Hoy en Revista Dosis

Farmacéuticos de Salta lanzan una campaña solidaria para ayudar a damnificados por las inundaciones

Valora este artículo
(0 votos)
Desde el Colegio Profesional comenzaron a juntar medicamentos y otros insumos necesarios para atender las personas afectadas por los desborde del río Pilcomayo. Además, Nación y la provincia realizan importante operativo sanitario para evitar brotes de enfermedades. Desde el Colegio Profesional comenzaron a juntar medicamentos y otros insumos necesarios para atender las personas afectadas por los desborde del río Pilcomayo. Además, Nación y la provincia realizan importante operativo sanitario para evitar brotes de enfermedades.

Con 4 mil evacuados y casi el mismo número de personas aisladas, las inundaciones en la provincia de Salta sigue afectando localidades, en medio de los esfuerzos para ayudar a los damnificados, que reúne esfuerzos de Nación, la provincia y los municipios. En estos momentos, la principal preocupación está centrada en el desborde del río Pilcomayo, que afecta a varias localidades, la mayoría indígenas. En este contexto, son dos las principales preocupaciones: por un lado la falta de algunos insumos, como medicamentos; y por el otro las tareas sanitarias para evitar los brotes de enfermedades. En el primer de los casos, se multiplican las campañas solidarias, que buscan ayudar con alimentos, ropa y otros elementos a los inundados. Esta semana, los farmacéuticos se sumaron a la movida, y lanzaron su propia campaña para recolectar tratamientos de todo tipo. Además, se instaló una especie de hospital de campaña para realizar consultas y atender las necesidades de los habitantes de la zona. 

Las inundaciones y el desborde del rio Pilcomayo afecta a varias localidades del norte salteño, entre ellas La Curvita, El Cruce de Santa Naría, Padre Coll, Pozo La Yegua, Monte Carmelo y los parajes criollos de El Silencio, Rincón del Tigre, Magdalena y Las Palmitas. Para paliar las necesidades de sus pobladores, se lanzaron varias campañas preventivas, entre ellas la del Colegio de Farmacéuticos de Salta, que habilitó un centro de recepción de donaciones en la capital provincial, en la calle Entre Ríos al 800. E el lugar se recibirán medicamentos para los afectados del norte provincial. Desde la entidad explicaron que los fármacos necesarios son dipirona, dexametasona, hioscina, todos estos en ampollas, ranitidina, solución fisiológica, ibuprofeno jarabe, paracetamol gotas, betametasona gotas, amoxicilina, metrodinazol jarabe y comprimidos, y dipirona jarabe. También se solicitaron leche, agua mineral y pañales. 

En cuanto a la atención sanitaria de los damnificados, el gobierno nacional aportó junto al Ejército y Gendarmería un hospital de campaña, para evitar el brote de enfermedades infecciosas. Una de las primeras medidas fue la distribución de suero antiofídico en las distintas zonas afectadas. Dicho producto biológico elaborado por el Instituto Malbrán fue enviado por el Ministerio de Salud de la Nación para socorrer a los pobladores ante posibles picaduras de serpientes. En Salta, las serpientes venenosas más comunes son la yarará, la cascabel y la coral, que tras una inundación, y al bajar las aguas, suelen quedarse en los centros urbanos, poniendo en riesgo a los vecinos. Desde la cartera sanitaria se informó oficialmente que se están llevando a la zona afectada tirantes, colchones, frazadas, elementos de higiene personal y módulos de alimentos provistos por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. 

Desde hace dos semanas el extremo noroeste de Salta se encuentra comprometido por una crecida récord del río Pilcomayo, en especial en Santa Victoria, donde habitan unas 10 mil personas. Por esto la Cruz Roja Argentina advirtió que "la situación humanitaria es muy compleja" en esa localidad y otras comunidades vecinas. Presente en el lugar desde el inicio de la emergencia, la organización informó a través de un comunicado que las personas evacuadas fueron desplazadas a Tartagal, Aguaray, Campo Durán y un campamento sobre la Ruta 54. "El Estado y las organizaciones que trabajamos en la zona hemos tomado todas las medidas para atender este desastre, priorizando salvaguardar la vida de las personas en la región, pero aún hay comunidades aisladas e incomunicadas", comentó Cristian Bolado, director de Respuesta a Emergencias y Desastres de Cruz Roja Argentina. 

La Cruz Roja notificó, además, que "existen vacíos humanitarios significativos en materia de agua, saneamiento, promoción de la salud y alojamiento temporal, entre otras"; a pesar de que el Ejército Argentino, Gendarmería Nacional, Policía de la Provincia de Salta y otras fuerzas y organizaciones se encuentran trabajando en la respuesta a la emergencia. 

En tanto, en todo el país la Red Solidaria activó una campaña para recolectar agua potable, artículos de higiene y limpieza, alimentos no perecederos, colchones y pañales para los damnificados por la inundaciones. Las donaciones se deben hacer en el puesto de la Veloz Encomiendas en la Terminal de Córdoba, de lunes a viernes de 8 a 20 horas. El alerta por el desborde histórico del Pilcomayo también preocupa a la provincia de Formosa.

Visto 205 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.