Hoy en Revista Dosis

Los individuos expuestos a niveles más altos de esta luz durante la noche tienen entre 1,5 y 2 veces más riesgo de padecer estas enfermedades

 
 
Un estudio realizado por un equipo internacional liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación Bancaria La Caixa, ha observado una asociación entre niveles elevados de exposición a luz azul durante la noche y un mayor riesgo de padecer cáncer de mama y de próstata. La luz de espectro azul es aquella que emiten la mayoría de luces LED de tipo blanco y muchas pantallas de tabletas y teléfonos móviles.

 

«La Agencia Internacional de Investigación en Cáncer de la OMS (IARC) ha clasificado el trabajo en turno de noche como probable cancerígeno en humanos. Existen evidencias que apuntan a una relación entre el trabajo nocturno expuesto a la luz artificial, que implica disrupción del ritmo circadiano, y los cánceres de mama y de próstata. En este estudio queríamos averiguar si la exposición a la luz durante la noche en las ciudades puede tener alguna influencia en la aparición de estos dos tipos de cáncer», declara Manolis Kogevinas, investigador de ISGlobal y coordinador del estudio, publicado en la revista «Environmental Health Perspectives». «Sabemos que en función de su intensidad y longitud de onda, la luz nocturna, y en especial la luz de espectro azul, puede disminuir la producción y secreción de melatonina», afirma Martin Aubé, profesor de física en el CÉGEP de Sherbrooke (Canadá) y coautor del estudio.

La investigación se ha realizado en el marco del proyecto MCC-Spain, cofinanciado por el Consorcio de Investigación Biomédica en Red de Epidemiologíay Salud Pública (CIBERESP), y ha contado con datos médicos y epidemiológicos de más de 4.000 personas de entre 20 y 85 años de once comunidades autónomas españolas. La información sobre la exposición nocturna a la luz artificial en el interior se recopiló mediante entrevistas personales, mientras que los niveles de luz exterior solo se evaluaron en Madrid y Barcelona, las únicas ciudades de las que se pudo obtener imágenes nocturnas tomadas por los astronautas de la Estación Espacial Internacional.

En los resultados obtenidos en ambas ciudades se observó que los participantes expuestos a niveles más altos de luz azul tuvieron entre 1,5 y 2 veces más riesgo de sufrir cáncer de mama y de próstata, respectivamente, comparado con la población menos expuesta.

«Un asunto de salud pública»
«Dada la ubicuidad de la luz artificial nocturna, determinar si incrementa o no el riesgo de cáncer es un asunto de salud pública. Llegados a este punto, es necesario realizar estudios adicionales que puedan disponer de más datos individuales utilizando por ejemplo sensores de luz, para medir los niveles de luz en espacios interiores. Sería también importante llevar a cabo esta investigación en personas jóvenes que utilicen extensamente pantallas que emiten luz de espectro azul», afirma Ariadna García, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio.

«Actualmente las imágenes tomadas por los astronautas de la Estación Espacial son nuestra única manera de conocer a gran escala el color del alumbrado exterior y el avance en la aplicación de los LED blancos que emiten luz en el espectro azul en nuestras ciudades», comenta Alejandro Sánchez de Miguel, científico del Instituto de Astrofísica de Andalucía-CSIC y la Universidad de Exeter.

Fuente: ABC – España

Publicado en Noticias

La Agencia Americana del Medicamento (FDA, en sus siglas en inglés) ha otorgado la designación de terapia innovadora al fármaco ribociclib, comercializado por Novartis como ‘Kisqali’, como tratamiento endocrino inicial en mujeres premenopáusicas con cáncer de mama avanzado o metastásico receptor hormonal positivo y receptor del factor de crecimiento epidérmico humano 2 negativo (HR+/HER2-).

En concreto, la designación se ha otorgado para su uso en combinación con tamoxifeno o un inhibidor de la aromatasa, después de los resultados positivos del ensayo de Fase III ‘MONALEESA-7′ que demostró que prolongaba significativamente la supervivencia libre de progresión frente a la terapia endocrina sola.

En concreto, el estudio incluyó un total de 672 mujeres de 25-58 años y esta combinación consiguió una mediana de supervivencia libre de progresión de 23,8 meses, frente a 13 meses de la terapia endocrina en solitario.

Todas las combinaciones de tratamiento también incluyeron goserelina, y el beneficio del tratamiento con la terapia de combinación de ‘Kisqali’ fue coherente en comparación con la población general, independientemente de la terapia endocrina, tamoxifeno o inhibidores de la aromatasa, y en los subgrupos de pacientes predefinidos.

“Esta designación de Terapia Innovadora refleja la relevancia de los datos”, ha reconocido el director de Desarrollo de Medicamentos de Novartis Oncología, Samit Hirawat, que recuerda que estas pacientes más jóvenes “a menudo tienen objetivos y necesidades de tratamiento distintas y es importante para los oncólogos ofrecer opciones de tratamiento efectivas y bien estudiadas para su enfermedad específica”.

De hecho, ha reconocido que están deseando trabajar con la FDA para poner esta terapia de combinación a disposición de mujeres premenopáusicas que padecen cáncer de mama avanzado HR+/HER2- en EE.UU. lo antes posible.

En el estudio no se observaron nuevas señales de seguridad y los acontecimientos adversos fueron coherentes en general con los observados en ‘MONALEESA-2′, se identificaron pronto y la mayoría se gestionaron con interrupciones y reducciones de dosis. Además, el tratamiento de combinación con ‘Kisqali’ se toleró bien con una tasa de abandono por acontecimientos adversos del 3,6 por ciento, frente al 3 por ciento en pacientes que recibieron monoterapia endocrina.

 

Fuente: El Economista – España

Publicado en Noticias

El medicamento metformina, típicamente recetado para tratar la diabetes tipo 2, evita que las células cancerosas produzcan resistencia múltiple a los medicamentos (MDR, por sus siglas en inglés) y puede revertir la MDR después de su aparición, según un estudio que se publica este miércoles en la revista ‘PLOS ONE’ de acceso abierto, por Terra Arnason, de la Universidad de Saskatchewan, Canadá, y colegas.

Estudios previos han demostrado que la metformina tiene cierta actividad antiproliferativa contra múltiples tipos de células cancerosas. Además, los estudios de metanálisis clínicos en pacientes con cáncer que ya toman metformina para tratar la diabetes han insinuado que el fármaco puede elevar su supervivencia y prevenir la aparición de nuevos tumores.

Arnason y sus colegas probaron el efecto de la metformina en la línea celular de cáncer de mama ampliamente estudiada MCF7. La metformina, detectaron, tenía un efecto antiproliferativo en MCF7, incluidas las células que eran resistentes a la doxorrubicina quimioterapéutica común. Cuando las células fueron tratadas previamente con metformina, se previno o retrasó el desarrollo de la resistencia a los medicamentos.

Además, los experimentos realizados tanto en cultivos celulares como en modelos de ratón de cáncer de mama agresivo revelaron que la metformina revirtió los marcadores proteicos asociados con la MDR después de su aparición. Estos hallazgos establecen que la metformina tiene el potencial de revertir la MDR en líneas celulares y prevenir su aparición, por lo que hay que extender el cronograma del estudio para seguir las células cancerosas durante muchos meses y determinar si el efecto de la metformina es permanente o de corta duración.

Fuente: El Economista – España

Publicado en Noticias

El cáncer de mama es una entidad compleja que involucra a gran cantidad de variantes genéticas en interacción con las condiciones ambientales. Los investigadores acumulan información en aras de prevenir la enfermedad, aumentar el diagnóstico precoz y mejorar el tratamiento. En una iniciativa internacional sin precedentes, el consorcio OncoArray, en el que participan investigadores de aproximadamente 300 instituciones diferentes de seis continentes, ha analizado datos genéticos de 275.000 mujeres, de las cuales 146.000 habían sido diagnosticadas con cáncer de mama. El resultado es un hallazgo que revela información crucial sobre la disponibilidad genética y deja el genoma del cáncer de mama al descubierto. En este estudio mundial se han identificado a 72 nuevas variantes genéticas que contribuyen al riesgo de desarrollar cáncer de mama, duplicando el número de las que ya se conocían y sumando un total de 180 variantes implicadas.

El hallazgo se publica hoy en las revistas Nature y Nature Genetics. En la primera se describen 65 de esas 72 nuevas variantes, que son las comunes que predisponen al cáncer de mama en general. Y en la segunda las otras siete, que son las que predisponen específicamente al cáncer de mama de receptores de estrógenos negativo. Los casos de este subconjunto no responden a las terapias hormonales, como el medicamento tamoxifeno.

La primera consecuencia es el salto de gigante que se puede producir desde el punto de vista de la investigación dado la abundancia de datos que se obtienen con este descubrimiento. “Se trata de una cantidad enorme de información, desenmascaramos la biología de las células cancerosas, lo que es muy relevante para combatirlas mejor y ampliar así el tratamiento a más ángulos”, destaca Manuela Gago, del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago (IDIS), que junto a Ana Vega y Ángel Carracedo, de la Fundación Pública Gallega de Medicina Genómica, y Esteban Castelao, del Instituto de Investigación Sanitaria de Vigo, forman parte del grupo Breogan, uno de los que participan en este trabajo internacional. El grupo de Javier Benítez, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), es otro de los equipos españoles, al que se suman algunos centros más de Barcelona, Gerona, Madrid, Oviedo y Baracaldo. El investigador principal del estudio es Douglas Easton, de la Universidad de Cambridge.

Para la práctica clínica se busca un objetivo más a largo plazo que es la obtención de una escala de riesgo genético que se pueda utilizar en el cribado individualizando tanto en la prevención como en el diagnóstico precoz: “Podemos poner en la ecuación estos genes e identificar a las mujeres con más predisposición genética. Así seremos capaces de hacer un seguimiento adecuado, reduciendo el número de pacientes y mejorando el diagnóstico precoz”, comenta Manuela Gago.

La investigadora del IDIS explica que cada una de estas variantes confiere un riesgo pequeño, mucho menos potente que los conocidos genes BRCA1 Y BRC2, pero que se incrementa a medida que se acumulan: “Aumentan el riesgo de manera poco significativa, aunque es seguro que lo aumentan. Si se acumulan, juntas pueden tener un efecto importante”.

Los resultados generados por OncoArray ayudan a comprender los procesos biológicos que intervienen en la carcinogénesis mamaria y ponen de manifiesto la complejidad de esta enfermedad, tal y como revela Douglas Easton: “Estos hallazgos aumentan significativamente nuestra comprensión de la base heredada del cáncer de mama. Además de identificar nuevas variantes genéticas, hemos confirmado muchas que sospechábamos anteriormente. Existen algunos patrones claros en las variantes genéticas que deberían ayudarnos a entender los motivos de que algunas mujeres estén predispuestas y qué genes y mecanismos están involucrados”.

Asimismo, se confirma que existen tipos de cáncer de mama biológicamente distintos y que se desarrollan de manera distinta. Alrededor del 70 por ciento de los casos son de receptores de estrógenos positivo, lo que significa que las células cancerosas tienen una proteína particular (receptor) que responden a las hormonas sexuales femeninas estrógenos, lo que hace que el tumor crezca. Las que no lo portan son las conocidas como receptores de estrógenos negativo. Pues bien, este estudio identifica regiones genéticas específicamente asociadas con receptores de estrogenos positivos y con los receptores de estrógenos negativos. “Una mejor comprensión de la base biológica del cáncer de mama de receptores de estrógenos negativos puede llevar a intervenciones preventivas y tratamientos más efectivos”, significa el profesor Roger Milne, del Cancer Council Victoria de Melbourne.

“También hemos descubierto genes y mecanismos que no esperábamos”, revela Manuela Gago. La mayoría de las variantes encontradas en el estudio OncoArray no se encontraron dentro de los genes, sino más bien en regiones del genoma que regulan la actividad de genes cercanos. Cuando los investigadores observaron el patrón de estas regiones genéticas, descubrieron que esto difería del de aquellas regiones involucradas en la predisposición a otras enfermedades comunes.

Fuente: Diario Médico – España

Publicado en Noticias

Octubre es en todo el mundo el mes destinado a la sensibilización sobre el cáncer de mama. Por eso, marcas vinculadas con el universo femenino o la salud organizan para estas semanas campañas para favorecer la detección precoz, el mayor acceso a los controles y tratamientos y un acompañamiento para las mujeres que atraviesan esta enfermedad. Acá, una agenda con actividades y eventos solidarios.

Mamografías para todas. En lo que resta del año Avon en alianza con Lalcec realizará en todo el país 3.000 mamografías gratuitas a mujeres en edad de riesgo y sin cobertura médica.¡Conocé las sedes y las fechas! Además, por cada posteo con el hashtag #PoneleElPecho y una foto simulando el gesto de una heroína, la Fundación Avon donará $ 100 solventar estos estudios.

Con los controles al día. Bajo el lema “Hacete el chequeo anual. Promové el chequeo anual”, el Hospital Británico de Buenos Aires lanzará su campaña anual de concientización y prevención. Esta incluirá la realización durante octubre de 400 mamografías gratuitas para aquellas mujeres entre 40 y 70 años que no cuenten con cobertura médica. En aquellos casos en que se encuentre alguna anomalía, tendrán la posibilidad de consultar sin cargo a un médico mastólogo. En las distintas sedes de la institución. Turnos al 4309-6400 de lunes a viernes de 8 a 20. También habrá charlas gratuitas con especialistas.

Caminata en Baradero. El grupo Pelucas Solidarias Baradero hará el 7 de octubre una caminata para recaudar fondos para la instalación de una sala oncológica en el Hospital de la ciudad. A las 14, en la rotonda del puerto.

Todas en la misma. El grupo de voluntarias Enlazadas, integrado por mujeres que tuvieron cáncer de mama, hará el 7 de octubre un encuentro para pacientes y profesionales. Con charlas de nutrición y mindfulness y testimonios vivenciales. Con inscripción previa: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. En el auditorio del Hospital Universitario Austral (Av. J. D. Perón 1500 – Pilar), de 8,30 a 17,30.

Una mirada integral. Ese es el lema que tiene el encuentro que se hará en el Hospital Italiano. Con talleres sobre el acompañamiento a pacientes, nutrición, yoga y respiración. El 23 de octubre de 12 a 14, en Perón 4190. Además, durante este mes ofrecerán consultas gratuitas con especialistas (turnos al teléfono: 4958-4546).

La vida de los otros. Hasta el 8 de octubre se puede visitar en el Museo Fortabat una muestra de arte especial. El atractivo: diez reconocidos artistas plásticos locales plasmaron la voz de diez mujeres que, a partir de la enfermedad, transformaron sus vidas. Los artistas: Pablo Bernasconi, Federico Colletta, Pablo La Padula, Pablo León, Celeste Martinez, Nicolás Radano, Hermenegildo Sabat, Mariana Sissia, Eduardo Stupía y Mónica Van Asperen. Las obras serán subastadas a beneficio de FUCA (Fundación para la investigación, docencia y prevención del Cáncer). De martes a domingo, de 12 a 20. En Olga Cossettini 141, CABA.

A gusto frente al espejo. Este mes también habrá nuevos talleres gratuitos del programa “Luzca bien, siéntase mejor”. En los encuentros se brindan técnicas de maquillaje y belleza para seguir durante el tratamiento oncológico. Exclusivo para pacientes que no lo hayan realizado previamente. Informes e inscripción al teléfono 4813-9047, interno 21.

Tiñamos octubre de rosa. Hasta el 31, de 11 a 19, el camión de Fuca e Issue recorrerá los puntos estratégicos de la ciudad y ofrecerá a los interesados teñirse un mechón de pelo color rosa. La marca, además, propone que cada uno comparta su foto en las redes sociales con el hashtag #MeTiñoxFUCA.

Gala rosa. El 10 de octubre FUCA hará su primera gala, destinada a recaudar fondos para los programas de la entidad. A las 20,30, en el Four Seasons Hotel, Posadas 1086/88, CABA.

Publicado en Noticias
La Comisión Europea (CE)  aprobó Kisqali (ribociclib) en combinación con un inhibidor de la aromatasa para tratar a mujeres postmenopáusicas con cáncer de mama localmente avanzado o metastásico, receptor hormonal positivo y receptor del factor de crecimiento epidérmico humano 2 negativo (HR+/HER2-), como tratamiento inicial basado en terapia hormonal. Kisqali es el primer inhibidor de CDK4/6 aprobado en Europa en combinación con un inhibidor de la aromatasa en base a un ensayo de Fase III que ha cumplido su objetivo primario de supervivencia libre de progresión (SLP) en el análisis intermedio.
Kisqali en combinación con letrozol demostró rapidez en conseguir reducción de la enfermedad en pacientes con enfermedad medible, observándose en el 76% una reducción en el tamaño del tumor después de sólo ocho semanas, en comparación con el 67% con letrozol más placebo. MONALEESA-2 reclutó 668 mujeres postmenopáusicas con cáncer de mama avanzado o metastásico HR+/HER2- que no habían recibido terapia sistémica previa para su cáncer de mama avanzado y ha demostrado que Kisqali en combinación con letrozol, un inhibidor de la aromatasa, reduce el riesgo de progresión o muerte en un 43% en comparación con letrozol más placebo (mediana de SLP=25,3 meses (IC 95%: 23,0-30,3) vs. 16,0 meses (IC 95%: 13,4-18,2); HR=0,568 (IC 95%: 0,457-0,704; p<0,0001)1. Más de la mitad de las pacientes (55%) con enfermedad medible que tomaron Kisqali en combinación con letrozol experimentaron una reducción del tumor de al menos un 30 por ciento.
Kisqali puede tomarse con o sin comida en una dosis oral diaria inicial recomendada de 600 mg (tres comprimidos recubiertos de 200 mg) durante tres semanas, seguidas de una semana sin tratamiento. Se toma en combinación con el uso continuo de un inhibidor de la aromatasa.
En marzo de 2017, la Food and Drug Administration (FDA) de EE.UU. aprobó Kisqali en combinación con cualquier inhibidor de la aromatasa, como tratamiento para el cáncer de mama metastásico. Ribociclib en combinación letrozol se ha incorporado a las guías de práctica clínica del National Comprehensive Cancer Network en oncología (Guías del NCCN) como una opción de categoría 1 para pacientes postmenopáusicas con cáncer de mamametastásico HR+/HER2-.
 
 
 
Fuente: Consalud
Publicado en Noticias