Hoy en Revista Dosis
Viernes, 09 Febrero 2018 09:44

Derriban cinco mitos sobre la osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad por la que los huesos pierden densidad, se vuelven frágiles y, por lo tanto, se quiebran fácilmente. Su consecuencia más temida son las fracturas, que pueden complicar severamente y hasta poner en riesgo la vida de quienes las sufren.

¿Sólo afecta a las mujeres? ¿Provoca síntomas? ¿Es hereditaria? La médica osteóloga Alicia Bagur, directora médica de Mautalen Salud e Investigación, derriba a continuación cinco mitos vinculados a esta patología.

Es solo una enfermedad de mujeres

FALSO

Es cierto que las mujeres tienen mayor riesgo de padecer osteoporosis debido a que en su juventud adquieren un menor capital de hueso que los hombres y al llegar la menopausia se descalcifican rápidamente durante los primeros años.

Sin embargo, a partir de los 65 años, el hombre también puede tener la enfermedad. Si se analiza la población con fractura de cadera en la Argentina, la relación es un hombre cada 3 mujeres, después de los 70 años.

La osteoporosis duele

FALSO

La osteoporosis no produce dolor y por eso se la conoce como una enfermedad silenciosa.

Lo que sucede frecuentemente es que al diagnóstico de la enfermedad se arriba cuando la persona sufre una fractura que, por supuesto, causa dolor, y a partir de allí comienzan los estudios hasta llegar al diagnóstico.

No es una enfermedad de jóvenes

FALSO

Afortunadamente, la incidencia de osteoporosis en la juventud es bajísima.

Cuando hay familiares cercanos con osteoporosis (madre, abuela, hermanas), es posible que haya una predisposición genética a padecerla y, en estos casos, el hueso no llega a adquirir la calcificación óptima en la juventud.

Cuando se diagnostica una baja masa ósea en la juventud, hay que investigar, en primer lugar, posibles causas que la ocasionen. A esto se lo denomina “osteoporosis secundaria a enfermedades o medicamentos”. Consumir alimentos con calcio, hacer actividad física y tener una cuidada y breve exposición al sol para sintetizar vitamina D, son las mejores opciones para cuidar los huesos de los jóvenes.

Consumir alimentos con calcio nos libera de la osteoporosis

FALSO

El aporte de alimentos ricos en calcio permite que los huesos tengan un mineral indispensable para su buen desarrollo. Lamentablemente, no siempre es suficiente. Si existe una predisposición genética para la enfermedad, difícilmente se pueda evitar la misma consumiendo sólo calcio y se deberá consultar con un especialista para arribar a las mejores pautas o tratamientos a seguir.

El aporte de alimentos ricos en calcio y los suplementos de vitamina D acompañan a los tratamientos farmacológicos específicos.

Los tratamientos para osteoporosis no previenen las fracturas

FALSO

Los tratamientos para osteoporosis se dividen en los que forman hueso y en los que frenan la pérdida ósea. No siempre es factible curar la osteoporosis porque depende de la gravedad de la patología. La mayoría de los tratamientos permite mejorar la densidad ósea, pero lo más importante es que disminuyen la probabilidad de tener fracturas entre un 40 a 60 por ciento.

Publicado en Noticias

La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por la pérdida progresiva de la densidad de los huesos y, en consecuencia, por un mayor riesgo de fracturas óseas. Una enfermedad que afecta principalmente a las personas mayores de 50 años, sobre todo mujeres –la prevalencia es hasta cuatro veces mayor en la población femenina que en la masculina– y que constituye una seria amenaza no solo para la calidad de vida de los pacientes, sino incluso para su esperanza de vida. De ahí la importancia de adoptar hábitos de vida saludables, ya desde la infancia, para prevenirla. Y asimismo, de tomar suplementos con calcio y/o vitamina D para fortalecer los huesos y reducir el riesgo de fracturas. Pero, ¿esto es realmente así? Pues según un estudio llevado a cabo por investigadores del Primer Centro Hospitalario de Tianjin (China), no.

Como explica Jia-Guo Zhao, director de esta investigación publicada en la revista «JAMA», «en nuestro metanálisis de ensayos clínicos aleatorizados, el uso de suplementos con calcio, vitamina D o ambos no se asoció con un menor riesgo de fracturas en personas mayores. Así, nuestros hallazgos no apoyan el empleo rutinario de estos suplementos en esta población».

Sin beneficio
El calcio es el mineral que confiere la rigidez y dureza a los huesos. De hecho, se estima que el calcio, ya sea en forma de fosfato o de carbonato, supone hasta el 45% de la composición de los huesos, por lo que su carencia hace que tengamos unos huesos más débiles y, por tanto, presentemos un mayor riesgo de desarrollar osteoporosis. Pero no se trata únicamente de calcio. También necesitamos vitamina D, indispensable para que el organismo sea capaz de absorber el calcio y regular su paso a los huesos.

Llegados a este punto, debe tenerse en cuenta que el organismo es incapaz de producir por sí mismo el calcio, por lo que debe ser adquirido a través de la dieta. Y con objeto de garantizar un aporte suficiente de este mineral, también podemos recurrir a los ‘concentrados’ –esto es, a los suplementos– con calcio. Y lo mismo sucede con la vitamina D, muy especialmente en aquellas épocas en las que, como suele ocurrir en el invierno, el sol brilla por su ausencia –los rayos solares nos ayudan a transformar el colesterol en vitamina D–. Tal es así que, ateniendo a los resultados alcanzados en multitud de estudios, las guías publicadas por las sociedades médicas recomiendan la toma de suplementos de calcio y vitamina D para prevenir la osteoporosis. Sin embargo, muchos de los estudios desarrollados también han concluido que la toma de estos suplementos no vale para nada –o por lo menos, en lo que refiere a la reducción del riesgo de fracturas.

El uso de suplementos con calcio, vitamina D o ambos no se asoció con un menor riesgo de fracturas en personas mayores
Como apunta Jia-Guo Zhao, «la creciente carga social y económica en todo el mundo de las fracturas asociadas a la osteoporosis hace que la prevenciónde estas lesiones constituya un objetivo prioritario en materia de salud pública. Los estudios previos han alcanzado conclusiones ‘mixtas’ en torno a la asociación entre los suplementos con calcio, vitamina D o ambos y la incidencia de fracturas en la población mayor».

Entonces, ¿en qué quedamos? ¿Hay que tomar o no estos suplementos? Pues para averiguarlo, los autores llevaron a cabo una revisión o ‘metanálisis’ de los resultados alcanzados en 33 grandes ensayos clínicos desarrollados con la participación de 51.145 personas mayores de 50 años. Y lo que vieron es que daba igual que los participantes tomaran suplementos, placebo o, simplemente, ‘nada’: el riesgo de sufrir una fractura, ya fuera de cadera, de una vértebra o de cualquier otro hueso del cuerpo, resultó similar en los tres casos.

Una de cada tres mujeres
Se estima que, cumplidos los 50 años, hasta una de cada tres mujeres y uno de cada cinco varones acabarán padeciendo una fractura por culpa de la osteoporosis. Sin embargo, y a tenor de las nuevas evidencias, parece que la toma de suplementos con calcio y/o vitamina D no ayuda a evitar que esto pase.

Como concluyen los autores, «no hemos observado asociaciones estadísticamente significativas entre los suplementos y la incidencia de fracturas vertebrales o no vertebrales. Además, los análisis de subgrupos han sido por lo general consistentes con independencia de la ‘dosis’ de calcio o vitamina D, el sexo, el historial de fracturas, la ingesta diaria de calcio y la concentración basal de vitamina D en sangre».

Fuente: ABC – España

Publicado en Noticias