Hoy en Revista Dosis

Ensayos clínicos, una esperanza para las enfermedades crónicas

Valora este artículo
(0 votos)
A partir de su enfermedad, una médica creó un buscador para que los pacientes hallen alternativas de tratamiento a sus dolencias. A partir de su enfermedad, una médica creó un buscador para que los pacientes hallen alternativas de tratamiento a sus dolencias.

Conferencia TEDx Mar del Plata, año 2015. Primera experiencia de esta incipiente organización en la costa Argentina. Primer participante: una médica, una colega, Georgina Sposetti, que se presenta en el escenario con delantal blanco, como el que usa la comunidad médica. Habla de la enfermedad, de cómo se produce en un paciente que tiene una enfermedad crónica el duelo por su salud, desde el momento en que la niega rotundamente hasta que termina aceptándola y generando alguna acción hacia la cual abordar el autocuidado desde una perspectiva positiva. Menciona el sufrimiento, la angustia y la incertidumbre de no saber cómo solucionar el problema de salud y alcanzar el bienestar perdido.

Pero luego, pasada la mitad de la charla, Georgina hace una pausa, se quita el delantal y comenta que un día ella también se enfermó, también comenzó a realizar su propio duelo por la patología, y que así atravesó, ni más ni menos, como los manuales indican, las fases de ese ciclo. “El día que supe de mi enfermedad crónica me recibí de paciente, ese día me vi sentada del otro lado del escritorio”, remata.

¿Qué hacer?

Cuando una persona contrae o desarrolla una enfermedad crónica, especialmente una rara, poco conocida, busca opciones para salir de ella. Una de esas opciones, menciona Sposetti, es encontrar algún ensayo clínico que indague posibles nuevos fármacos/técnicas para la cura. Integrarse a un protocolo de estas características puede ayudar.

Como dice ella, “la única forma que tiene la ciencia de generar nuevas curas para las enfermedades de forma segura y eficaz es realizar estudios de investigación. Estos estudios se realizan en todas partes del mundo con protocolos aprobados por comités de ética que cuidan la seguridad de aquellos que participan como voluntarios. Participar de un ensayo clínico es una alternativa de tratamiento, para los que no encuentran cura para sus enfermedades o los que buscan nuevos medicamentos que podrían tener menos efectos adversos, o simplemente los que quieren ayudar a otros siendo parte del progreso de la ciencia”.

Un ensayo para mí

“Hasta hace un tiempo era muy difícil para un paciente encontrar un ensayo clínico donde participar de forma segura y amigable- continúa la doctora- y peor aún, si se enteraban que existían era misión imposible contactarse por sí mismos con los investigadores que estaban trabajando en ello. A veces, las personas llegan a los ensayos en etapas terminales de la enfermedad. Otras veces, ni siquiera se enteran de la posibilidad de participar en la búsqueda de una cura”.

Y es muy cierto. Los pacientes crónicos necesitan mantener una luz de esperanza con respecto a su recuperación, la visión de una mínima posibilidad para continuar su lucha diaria. Si sobreviene el desaliento, seguramente disminuye la adherencia al tratamiento y el recrudecimiento de los síntomas.

“Así nació Un Ensayo para Mí –nos informa Georgina- la primera plataforma online gratuita para Argentina y Latinoamérica donde los pacientes pueden buscar por enfermedad los ensayos clínicos y ponerse en contacto directo con los investigadores. La plataforma no solo permite encontrar esos estudios de investigación de una forma amigable y sencilla, sino que busca empoderar a los pacientes brindando información segura para que conozcan de qué se trata participar, cuáles son sus derechos y conozcan los mitos y verdades detrás de los ensayos clínicos”. El impacto de este dispositivo es grande: “más de un millón y medio de personas participan cada año en alrededor de 80.000 ensayos clínicos en todo el mundo. La mayor parte de ellos se lleva adelante en países del primer mundo. En la Argentina, se llevan a cabo actualmente más de 800 estudios en distintas enfermedades” nos explica la doctora.

Una iniciativa que surgió de su propio dolor, pero crece y crece para aliviar el de miles de personas. Un ejemplo de cómo se puede trocar el sufrimiento en altruismo, en conciencia amplia, generalizada. Ejemplo de un médico que además de su profesión ejerce la compasión o la bondad amorosa, pilar de la terapéutica de curación de cualquier enfermedad.

*Martín Reynoso es psicólogo, coordinador de Mindfulness en INECO y autor de Mindfulness, la meditación científica.

Fuente: Clarín salud

 

 

Visto 43 veces

Artículos relacionados (por etiqueta)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.