destaca la necesidad de que garanticen la asistencia universal en los planes relativos a la prevención y control de patologías no transmisibles y en los servicios de salud mental.

Y es que, según se muestra en el trabajo, las medidas nacionales contra estas patologías son, “en el mejor de los casos”, desiguales y, además, las inversiones nacionales continúan siendo “deplorablemente pequeñas” y no se están “movilizando” fondos suficientes a escala internacional. De hecho, la Comisión ha alertado de que existe una sensación de “normalidad”, en lugar de “urgencia” que es la que se necesita.

“El reto no consiste solamente en lograr el apoyo político, sino también en garantizar la aplicación, bien sea mediante la formulación de legislación, normas y criterios o a través de la inversión. Debemos seguir abogando por dar mayor prioridad a las enfermedades no transmisibles y la salud mental, pero los países también debe asumir su responsabilidad para conseguir los productos y efectos acordados. No hay excusa para la inacción, toda vez que disponemos de soluciones basadas en pruebas científicas“, señalan los expertos.

Actualmente, las patologías no transmisibles y los trastornos mentales representan una de las “mayores” amenazas para la salud y el desarrollo de todo el mundo. Sin embargo, a juicio de la OMS, la falta de intervenciones de eficacia demostrada está “incrementando rápidamente” los costes de la atención sanitaria y, a su vez, la “constante falta de inversión” en medidas contra las patologías no transmisibles tendrá “descomunales consecuencias sanitarias, económicas y sociales.

“Miles de millones de personas de todo el mundo están afectadas por enfermedades no transmisibles, y en todas las etapas de la vida, desde la infancia hasta la vejez. La creciente tendencia al envejecimiento de la población tiene enormes ramificaciones para la prevención y el tratamiento de las enfermedades no transmisibles. Además, muchas personas morirán prematuramente por cuatro enfermedades no transmisibles como enfermedades cardiovasculares, cáncer, enfermedades respiratorias crónicas y diabetes“, alertan los especialistas de la OMS.

Unas patologías que se pueden prevenir con políticas públicas que controlen los cuatro principales factores de riesgo: consumo de tabaco, consumo nocivo de alcohol, dietas malsanas y sedentarismo. En este punto, el trabajo reconoce que la probabilidad de fallecer por alguna de estas patologías está “disminuyendo”, si bien avisa de que la tasa mundial de reducción del 17 por ciento entre los años 2000 y 2015 sigue “siendo insuficiente” para alcanzar la meta de disminuir en una tercera parte la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles para el año 2030.

Los principales obstáculos que existen para la puesta en marcha de medidas contra estas enfermedades son la falta de voluntad política y de planes concernientes a patologías no transmisibles; las dificultades para el establecimiento de prioridades; las repercusiones de factores económicos, comerciales y de mercado; la insuficiente capacidad técnica y operacional; la escasa financiación nacional e internacional para intensificar las respuestas nacionales a estas enfermedades; y la falta de rendición de cuentas.

Por todo ello, en el informe se solicita a los gobiernos que aseguren que el conjunto de prestaciones públicas de la cobertura sanitaria universal incluya servicios relativos a enfermedades no transmisibles y la salud mental, especialmente los de prevención e intervenciones tempranas y los del acceso a medicamentos y tecnologías esenciales.

Además, se pide aumentar el número de profesionales en los servicios de Atención Primaria, especialmente de Enfermería, para asegurar la cobertura “equitativa”; e identificar sinergias en las plataformas existentes de atención crónica para crear servicios de enfermedades no transmisibles y salud mental.

Del mismo modo, se destaca la necesidad de que los gobiernos, así como a las alcaldías, que asuman de manera global el programa sobre patologías no transmisibles, sin delegar exclusivamente esta tarea al ministerio de Sanidad, sino también al de educación, economía, medio ambiente, comercio, etc.

“Deberían elaborar respuestas multisectoriales y adoptar enfoques que consideren la salud en todas las políticas y en todos los ámbitos gubernamentales. Deberían encabezar las medidas nacionales multisectoriales y asegurar un entorno legislativo, reglamentario y económico que propicie la integración de esas enfermedades y de la salud mental en la cobertura sanitaria universal, los sistemas de salud, la aplicación de los objetivos de desarrollo de milenio, los planes nacionales de desarrollo y las políticas de protección social”, apostillan los miembros del comité en el informe.

COLABORAR “DE FORMA CONSTRUCTIVA” CON EL SECTOR PRIVADO

Por otra parte, la OMS subraya la importancia de que los gobiernos establezcan entornos protectores de la salud mediante leyes firmes, cuando corresponda, y el diálogo, “según proceda”, sobre la base del principio ‘la salud ante todo’. Sin embargo, avisa de que el diálogo, “no deberá reemplazar” a las reglamentaciones en casos en que estas sean la medida “más eficaz y única” posible.

En este sentido, aconseja a los países interactuar “de forma constructiva” con el sector privado, excepto con la industria tabacalera, y prestar la atención a la gestión de intereses comerciales para buscar vías que permitan reforzar los compromisos y las contribuciones para alcanzar los objetivos marcados de salud pública. Asimismo, aboga por la colaboración de los gobiernos con las empresas de alimentación y bebidas son alcohol, las industrias del ocio y del deporte, la farmacéutica y las empresas tecnológicas.

“Los gobiernos deberían dar prioridad a la restricción de la comercialización, dirigida a los niños, de productos malsanos. Asimismo, la OMS debería considerar la posibilidad de establecer un código de conducta internacional sobre esta cuestión, junto con un mecanismo de rendición de cuentas y, al mismo tiempo, reconocer la necesidad de forjar alianzas basadas en la armonización de intereses”, argumenta el trabajo, para mostrar la importancia de examinar incentivos y medidas disuasorias para fomentar el consumo de productos sanos y reducir la comercialización y disponibilidad de productos malsanos.

Pero en la lucha contra las enfermedades no transmisibles juega también un papel importante la sociedad, para quien la OMS pide poner en marcha planes de estudio y campañas de información y comunicación sobre la manera óptima de prevenir y mitigar los factores de riesgo y los daños concernientes a las enfermedades no transmisibles.

En cuanto a planes económicos, el informe aboga por desarrollar y aplicar un “nuevo” paradigma económico para actuar contra estas patologías; incrementar el porcentaje de presupuestos nacionales asignados a la salud, promoción de la salud y salud pública; implementar medidas fiscales, incluido un aumento de los impuestos del alcohol y tabaco; y realizar evaluaciones de los efectos sanitarios y, “cuando sea posible”, calcular el coste total y detectar los factores de coste real para la sociedad.

Además, a juicio del organismo, la comunidad internacional debería incrementar la financiación de los planes de prevención, integrar las enfermedades no transmisibles en los índices de capital y desarrollo humano y convocar un foro de inversiones. Del mismo modo, sugiere a los países incrementar sus contribuciones a la OMS para que pueda satisfacer la demanda de asistencia de los países.

Fuente: El Economista – España

Publicado en Noticias

Tras los errores cometidos durante la epidemia de 2014-2016, la agencia de la ONU no quiere sorpresas con este nuevo brote de riesgo que califica de “moderado”

 
 
El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha viajado este sábado hasta la República Democrática del Congo (RDC) para “evaluar de primera mano las necesidades de la respuesta al ébola” después de que el pasado 8 de mayo este país declarara un brote de dicha enfermedad en la zona de Bikoro, cerca de la frontera con la República Democrática del Congo, que alcanza ya los 34 casos (dos confirmados por pruebas de laboratorio) y 17 muertos. La OMS y la RDC han acordado el envío de vacunas “lo más rápido posible”, según confirmó el propio Ghebreyesus en su cuenta de Twitter.

 

La OMS se prepara para el “peor” escenario por los casos de ébola en el Congo
Congo confirma la muerte de 17 personas por el virus del ébola

Pese a que el sistema de Naciones Unidas se prepara para el “peor” escenario posible y a que los nueve países que comparten frontera con la RDC han sido alertados, lo cierto es que la propia OMS califica el riesgo de “moderado”. La rápida respuesta de la comunidad internacional, que apenas unas horas después de la declaración de la enfermedad ya enviaba equipos y material a la zona, contrasta con la lentitud y escasos recursos con que se reaccionó en marzo de 2014 a la declaración de la peor epidemia de ébola de la historia, que tuvo su primer foco en Guinea y que luego se extendió a Liberia, Sierra Leona, Malí y Nigeria y se cobró más de 11.000 vidas.

En esta ocasión, el segundo brote que vive la RDC en apenas un año y el noveno en su historia desde el descubrimiento del virus en 1976, se impone la prudencia para evitar un escenario como aquel. El director de emergencias de la OMS, Peter Salama, anunció desde Ginebra la puesta en marcha de una gran campaña de vacunación para cubrir sobre todo al personal sanitario. “El problema es que ya tenemos tres localidades que reportan casos que cubren hasta 60 kilómetros, quizás más”, aseguró a la agencia Associated Press. “Tenemos tres trabajadores de la salud infectados y uno fallecido, sabemos que ellos pueden ser un factor de amplificación y que el número de casos probables y confirmados es significativo. Estamos muy preocupados”.

Aunque las vacunas aún se encuentran en fase experimental y no existe un gran número de existencias, ya probaron su eficacia en Guinea durante la última fase de la epidemia de 2014-2016. La Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización (GAVI) ha prometido financiar esta campaña, para la que el ministro de Sanidad congolés, Oly Ilunga, ha dado confirmación telefónica al propio director general de la OMS. El brote ha tenido lugar en Bikoro, una zona relativamente aislada de la provincia de Equateur y con una deficiente infraestructura a unos 280 kilómetros de la capital del país, otro elemento que se considera positivo para su control.

La lejanía de grandes ciudades del foco principal, la existencia de vacunas, la rápida respuesta internacional a partir de la declaración y la experiencia de la RDC en esta enfermedad, elementos que diferencian por completo a este brote de la epidemia de 2014-2016, que puso en evidencia el débil sistema de respuesta ante emergencias de la OMS y sacudió los cimientos de este organismo internacional, no impiden que se mantenga una cautela extrema.

Si bien no se ha producido ningún cierre de fronteras como sí ocurrió en África occidental en 2014, lo cierto es que varios países han adoptado las primeras medidas para tratar de impedir una extensión del brote. Así, Kenia ha reforzado los controles en aeropuertos y otros puntos de entrada al país, según informa Efe, y Uganda ha anunciado controles sanitarios a los viajeros procedentes de la RDC que presenten síntomas de la enfermedad, sobre todo fiebre.

Es llamativo que este brote de ébola, un virus de elevada letalidad presente en varios países de África central y occidental, que se contagia de animales a seres humanos y luego entre estos por contacto con los fluidos corporales, pudo haber comenzado meses atrás. Esta semana, el portavoz de la OMS en Kinshasa, Eugene Kabambi, aseguró que comenzaron a detectarse casos sospechosos en esta misma zona en diciembre de 2017 y que las primeras muertes tuvieron lugar en enero pasado, “aunque aún no se ha establecido la relación entre los fallecimientos y la epidemia”.

El secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Humanitarios, Marck Lowcock, ha puesto el acento en la importancia de esta “respuesta temprana coordinada” y ha anunciado la donación de dos millones de dólares para sufragar las primeras necesidades humanitarias, informa Europa Press. El dinero irá a parar tanto a agencias de Naciones Unidas como a organizaciones no gubernamentales para la puesta en marcha de actividades urgentes como el tratamiento, la vigilancia de las comunidades afectadas, el entierro “seguro y digno” de los fallecidos y las tareas de sensibilización.

Fuente: El País – España

Publicado en Noticias

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó ayer que se medique menos durante el proceso de parto, estimando la medicación muy elevada debido a un nivel de referencia inadecuado por el ritmo de trabajo de las mujeres durante el parto.

Desde los años 1950 una mujer cuyo ritmo de dilatación del cuello del útero es más lento que un centímetro por hora, es considerado como “anormal”, indicó Olufemi Oladapo, médico del departamento de salud reproductiva de la OMS en una conferencia de prensa, este jueves en Ginebra.

Cuando los médicos y el personal se enfrentan a un trabajo más lento que esta referencia, “la tendencia es actuar”, con una cesárea o utilizando medicamentos como la oxitocina, que acelera el trabajo de parto a través de una medicación mayor durante el proceso, explicó.

Pero en la nueva guía directriz, la OMS pidió la eliminación de la referencia de un centímetro por hora.

“Investigaciones recientes mostraron que esta línea no se aplica a todas las mujeres y que cada nacimiento es único”, declaró Oladapo, agregando que “la recomendación que hacemos ahora es que esta referencia no debería ser utilizada para identificar a las mujeres con riesgos”.

Aunque la tasa de cesáreas varíe según la región del mundo, la OMS observa un aumento general de esta práctica, lo que considera inquietante.

La OMS se inquieta además porque las intervenciones utilizadas antes para evitar nacimientos complicados se convirtieron en prácticas corrientes.

“El embarazo no es una enfermedad y el nacimiento es un fenómeno normal del que se puede esperar que la mujer pueda completarlo sin intervención”, afirmó Oladapo.

“Pero lo que vimos en las últimas dos décadas son cada vez más intervenciones médicas hechas inútilmente”, agregó.

La nueva guía de la OMS estipula que para una mujer que va a dar a luz por primera vez, todo trabajo de parto que no dure más de 12 horas debe ser considerado como normal.

Para los siguientes embarazos la cifra cae a menos de 10 horas. (I)

Fuente: AFP

Publicado en Noticias
Página 1 de 2