Hoy en Revista Dosis

Las vacunas antineumocócicas y de HiB salvaron 1,35 millones de vidas de niños desde 2000 a nivel global

Valora este artículo
(0 votos)

Las muertes infantiles por dos causas bacterianas principales de neumonía y meningitis, neumococo y ‘Haemophilus influenzae tipo b’ (Hib) disminuyeron bruscamente durante el periodo 2000-2015, especialmente debido a que las vacunas contra estos patógenos se introdujeron en países de alta carga, según las nuevas estimaciones de un equipo dirigido por científicos de Escuela Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos.

Los hallazgos, publicados este lunes en ‘The Lancet Global Health’, resaltan el éxito de la lucha mundial contra estas enfermedades y también proporcionan una imagen clara de la carga de morbilidad restante, ahora concentrada principalmente en el sur de Asia y África.

“Un mayor progreso contra estas enfermedades dependerá de los esfuerzos en unos pocos países grandes”, dice el autor principal del estudio, Brian Wahl, científico asistente en el Centro Internacional de Acceso a Vacunas en el Departamento de Salud Internacional de la Escuela Bloomberg. “Estas bacterias aún causan demasiadas muertes infantiles”, lamenta.

La ‘Haemophilus influenzae tipo b’ (Hib) y ‘Streptococcus pneumoniae’ (neumococo) son bacterias que pueden causar meningitis, neumonía, sepsis y otras complicaciones graves, especialmente en los niños, y han sido las principales causas de mortalidad infantil en los países en desarrollo. Las estimaciones para el año 2000 mostraron aproximadamente 2,1 millones de infecciones graves y 299.000 muertes infantiles por Hib, y 6,6 millones de infecciones graves y 600.000 muertes infantiles por neumococo, sin incluir los casos de infección oportunista en niños con VIH.

Las vacunas conjugadas contra Hib se han utilizado en Estados Unidos, Europa y otros países durante casi tres décadas. Prácticamente eliminaron Hib como una amenaza importante para la salud pública en áreas de cobertura alta y mantenida, pero los niños de varios países en desarrollo con una gran carga de morbilidad solo han comenzado a recibir la vacuna Hib en la última década. Una vacuna contra el neumococo, conocida como la vacuna neumocócica conjugada (PCV, por sus siglas en inglés), comenzó a utilizarse en muchos países de bajos ingresos, donde se encuentra gran parte de la carga de la enfermedad, en 2009.

Wahl y sus colegas desarrollaron estimaciones actualizadas, país por país, para cada año entre 2000 y 2015, de los números de casos de Hib y enfermedad neumocócica y muertes en niños. Utilizaron cifras específicas de países de niños que murieron de neumonía y meningitis, junto con pruebas de campo sobre la fracción de muertes causadas por neumococo e Hib, y estimaciones de cobertura de vacunas de la OMS/UNICEF para estimar la carga de muertes por neumococo y Hib y los casos.

Disminuciones del 90 y el 50% en las mujeres

Sus hallazgos principales fueron que tanto Hib como el neumococo causaron muchos menos casos de enfermedad grave y muerte en niños de entre uno y 59 meses en 2015 en comparación con 2000. Para Hib en 2015, hubo aproximadamente 29.500 muertes infantiles, y en el caso del neumococo se estima que 294.000 niños murieron. Estas cifras sugieren disminuciones del 90 por ciento y 51 por ciento, respectivamente, de las muertes estimadas en el año 2000.

Los investigadores estimaron que las muertes por Hib y el neumococo entre los niños con VIH/SIDA también cayeron marcadamente, el 75 por ciento, de aproximadamente 95.000 en 2000 a aproximadamente 23.000 en 2015. Las fuertes disminuciones en la mortalidad infantil por Hib y neumococo se debieron no solo a la introducción de vacunas, sino también a factores generales que redujeron las muertes por neumonía y meningitis por todas las causas, como una mejor higiene y acceso a la atención médica.

“En 2015, en comparación con 2000, murieron menos niños por todas las causas, no solo Hib y neumococo”, señala Wahl. Sin embargo, hubo pruebas de que las vacunas fueron específicamente responsables de una reducción considerable de la mortalidad. “La disminución anual promedio estimada en las muertes infantiles por neumococo aumentó del 3 por ciento durante 2000-2010 al 8 por ciento después de 2010, cuando muchos países de alta carga comenzaron a inmunizar ampliamente con PCV”, dice Wahl.

Los investigadores calcularon que durante 2000-2015 PCV impidió un total de alrededor de 250.000 muertes infantiles, principalmente después de 2010, mientras que las vacunas Hib evitaron 1,2 millones de muertes infantiles. Estas cifras no incluyen los casos prevenidos de muertes por neumococo y Hib entre los niños que estaban infectados por el VIH.

Las nuevas estimaciones guiarán los esfuerzos en curso para reducir la carga de Hib y las enfermedades neumocócicas, que en conjunto matan aproximadamente a 900 niños al día en todo el mundo. Las estimaciones sugieren, por ejemplo, que aproximadamente la mitad de las muertes infantiles por neumococo en 2015 ocurrieron en solo cuatro países: India, Nigeria, República Democrática del Congo y Pakistán.

“La carga de la enfermedad pneumoccocal ahora se limita a un pequeño número de países que no han introducido la vacuna o aún no han aplicado por completo las vacunas”, detalla Wahl. La introducción de la vacuna Hib y PCV en países de alta carga y bajos ingresos desde 2009 se ha producido con el apoyo de Gavi, la ‘Vaccine Alliance’, una asociación público-privada de países, la OMS, UNICEF y otros socios.

Fuente: Europa Press

Visto 146 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.