Hoy en Revista Dosis

La muerte de dos chicos infectados con la bacteria Streptococcus pyogene encendió la alarma. La Secretaría de Salud emitió un alerta epidemiológica, y hay otros tres pacientes internados. Todos los afectados tenían entre 5 meses y 7 años.

No hay vacuna que prevenga la enfermedad, pero desde Salud intentaron llevar tranquilidad y aseguraron que no hay un brote. Pero, sí, pidieron que los padres hagan una consulta precoz para evitar complicaciones.

“Es una enfermedad muy vieja que provoca faringitis y lesiones de piel como escarlatina. En este caso, estos pacientes hicieron una forma que pasó la bacteria a la sangre e hicieron cuadros muy graves. La forma más grave tiene una mortalidad del 20% al 30%. No se trató ni se consultó a tiempo al médico. Estos casos, tratados con la penicilina, se curan la enorme mayoría”, explicó a los medios el infectólogo Eduardo López, jefe del Departamento de Medicina del Hospital Ricardo Gutiérrez.

Según el especialista, el contagio se da mayoritariamente de manera intrafamiliar, pero “tratados con antibióticos, en 24 horas estos pacientes dejan de contagiar. La forma grave es baja de contraer. La forma común es la faringitis, y en la época de primavera el 20% de la faringitis con fiebre son provocadas por esta bacteria”.

López explicó que el alerta oficial tiene la finalidad de que, justamente, los médicos estén alerta y también la población, para consultar de manera temprana. La bacteria afecta a dos órganos, la garganta y la piel: allí se manifiesta y a esas señales hay que prestar atención. “Los síntomas son dos: cuando tienen faringitis, dolor de garganta, fiebre alta y dificultad para tragar, y cuando se brotan en la escarlatina o con lesiones de piel que se rascan o se duelen. Cuando ocurre eso, hay que consultar al médico”.

“Tranquilizamos a la gente diciendo que es muy raro que haya pasado lo que pasó con estos chicos. No es difícil diagnosticar esta enfermedad. Hay que concurrir rápido al hospital”, remarcó.

Fuente: Clarín Salud

Publicado en Noticias

A raíz de un brote de listeria detectado en una empresa productora de alimentos en Hungría, la ANMAT ordenó en los últimos días retirar del mercado y prohibir la comercialización en todo el país de unos 100 lotes de alimentos congelados. Los productos se importaron a través de tres empresas locales que envasaron y vendieron verduras congeladas para 12 marcas. En Europa, ese brote ya produjo nueve muertes por listeriosis, la enfermedad que la bacteria produce en humanos y que puede ser grave si afecta a bebés, chicos menores de 5 años, embarazadas que cursan el último trimestre, personas inmunosuprimidas y adultos mayores. En estos grupos de riesgo, la enfermedad puede producir meningoencefalitis, septicemia y abortos en mujeres embarazadas.

En las personas adultas sin enfermedad de base, suele producir cuadros de gastroenteritis febril que se autolimita. En las embarazadas, además, se puede transmitir la infección al feto y los bebés pueden nacer muertos, o con septicemia o sufrir meningitis en el periodo neonatal, aún cuando la madre sea asintomática.

Ahora, ¿qué tan frecuente es la listeriosis en la Argentina? “En el mundo los brotes de listeria son frecuentes; pero en la Argentina sólo tengo conocimiento de casos a través de la Red de Seguridad Alimentaria”, dice a Clarín Gerardo Leotta, que integra esa institución dependiente del CONICET de La Plata.

“La listeriosis está bajo vigilancia a través de la Red de Laboratorios de Bacteriología. Nosotros recibimos los aislamientos tanto de alimentos como de humanos. Por el momento, seguimos recibiendo la misma cantidad de notificaciones que en años anteriores, no vimos hasta ahora ninguna diferencia”, señalaron a Clarín desde el equipo de Bacteriología Especial de ANLIS-Malbrán, que es el Laboratorio Nacional de Referencia. “Por año –agregaron- documentamos entre 10 y 15 casos que suelen ser casos de listeriosis invasiva (cuadros graves)”.

La listeria es una bacteria poco frecuente en causar enfermedad. Pero, al mismo tiempo, puede provocar en recién nacidos una enfermedad grave que se produce cuando pasa la bacteria a la sangre, como la meningitis. También en inmunosuprimidos puede dar una enfermedad grave. En adultos sanos puede manifestarse con una gastroenteritis”, señala a Clarín el doctor Eduardo López, infectólogo y jefe del Departamento de Medicina del Hospital Gutiérrez.

“Esta bacteria suele encontrarse en los alimentos lácteos y en los congelados. En lácteos suele aparecer en quesos o leches no pasteurizadas. Es una bacteria que resiste la congelación y refrigeración, entonces si los alimentos no están adecuadamente pasteurizados o manipulados el riesgo es cierto”, añadió el especialista. “En recién nacidos e inmunosuprimidos la mortalidad es de hasta 20%”, advirtió.

El ANLIS-Malbrán difundió una serie de recomendaciones para prevenir la enfermedad:

¿Cómo se previene la enfermedad?

  •  Lavarse las manos antes y después de manipular alimentos. Con agua y jabón durante por lo menos 20 segundos

  • Lavar las superficies y utensilios de cocina que han estado en contacto con alimentos de riesgo, antes y después de usarlos 
  • Evitar la contaminación cruzada, manteniendo separados los alimentos crudos de los cocidos.
  • Mantener la higiene en la heladera, limpiando las superficies en forma frecuente 
  • ​Lavar cuidadosamente verduras y frutas 
  • ​Cocinar los alimentos a temperatura correcta (mayor a 70°C) que asegure la destrucción de la bacteria. Evite utilizar microondas para cocinar alimentos crudos y asegúrese de utilizarlo a máxima potencia por al menos un minuto para calentar.

Recomendaciones para las personas con mayor riesgo de enfermarse (mujeres embarazadas, adultos mayores y personas con sistema inmunitario debilitado)

  • Evite comer quesos blandos, tales como queso fresco, queso blanco, queso tipo Brie, Camembert, quesos azules o queso feta, a menos que la etiqueta indique que han sido elaborados con leche pasteurizada. La pasteurización de la leche destruye la Listeria, pero tenga en cuenta que los productos también se pueden contaminar si se producen en instalaciones que no tienen condiciones higiénicas.
  • Evite comer todo tipo de germinado crudo o poco cocido (incluidos los germinados de alfalfa, soja, etc).
  • Evite que el líquido de los paquetes de salchichas y de fiambres entre en contacto con otros alimentos, o con utensilios o superficies de preparación de alimentos. Lávese las manos después de tocar salchichas, carnes para sándwich o embutidos.
  • No consuma ensaladas hechas en una tienda o restaurant, prepárelas usted mismo siguiendo las indicaciones básicas para asegurar la higiene de los alimentos: limpiar, separar, cocinar y enfriar.
  • No consuma salchichas sin hervirlas previamente. Guarde los paquetes abiertos durante un máximo de 1 semana y los paquetes no abiertos durante un máximo de 2 semanas en el refrigerador.
  • No consuma mariscos ahumados refrigerados a menos que estén enlatados o sean no perecederos o que se hayan cocinado previamente.

 

Fuente: Clarín Salud

Publicado en Noticias

La confirmación del primer caso de sarampión autóctono en la Ciudad de Buenos Aires en una beba de ocho meses que no estaba vacunada puso en alerta a las autoridades sanitarias y a los especialistas, quienes reiteraron la posibilidad de que se produzca un brote de esta enfermedad

 
 
La confirmación del primer caso de sarampión autóctono en la Ciudad de Buenos Aires en una beba de ocho meses que no estaba vacunada puso en alerta a las autoridades sanitarias y a los especialistas, quienes reiteraron la posibilidad de que se produzca un brote de esta enfermedad. Se calcula que actualmente hay unos 700 mil chicos vulnerables a contraer la enfermedad.
En ese sentido, la médica infectóloga pediátra, Elizabeth Patricia Bogdanowicz, admitió que “están dadas las condiciones” para que se produzca un brote de sarampión en el país, aunque recomendó “no entrar en pánico” y prevenir mediante vacunación.

 

“La condiciones están dadas pero las autoridades están advertidas, por ende no hay que entrar en pánico”, manifestó Bogdanowiz, quien es la secretaria del Comité de Infectología Pediátrica de la Sociedad Argentina de Pediatría.
En declaraciones a Diario Popular, la infectóloga remarcó que “la única forma de prevenir la enfermedad es mediante la vacunación adecuada, que consiste en la vacuna triple viral incluida en el calendario nacional gratuito y obligatorio”.

“La única forma de prevenir la enfermedad es mediante la vacunación adecuada, que consiste en la vacuna triple viral incluida en el calendario nacional gratuito y obligatorio”.

Además, la especialista explicó que la vacuna debe aplicarse en cualquier hospital o centro asistencial a los 12 meses de vida y al ingreso escolar, aunque dada la proliferación de la enfermedad en el continente es recomendable también inocular a personas en contacto con inmunosuprimidos.
“Cada 5 años debe hacerse una campaña de seguimiento, en la que se le da una dosis extra a menores de 5 años para cubrir esas fallas primarias de vacunación. Se realizó en 2013 y está previsto volver a hacerse en septiembre y octubre de este año”, indicó.
Asimismo, la médica aclaró que en la Argentina el 90 por ciento de los niños están vacunados, aunque existe un 10 por ciento que no producen los anticuerpos necesarios y podrían contraer la enfermedad.

“Se calcula que, en la actualidad, existen más de 700 mil chicos vulnerables a contraer sarampión”, enfatizó la infectóloga pediátrica.

Esta semana autoridades del ministerio de Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires confirmaron que una beba de ocho meses, que por su edad no estaba vacunada, contrajo sarampión.
Las mismas fuentes aseguraron que la investigación epidemiológica de contactos y búsqueda de fuentes de infección se encuentra en curso.

Fuente: El Tribuno

Publicado en Noticias