Hoy en Revista Dosis

A poco menos de dos meses de la media sanción obtenida en la Cámara de Diputados, el Senado debatirá hoy en una sesión maratónica el proyecto sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo. En el medio, hubo siete audiencias públicas en las que aproximadamente 140 oradores a favor y en contra de la iniciativa dieron sus argumentos y fueron escuchados por los senadores.

A diferencia de lo ocurrido en la Cámara baja, el panorama sobre lo que sucederá esta jornada en el recinto está más claro. Hasta el momento, sólo un senador no comunicó su postura (el santafecino Omar Perotti) y, en los últimos minutos, el tucumano José Alperovich adelantó su rechazo

"He visto mucho este tema, he estudiado, he recorrido mucho Tucumán; sé lo que sienten los tucumanos. No he hablado porque no quería hacer política con eso porque divide mucho a la sociedad. Voy a votar en contra de la ley que viene de diputados", señaló Alperovich al ingresar a la Cámara Alta.

Los restantes 70 senadores ya decidieron: 37 votarán en contra, 31 a favor (muchos con cambios), 1 abstención (Lucila Crexell, del Movimiento Popular Neuquino, que no se descarta que acompañe un texto con cambios) y 1 ausencia ( María Eugenia Catalfamo, de San Luis, por licencia de maternidad).

El "poroteo" se definió en los últimos diez días, cuando aún la votación parecía más ajustada. Hubo varios legisladores que figuraban como indecisos que hicieron pública su posición de no acompañar la norma (Gerardo Montenegro, Ángel Rozas, Inés Blas, Carlos Menem, Juan Carlos Romero, Carlos Reutemann y María Belén Tapia) y hubo una senadora, Silvina García Larraburu, cuyo bloque, Unidad Ciudadana, había anunciado que acompañaría la ley, pero ella ahora votará en contra.
Ante esto, la estrategia de quienes impulsan la norma fue mutando. Primero, su intención era aprobar la ley sin cambios, tal cual llegó de Diputados. Luego, conscientes de que no conseguían los números, aceptaron que se le realizara modificaciones. Estas fueron impulsada por los senadores cordobeses Alberto Caserio, Laura Rodríguez Machado y Ernesto Martínez, que presentaron un texto alternativo pero que "no modificaba el espíritu de la ley". Logró el consenso de los diputados y del colectivo de mujeres detrás de la lucha por el aborto legal.

Más importante aún, se sumó a la pelea Miguel Ángel Pichetto, hombre fuerte de la Cámara alta, quien en sintonía con los cordobeses y los senadores de Cambiemos que apoyan la iniciativa (Humberto Schiavoni y Luis Naidenoff, entre otros) intentaron, sin éxito, conseguir dictamen del proyecto con cambios.

Precisamente esta será la primer batalla de hoy. El senador del PJ insistirá con discutir el dictamen con modificaciones, apelando a que el reglamento lo avala por el artículo 180 y bajo el argumento de que "lo político es más importante", por lo que el cuerpo debería decidir: "Votaremos en el recinto si tiene razón la propuesta de Pinedo (que se ampara en el artículo 105) o la mía", anticipó Pichetto en la comisión de la semana pasada.

Publicado en Noticias

Las mujeres celiacas no diagnosticadas tienen más riesgo de sufrir un aborto espontáneo o muerte fetal, que las mujeres que no padecen celiaquía, según ha mostrado un estudio llevado a cabo por expertos del Horsens Regional Hospital en Dinamarca.

Para llevar a cabo el trabajo, publicado en la revista ‘Human Reproduction’, los investigadores examinaron los datos relativos al embarazo de 6.319 mujeres diagnosticadas con enfermedad celiaca, comparándolas con 63.166 mujeres que no tenían este diagnóstico.

Las mujeres que más tarde recibieron este diagnóstico tuvieron un 12 por ciento más de probabilidad de tener un aborto espontáneo y un 62 por ciento más de probabilidades de tener una muerte fetal intrauterina que las mujeres embarazadas que nunca desarrollaron esta enfermedad.

Aproximadamente una de cada 100 personas padece la enfermedad celíaca, en la que el consumo de gluten desencadena una respuesta autoinmune que daña el intestino delgado y afecta la capacidad del cuerpo para absorber los nutrientes de los alimentos. Si no se trata, la afección puede provocar complicaciones como desnutrición, baja densidad ósea, intolerancia a la lactosa e infertilidad.

 En este sentido, a juicio de los expertos, sus resultados sugieren que las mujeres que tienen problemas de fertilidad inexplicables, abortos involuntarios o muerte fetal deberían hacerse la prueba de la enfermedad celíaca para ver si esto podría estar contribuyendo a estos problemas.   “Las pruebas rápidas son importantes porque si las mujeres tienen la enfermedad celíaca, tendrán mejores resultados en el embarazo cuanto antes alteren su dieta para controlar la afección”, concluyen los investigadores.
 
Fuente: Reuters/Europa Press /COFA
Publicado en Noticias