Hoy en Revista Dosis

Mostrando artículos por etiqueta: COVID19

Los efectos negativos sobre los pulmones son sólo uno de los perjuicios que puede causar el coronavirus en el cuerpo humano. Su paso destructivo también podría alcanzar los riñones, el hígado, el corazón, el cerebro, el sistema nervioso, la piel y el tracto gastrointestinal, según se desprende de un estudio realizado por un equipo del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia, con sede en Nueva York, Estados Unidos.

La investigación, publicada en la revista especializada "Nature medicine" y reseñada en un artículo de la web de la cadena CNN en Español, da cuenta de que el Covid-19 ataca directamente los órganos de casi todos los sistemas principales. Esa agresión al cuerpo humano puede provocar la coagulación de la sangre, pérdida de sangre y proteínas de los riñones, deterioro del ritmo cardíaco, erupciones cutáneas en la piel, dolores de cabeza, musculares y estomacales, mareos y complicaciones respiratorias.

"Los médicos deben pensar en el Covid-19 como una patología multisistémica y tratar otras afecciones junto con la enfermedad respiratoria", advirtió Aakriti Gupta, investigadora de Cardiología de la Universidad de Columbia.

A su vez, su colega Mahesh Madhavan sostuvo que "este virus -destructor de células y órganos- es inusual y es difícil no impresionarse por la cantidad de manifestaciones que tiene en el cuerpo humano".

El virus accede a las células a través de los receptores ACE2 y las infecta. Eso activa el sistema inmunológico y el organismo produce citoquinas (proteínas inflamatorias), lo que puede llegar a agravar el estado de las personas contagiadas. La pandemia puede incluso provocar el agotamiento de las células T, claves para combatir las infecciones virales.

El estudio del Centro Médico Irving, dado a conocer el viernes 10 de julio pasado, consigna que los coágulos pueden ser causantes de derrames cerebrales y ataques cardíacos, bloquear los riñones o alojarse en pulmones y piernas. En cuanto al daño cerebral, los especialistas señalan que puede ser una consecuencia de las intubaciones muy prolongadas (30 días o más), ya que -en ese caso- los pacientes requieren mucha sedación.

Sin embargo, el informe aclara que "los síntomas gastrointestinales están asociados a una larga permanencia de la enfermedad, pero no tienen relación directa con el aumento de la mortalidad".

Publicado en COVID-19
Lunes, 06 Julio 2020 17:03

Habrá segunda ola de Covid-19?

Si queremos ser breves, la respuesta es no lo sabemos. Aun así, nos podemos fijar en qué ha ocurrido en otras situaciones similares.

En el siglo pasado hubo tres pandemias de gripe. La "española" de 1918 fue la más mortífera. Se desarrolló en tres oleadas: en primavera de 1918, en otoño de ese mismo año y en invierno de 1919. La realmente virulenta y mortal fue la segunda, en la que ocurrieron el 64% de los fallecimientos. En realidad, la primera oleada fue la menos letal: fue responsable del 10% de las muertes. Se han documentado cambios en el genoma del virus que podrían explicar que fuera más virulento en la segunda oleada.

En 1957 apareció un nuevo virus gripal que originó la “gripe asiática”. También cursó en tres olas epidémicas: la primera en primavera-verano de 1957 con una incidencia relativamente baja; la segunda a principios de 1958, y la tercera en el invierno de 1958-1959. La mortalidad fue más alta en las dos segundas oleadas. Diez años después, en 1968, un nuevo virus de la gripe causó la denominada “gripe de Hong Kong” cuya difusión fue más lenta e irregular: comenzó en otoño-invierno en el hemisferio norte y le siguió una segunda ola el invierno siguiente con una incidencia mayor.

La última pandemia de gripe, la denominada “gripe A” de 2009-2010, tuvo el efecto de una gripe estacional. De hecho, este virus acabó adaptándose al ser humano y desde entonces es una de las cepas que circulan cada año. Es decir, las segundas y terceras olas más letales ya ha ocurrido antes con el virus de la gripe.

En el caso del SARS-CoV-2, la aparición de nuevas olas epidémicas dependerá del propio virus, de su capacidad de variación y adaptación al ser humano. De nuestra inmunidad, de si realmente estamos inmunizados y protegidos contra él. Y de nuestra capacidad de trasmitirlo y controlarlo.

¿Puede hacerse más virulento?

Tampoco lo sabemos. Pero, a diferencia de la gripe, el SARS-CoV-2 no es el campeón de la variabilidad. El virus de la gripe también tiene un genoma de ARN, pero son ocho pequeños fragmentos que pueden mezclarse con otros tipos de virus de gripe aviar o porcina, dando lugar a nuevos reagrupamientos. Su capacidad de mutación y de recombinación es mucho mayor, por eso las vacunas de la gripe hay que cambiarlas cada año y se originan virus pandémicos con más frecuencia.

Desde que comenzó, el SARS-CoV-2 se han secuenciado y comparado los genomas de varios miles de aislamientos y ¡claro que el virus muta! Todos lo hacen. De momento, sin embargo, como esperábamos, éste parece mucho más estable que el de la gripe. Quizá sea porque tiene una proteína (nsp14-ExoN) que actúa como una enzima capaz de reparar los errores que pueden ocurrir durante la replicación del genoma.

Por tanto, aunque en este caso sigue siendo válida la definición de virus como una “nube de mutantes”, el SARS-CoV-2 parece que no acumula mutaciones que afecten a su virulencia. De momento.

Además, en otras ocasiones se ha comprobado que los virus, al “saltar” de una especie animal a otra, como en este caso, se adaptan al nuevo huésped y disminuyen su virulencia. O sea, en general, no siempre que un virus muta es para hacerse más letal sino que puede ser lo contrario. De todas formas, habrá que seguir vigilando al SARS-CoV-2.

¿Estamos ya inmunizados?

Para evitar la extensión de una epidemia hay que cortar la cadena de transmisión del virus. Se consigue cuando hay un número suficiente de individuos (por lo menos más del 60%) que están protegidos contra la infección, actúan como una barrera e impiden que el virus alcance a aquellos que aun podrían contagiarse. Esto es lo que se denomina inmunidad de grupo y se consigue cuando la gente ha pasado la enfermedad o cuando se vacuna.

Contra este virus todavía no tenemos una vacuna. ¿Hay inmunidad de grupo? Pues parece que no. Una de las conclusiones más importantes del estudio preliminar sobre seroprevalencia de la infección por el coronavirus SARS-CoV-2 en España es que la prevalencia se sitúa en el 5%. Algunas comunidades autónomas presentan prevalencias inferiores al 2%, mientras otras superan el 10%. Estos datos se obtuvieron mediante la detección de los anticuerpos IgG anti SARS-CoV-2 mediante la técnica de inmunocromatografía, los test rápidos. Indican que, como mucho, en algunas zonas, no más del 10% de la población ha tenido contacto con el virus. Estamos muy lejos de ese 60% o más necesario para conseguir la inmunidad de grupo.

Pero todo esto es mucho más complejo de lo que parece. Todavía no sabemos si el tener anticuerpos contra el SARS-CoV-2 —o sea, haber dado positivo en los test serológicos— realmente te asegura la inmunidad frente al virus. No sabemos, a ciencia cierta, cuánto tiempo duran esos anticuerpos ni si son neutralizantes, si bloquean al virus y te protegen de una segunda infección. Tampoco tenemos datos de la inmunidad celular, esa otra parte de nuestro sistema de defensa que no depende de los anticuerpos sino de las células y que es muy importante para vencer las infecciones virales.

En el caso de otros coronavirus, es cierto que los anticuerpos duran unos meses o años y parece que tienen cierto efecto protector. Pero esto también puede depender de la persona: no en todas ocurre lo mismo. También es cierto que hay algunos ensayos con plasma de pacientes curados del coronavirus que bloquea al virus y tiene un efecto beneficioso en personas infectadas, lo que demostraría que esos anticuerpos son protectores.

En ensayos con macacos infectados con el virus se ha comprobado que sus anticuerpos sí les protegen frente a una segunda infección. Pero son macacos. También se ha sugerido que haber tenido contacto previo con otros coronavirus, los que producen los catarros y resfriados comunes, podría tener cierto efecto protector contra el SARS-CoV-2. De momento, solo se ha demostrado en ensayos in vitro, pero podría explicar la gran cantidad de personas asintomáticas. En definitiva, la inmunidad de grupo sigue siendo un misterio.

Tres posibles escenarios

Teniendo todo esto en cuenta se han propuesto tres posibles modelos.

1. Una segunda ola mucho más intensa en invierno de 2020 seguida de olas más pequeñas a lo largo de 2021. Este escenario sería similar a las pandemias de gripe. Pero este coronavirus no es una gripe, no tiene porque comportarse igual. Este escenario podría requerir volver a algún tipo de medidas de confinamiento más o menos intensas durante el otoño-invierno para evitar el colapso del sistema sanitario.

2) Varias olas epidémicas durante un periodo de uno o dos años. Este primer pico epidémico que acabamos de sufrir vendría seguido de olas repetitivas de forma consistente durante un par de años hasta desaparecer en algún momento en 2021-22. La frecuencia e intensidad de estos rebrotes dependería de las medidas de control de cada país.

3) Pequeños brotes sin un patrón claro de nuevas olas epidémicas. Esta primera ola estaría seguida de pequeños rebrotes que se apagarían poco a poco, en función de las medidas de control y contención de cada país. Este escenario no requeriría volver a medidas tan drásticas de confinamiento, aunque el número de casos y de muertes podría continuar durante un tiempo.

En cualquier caso, parece que no podemos descartar que el virus SARS-CoV-2 continúe circulando entre nosotros durante un tiempo. Quizá se acabe sincronizando con la época invernal y vaya disminuyendo su severidad. Aunque no haya nuevas olas epidémicas, incluir un nuevo virus respiratorio que puede tener consecuencias muy graves para un grupo importante de la población en la lista de decenas de virus respiratorios que nos visitan cada año no es una buena noticia. Cada temporada de gripe se saturan las urgencias de muchos hospitales. Añadir un nuevo virus es un problema.

Controlar y evitar rebrotes: adelantarse

El virus no ha desaparecido. Puede seguir dejando muertos por el camino. Esto es lo que está ocurriendo en otros países que ya terminaron su primera ola antes que nosotros, como Corea del Sur. En España también se han producido rebrotes en algunas ciudades durante el inicio de la desescalada. En la mayoría de los casos se relacionan con aglomeraciones (fiestas o comidas familiares).

Como no podemos estar confinados eternamente ni podemos esterilizar todos los ambientes, son fundamentales dos acciones para disminuir la frecuencia e intensidad de estos rebrotes:

1. Por parte de los ciudadanos: evitar el contagio. Ya sabemos cómo se transmite el virus y que, afortunadamente, es fácil inactivarlo. Los contagios son más frecuentes en ambientes cerrados o con mucha gente. No lo olvidemos: mucha gente, muy junta y moviéndose es lo mejor para el virus. Evitar aglomeraciones, distanciamiento entre personas, uso de mascarillas, higiene frecuente de manos, limpieza y desinfección (en ese orden), seguir las recomendaciones de Sanidad. Esto es lo que hay que exigir al ciudadano, no podemos relajarnos.

2. Por parte de las autoridades sanitarias: rastrear al virus. No podemos seguir como hasta ahora, detrás del virus, hay que tomarle la delantera. Hay que instaurar un sistema capaz de detectar a una persona infectada al menor síntoma, poder rastrear y obtener información de sus contactos, hacerles un seguimiento clínico y test de PCR y serológicos y, si es necesario, aislarlos. Detectar un brote y aislarlo. Esto requiere personal, equipamiento y sistemas de diagnóstico. Hay que estar preparados para que el sistema sanitario no vuelva a colapsarse. En esto hay que ocuparse ahora mismo, a lo que hay que dedicar todos los recursos, y no en practicar test masivos a toda la población, para sacar una foto fija de la situación. Las decisiones tienen tomarse por razones sanitarias, no políticas. Esto es lo que hay que exigir a nuestros gobiernos, que tampoco pueden relajarse.

Si has estado en contacto estrecho con alguien que haya tenido síntomas de Covid-19 a menos de 2 metros durante más de 15 minutos sin medidas de precaución, deberías aislarte durante 14 días —y exigir a las autoridades sanitarias que hicieran los test a la persona con síntomas y a tí.

Puede haber una segunda o más olas —o no. Ahora hemos apagado el incendio, pero no lo hemos extinguido, quedan rescoldos que pueden avivar el fuego. El relajamiento de las medidas de confinamiento no es porque hayamos vencido al virus, es porque también hay que salvar el medio de vida. Un confinamiento muy largo también puede causar muertes. No vamos a acabar con el virus, lo podemos esquivar. Podemos mitigar sus efectos.

No puede volver a ocurrir lo que ha pasado: esta vez sí debemos proteger a los más débiles. Eso depende de los ciudadanos y de los gobiernos.

Ignacio López-Goñi es Catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra. Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation.

Publicado en COVID-19

La doctora Julieta Méndez, coordinadora del Programa Nacional de Diabetes del Ministerio de Salud de la Nación, recordó que las personas que viven con la enfermedad “son un grupo de riesgo para el coronavirus, que deben mantener sus tratamientos y cuidados tanto para esta patologías como con otras asociadas como la hipertensión anterior”.

Lo expresó hoy al participar del parte matutino diario que emite la cartera sanitaria nacional para detallar la situación de la Covid-19 en el país.

“Es imprescindible mantener el tratamiento, tanto con insulina como con pastillas, pero también un plan de alimentación saludable con las cuatro comidas diarias y realizar 30 minutos de ejercicios por día dentro del hogar”, remarcó Méndez a la par que destacó que el aislamiento “es una excelente oportunidad para armarse una rutina y recibir la medicación tal cual lo indicó el médico”.

A su vez habló de la importancia de mantener la higiene personal en todo momento, y en especial antes de aplicarse la insulina, ya sea con jeringas o lapiceras, así como también cuidar la limpieza de todos los ambientes del hogar. También deben tener el esquema de vacunación completo para la neumonía.

Por otra parte, habló de prestar atención al cuidado de los pies, zonas en la que los pacientes pueden sufrir lesiones al punto de presentar el llamado “pie diabético”. Para ello “se los debe lavar y secar por completo todos los días, usar media de algodón en lo posible claras y no andar descalzo por la casa”.

Por último remarcó que las personas que viven solas “deben tener una red de contacto telefónico con familiares y amigos así como también contar con alguien que les lleve a sus hogares comida saludable y medicación así salen de sus hogares lo menos posible”.

 

 

Publicado en Noticias
Jueves, 02 Julio 2020 10:56

FIP: uso de mascarillas durante la pandemia

La Federación Farmacéutica Internacional (FIP) difundió un comunicado en el que sostiene: “El uso de mascarillas es parte de un paquete integral de medidas de prevención y control que puede limitar la propagación de ciertas enfermedades respiratorias virales, incluido el COVID-19. Las mascarillas pueden ser usadas tanto para proteger a personas sanas que pudieran estar en contacto con un individuo infectado para el control de fuente de contagio (utilizada por una persona infectada o potencialmente infectada para prevenir el avance de la transmisión.

Las últimas recomendaciones de la OMS en el uso de mascarillas sostienen que:

  • Los trabajadores de la Salud que proveen atención directa a pacientes con COVID-19, deben utilizar mascarillas médicas (además de otro equipo de protección personal que prevenga de transmisión de gotas y contacto.
  • En lugares de atención a pacientes con COVID-19 donde se realicen procedimientos que generen aerosoles (por ejemplo, unidades de terapia intensiva o intermedia), los trabajadores de la salud deben utilizar máscaras N95 o FFP2 o FFP3 standard o equivalentes.

La posición actual de la FIP es que todos los farmacéuticos y otros integrantes del equipo de trabajo de la farmacia deben utilizar equipo de protección personal adecuado para sus roles.

Para proteger al público y a sí mismos como trabajadores de la Salud, la FIP recomienda que aquellos roles de atención directa, al menos utilicen una mascarilla médica además de otro equipamiento de protección personal que permita prevenir la transmisión de gotas y el contacto.

La FIP está en proceso de actualizar su guía para reflejar estos cambios. Continúa siendo crítico que aquellas personas que utilicen mascarillas continúen tomando otras medidas de protección, incluyendo el distanciamiento físico y la higiene de manos utilizando un sanitizante a base de alcohol o con agua y jabón”.

Publicado en COVID-19

La empresa china de biotecnología CanSino Biologics ha informado de que la Comisión Militar Central de China ha dado el visto bueno para que el ejército inyecte a los militares del país con Ad5-nCoV, el principal candidato a vacuna contra el covid-19 de la compañía, desarrollado junto a la Academia de Ciencias Militares, por un período de un año.

Se trata, tal y como se desprende de un artículo publicado en la revista 'Fortune', y recogido por la plataforma Sinc, es una de las ocho vacunas candidatas de China aprobadas para ensayos en humanos en el país y en el extranjero para la enfermedad causada por el coronavirus. También tiene aprobación para pruebas en humanos en Canadá.

 

Los primeros datos de esta vacuna fueron publicados a finales de mayo en un estudio revisado por pares en la revista 'The Lancet'. Los autores indicaron que habían logrado resultados prometedores en fase I de su vacuna con 108 adultos sanos, tras 28 días de ensayos.

También indicaron que la nueva vacuna era segura, bien tolerada y capaz de generar una respuesta inmunitaria contra el SARS-CoV-2 en humanos. En principio, los resultados finales iban a ser evaluados en seis meses.

Buen perfil de seguridad

En este sentido, el presidente de CanSino Biologics, Yu Xuefeng, ha señalado que los ensayos clínicos de fase I y II del candidato a la vacuna han demostrado un "buen perfil de seguridad" y altos niveles de respuesta inmunitaria en los pacientes.

"No obstante, los ensayos solo muestran que la vacuna tiene el potencial de prevenir el Covid-19 y que la aprobación de la vacuna para ser probada en militares no garantiza que vaya a ser aprobada para un uso comercial más amplio en el futuro", ha avisado.

Por su parte, la bioquímica de Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (CIB-CSIC), Mercedes Jiménez Sarmiento, ha avisado de que plantear una vacunación a gran escala antes de estudiar los efectos en un numero de voluntarios suficientes (miles) que es lo que se requiere en la fase III, parece "arriesgado".

"El hecho de que el candidato a vacuna se esté desarrollando en colaboración con la Academia de Ciencias Militares, podría explicar también ese secretismo", ha comentado, para recordar que en el estudio de 'The Lancet' mencionado se mostraron datos cuantitativos de efectividad y seguridad de este candidato a vacuna en un número de individuos acorde con la fase I y anunciaron el pase a la fase II.

"Plantear una vacunación a gran escala antes de estudiar los efectos en un numero de voluntarios suficientes (miles) que es lo que se requiere en la fase III, parece arriesgado. Es preocupante que no se revele si la vacunación va a ser o no voluntaria, ya que se requiere que sea voluntaria e informada", ha zanjado la investigadora.

Publicado en Noticias
Viernes, 26 Junio 2020 18:02

Cuarentena estricta para AMBA y Chaco

El presidente Alberto Fernández anunció esta tarde que el Área Metropolitana de Buenos Aires volverá a una fase estricta del aislamiento social preventivo y obligatorio, entre el 1 y el 17 de julio, para enfrentar la pandemia de coronavirus. "A partir del miércoles solo deben salir de sus casas para buscar provisiones", graficó sobre el alcance de las nuevas medidas. 

Las salidas recreativas de los niños se mantendrán los fines de semana pero no así la posibilidad de hacer actividad física al aire libre, en tanto que el transporte público quedará reservado sólo para las personas que cumplan actividades esenciales y se deberán renovar todos los permisos de circulación. El Gobierno nacional continuará asistiendo al trabajo y la producción en las zonas afectadas del AMBA, así como continuará con el pago del IFE a quienes lo necesiten en esa área, en Chaco y en algunas zonas de Río Negro, según anunció el mandatario.

 

"Llevamos muchos días. Dicen las encuestas que uno de cada cinco argentinos no está de acuerdo con la cuarentena. Los comprendo, el 100 por 100 hubiéramos querido no estar en cuarentena y con la economía funcionando, es la ilusión que traje el 10 de diciembre", arrancó diciendo el Presidente en un mensaje grabado desde la Quinta de Olivos, acompañado por el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y el gobernador bonaerense Axel Kicillof.

Fernández dio datos precisos sobre la propagación de este "enemigo invisible", como calificó a la Covid-19. El mandatario recordó que el aumento de la circulación facilita aún más la transimisión del virus. "Hoy el 97 por ciento de los casos son el AMBA y es llamativo el aumento de la velocidad del contagio, que aumentó un 147 por ciento y un 95 por ciento la cantidad de muertos. Objetivamente sabíamos que podía pasar y estábamos preparados para hacer frente.", agregó. 

En ese sentido, resaltó el "enorme esfuerzo que se hizo" para "ganar tiempo" antes de la lelgada del pico de casos, pero destacó al mismo tiempo que siempre tuvo en cuenta que la pandemia "tiene consecuencias económicas".  "El Banco Mundial, no Alberto Fernández, dice que esta es la crisis económica más grande desde 1870. Es mundial, no es solamente la Argentina", contextualizó al hablar de la gran caída de bonos que se registró ayer en las grandes potencias "por miedo a un rebrote".  

"Nunca me enamoré de la cuarentena, es el único remedio que conocemos. Estamos enamorados de la vida y por eso la valoramos tanto y nos duelen las personas que dejaron de estar entre nosotros", reforzó. 

Sobre todo lo logrado

Fernández se detuvo particularmente en todo el tiempo que se ganó con las medidas tomadas desde marzo y explicó que si no se hubiese hecho "hoy estaríamos peor". En ese sentido, resaltó que se pudieron incorporar 2 mil respiradores al sistema de salud. "Creamos hospitales en la provincia, terminamos los que estaban sin terminar. Sin eso, tendríamos un sistema colapsado", remarcó. 

Por otro lado, también destacó el esfuerzo que se hizo en la Ciudad de Buenos Aires y elogió el trabajo de Horacio Rodríguez Larreta en los barrios populares. "Sin eso, nos estaríamos exponiendo a otros resultados. No nos tenemos que enojar con el remedio, sino con la enfermedad. Genera tedio, ansiedad, no poder abrazar al ser querido. La economía se deteriora, pero se recupera, los mil muertos que perdimos, no", insistió. 

La situación de América Latina

El mandatario también recordó que "hoy América Latina es el epicentro de la pandemia". "Empezó en China, pasó a Europa y a Estados Unidos. Hoy el foco está acá. Logramos contener en mucho el número de contagios. Este no es el esfuerzo de un gobierno, sino de todos ustedes", remarcó. 

En ese sentido, se refirió a la situación de Brasil, que tiene" cerca de 50 mil muertos y 5 veces más la cantidad de habitantes que la Argentina". Agregó que "si hubiéramos seguido el ritmo de Brasil hoy tendríamos 10 mil muertos". 

También habló de la realidad de Chile, que tiene "un tercio de habitantes que nosotros, y diez veces más muertos por millón de habitantes".

Al puntualizar sobre las "duras consecuencias económicas" de la pandemia en el país resaltó también la nueva proyección del FMI, que estipula una caída del 9,9 para la Argentina. "Países con criterios diferentes a la Argentina frente a la cuarentena tiene caídas similares. El problema económico es la pandemia, no la cuarentena. En la cantidad de muertos es cuando uno ve que tuvo sentido el esfuerzo", aclaró.

El lugar en que se focaliza el contagio, AMBA y Chaco

Fernández comparó los últimos números que había dado sobre la propagación del virus el 3 de junio y los actuales en el AMBA y Chaco, donde "el contagio se expandió por gente que va a la ciudad" y están "los focos más preocupantes". 

"El epicentro es el AMBA, y otro epicentro es el Chaco, con menos tráfico de personas. El AMBA contagia al resto del país", indicó. 

Explicó que allí hay que hacer un "esfuerzo enorme" por dos motivos: "para preservar la salud y para ser solidarios con el resto del país". "El resto del país no tiene los problemas que hay en el AMBA. Hay que pensar esto también para el Chaco, que tiene una velocidad de contagio grande", remarcó.

"Vean cómo desde el 5 de abril creció el uso de terapias intensivas, el AMBA usa 400 camas: 50 por ciento en la ciudad, 56 en la provincia. Hay que abordar el problema, la ocupación de camas es un dato determinante", explicó.

Las nuevas medidas en el AMBA

En ese sentido, detalló cuáles serán las nuevas medidas "para preservar a los habitantes, cerrando al circulación drásticamente", para lograr así que se descomprima la presión en los hospitales y se desocupen camas. 

Transporte: Funcionará desde la 0 hora del lunes,  exclusivo para las 24 actividades esenciales.

El permiso para circular se deberá renovar. "El miércoles daremos otro paso. Les pedimos que se aislen en sus casas y solamente salgan para comprar comida. Será hasta el 17 de julio en el AMBA", puntualizó el mandatario. 

Industrias: Seguirán funcionando algunas, aquellas "vinculadas a actividades esenciales, en parques industriales, que están vinculadas a trabajo contínuo que si los frena la perjudica, y los que trabajan para exportación. El empleo publicó se frena para que no haya circulación. Van a trabajar de manera remota", anunció Fernández. 

El apoyo económico del Estado

El mandatario reclamó que tiene muy en cuenta las "consecuencias económicas" de la pandemia.  "Mi virtud es que sé escuchar, y tratamos de socorrer a todos en la medida de lo posible para que no lo lastime la pandemia. La asistencia hoy roza 3 puntos del PBI", graficó.

En ese sentido, remarcó puntualmente los logros dle Ingreso Familiar de Emergencia, que " evitó que dos millones de personas cayeran en la pobreza y la indigencia".

Resaltó que los comerciantes pueden entrar a créditos para los que facturan a 150 mil pesos, a tasa cero. "No es lo que todos quisiéramos que sea, pero es una forma para apaciguar el momento difícil", aclaró. 

Por otro lado, anunció que seguirá el programa ATP. "Lo haremos con los sueldos de julio a cobrar en agosto, preservamos el empleo y aliviamos la inversión en salarios de los empresarios. El IFE se dio dos veces y se dará por tercera vez en el AMBA, Chaco y tal vez otra zona que entendamos que deba entrar en la misma sintonía", detalló. 

Sobre los testeos y la salud de todos los argentinos

El Presidente aseguró que se mejorará la capacidad de diagnóstico rápido. "Nos cuesta el aislamiento, pero esto es para cuidarse, y les pedimos que ayuden. En ese sentido, resaltó el antecedente de los barrios populares, donde remarcó que se trabajó "con eficiencia". "Fue un temor y lo pudimos abordar bien. Había un gran desafío, no había antecedentes de cómo abordar una pandemia en un barrio pobre", destacó. 

En esa línea, informó sobre la continuidad del plan Detectar tanto en la Ciudad como en la provincia de Buenos Aires para descubrir contagios y dar los tratamientos que corresponden a los vínculos de proximidad de quien tiene test positivo. “Profundizaremos con mayor cantidad de gente y de tests”, señaló el mandatario. “Vamos a mejorar nuestra capacidad de diagnóstico médico con test más rápidos y vamos a aprovechar mejor los centros de aislamiento”, subrayó el jefe de Estado. 

Por último, destacó que la batalla que se está librando es "para que a nadie le falte salud", por lo que pidió "dejar de lado toda diferencia política". "Esto que propongo hacer es lo que creo que es lo mejor para nuestra gente. Les pido que ayuden, si ayudan será más fácil. Si entienden que no queremos que nos pasé como en Europa, donde se quedaron sin camas y tuvieron que ver quién vivía y quién moría, verán que tenemos razón. La libertad se perdió cuando uno muere, hay que cuidar la vida ahora.", cerró. 

Luego de que tomaran la palabra Larreta y Kicillof, Fernández volvió a acercarse al micrófono para brindar "su solidaridad con los que han fallecido". 

"Les pido que vean los datos para ver que no estamos por el mal camino. Nos llamaron oveja descarriada por hacer la cuarentena anticipada, que las consecuencias económicas nos llevarían a un momento de locura", destacó. 

Y finalizó: "La historia nos muestra que estamos en un rebaño enloquecido, que no somos la excepción. No bajemos los brazos, no dejemos que nos confundan. Hicimos un gran esfuerzo, como un gran país y vale la pena hacer otro esfuerzo". 

Cómo será la nueva cuarentena

El uso del transporte público quedará limitado para personas que se desempeñan en actividades esenciales, podrán abrir sólo los comercios de abastecimiento en cercanía, los bancos atenderán con turnos previos y en la Capital Federal no se permitirá la actividad aeróbica, que durante las últimas semanas fue considerada como uno de los escenarios de mayor posibilidad de contagios.

El de hoy es el primer endurecimiento en las distintas etapas de cuarentena decretados por el gobierno nacional, la última de las cuales vence formalmente mañana sábado y que, se estima, seguirá vigente hasta el martes 30 en las mismas condiciones.

 

Los motivos centrales por los que desde el 1 de julio aumentan las restricciones a la circulación son el fuerte incremento de casos que en la última semana hizo que la cantidad de contagios promediara los 2 mil diarios y que la de fallecimientos rondara la treintena de víctimas. Se le agrega el alto porcentaje de ocupación de camas que, según las autoridades del AMBA, podría colapsar dentro de dos o tres semanas si no se le pone un freno preventivo a la circulación de personas, el único método efectivo para frenar la pandemia probado a nivel internacional.

 

Fuente: Página 12

Publicado en Noticias

FADEPOF presentó los resultados preliminares de Argentina que surgen de la primera encuesta a nivel mundial sobre cómo el COVID-19 está afectando a las personas que viven con una enfermedad poco frecuente respecto del acceso a la atención. El relevamiento, denominado 'Barómetro Raro' (o Rare Barometer Voices) es una iniciativa de EURORDIS-Rare Diseases Europe en la que han participado pacientes de todo el mundo, entre los que se encuentra Argentina con el aporte de 91 personas.

Entre los principales resultados de la encuesta, se destaca que desde el comienzo de la pandemia, 7 de cada 10 argentinos con EPOF experimentaron interrupciones en la atención que reciben por su enfermedad y la mayoría (67%) considera que estas interrupciones son o podrían ser negativas para su bienestar y que podrían serlo para su salud (47%). En concreto, se vieron alteradas sus terapias, citas médicas, intervenciones quirúrgicas, pruebas diagnósticas y tratamientos.

Más del 60% de las terapias de rehabilitación han sido totalmente canceladas y un 31% se han retrasado. Además, las citas con el médico de cabecera o con el especialista que atiende su EPOF han sido canceladas en el 41% de los casos y en otro 40% han sido pospuestas o retrasadas. Sólo en el 19% se han concretado con normalidad.

Ésta es una realidad que tiene su origen, entre otras causas, en que "los sistemas de salud en nuestro país no están suficientemente dotados y capacitados para enfrentar una pandemia como la actual, más aún con el desafío de llevar los estándares de calidad en la atención a una 'salud digital' como la telemedicina. Incluso, la escasez de registros con datos robustos que permitan alcanzar estrategias para identificar entre la población quiénes son las personas que deben tener atención de modo prioritario por su condición de salud", explicó Luciana Escati Peñaloza, Directora Ejecutiva de FADEPOF.

Todo ello repercute "de forma directa en quienes convivimos con enfermedades poco frecuentes, pacientes de alto riesgo que pertenecemos a un grupo muy vulnerable, ya que la peligrosidad del virus aumenta con la preexistencia de este tipo de patologías crónicas y complejas, muchos inmunodeprimidos por el tratamiento de su enfermedad de base", agregó.

La situación también se ha hecho notar en lo relativo a la medicación, dado que el 39% de los pacientes tuvo que realizar modificaciones en su medicación, ya fuesen temporales o definitivas. Esta cifra es un 13% por debajo de las cifras del conjunto de países LATAM.

Del 42% de las personas con EPOF que han afirmado recibir tratamiento en un hospital, la mayoría ha visto alterado en cierta medida su tratamiento debido a circunstancias derivadas de la pandemia. Casi un 40% no acudió al hospital por temor al contagio y hasta un 64,2% no lo hizo para evitar el contagio de las personas que están a su cargo. A más de dos terceras partes (67,5%) le dijeron que no acuda a su centro hospitalario, mientras que un 22,5% de los encuestados tuvo que enfrentar el cierre de su unidad u hospital.

 

La pandemia de COVID-19 ha exacerbado los muchos desafíos que enfrentan las personas que viven con una enfermedad poco frecuente, creando riesgos adicionales en su vida diaria, con consecuencias colaterales.

 

 

 

Roberta Anido, Presidente de FADEPOF, se unió a las palabras que desde EURORDIS se plantean como desafíos globales y nacionales: "el COVID-19 ha potenciado las inmensas dificultades que ya tienen las personas con EPOF para acceder a la atención socio-sanitaria, encontrar un eespecialista y acceder a los tratamientos apropiados. La pandemia se ha transformado en una nueva barrera que empeora esta situación ya difícil. Por eso, hacemos un llamado a los responsables políticos y a los funcionarios públicos para que recuerden cuán vulnerable es nuestra comunidad y hacer más y mejores esfuerzos para proteger a las personas que viven con una enfermedad poco frecuente en Argentina".

Desde FADEPOF plantean incesantemente un acercamiento con las áreas de Gobierno responsables de hacer efectiva la protección de estas personas, contemplando su vulnerabilidad y necesidades mediante un plan de atención preferencial y diferencial que debiera ser impartido desde el Programa Nacional de Enfermedades Poco Frecuentes dependiente de la Subsecretaría de Estrategias Sanitarias del Ministerio de Salud de la Nación, en articulación con las 23 jurisdicciones provinciales y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Siendo lo prioritario que se establezcan protocolos y medidas especiales que aseguren, entre otros, el acceso y continuidad en el tratamiento, los cuidados en el hogar y asistencia médica.

Lograrlo "depende de que las autoridades respeten y mantengan los presupuestos ya asignados a las enfermedades poco frecuentes y de que se respeten los estándares de calidad de la atención socio-sanitaria", resumió la Presidente de FADEPOF, que remarcó que la institución ha solicitado a la Subsecretaría de Medicamentos e Información Estratégica Nacional que la sociedad civil conformada por organizaciones de pacientes integre el Consejo Asesor para la Política Nacional de Medicamentos (ConMed), el cual está presidido por el Mtro. Ginés González García.

Publicado en Noticias
Miércoles, 24 Junio 2020 17:35

El COVID-19 podría desencadenar diabetes

Artículo publicado en NATURE: Estudios de tejidos y personas con COVID-19 muestra que el virus daña las células productoras de insulina.

A mediados de abril, Finn Gnadt, un estudiante de 18 años de Kiel, Alemania, se enteró de que había sido infectado con el coronavirus SARS-CoV-2 a pesar de sentirse bien. Los padres de Gnadt se habían enfermado después de un crucero por el río en Austria, por lo que a su familia se le hicieron pruebas de anticuerpos del virus, que se producen en respuesta a la infección.

Gnadt pensó que había pasado la infección ileso, pero días después, comenzó a sentirse agotado y extremadamente sediento. A principios de mayo, le diagnosticaron diabetes tipo 1 y su médico, Tim Hollstein, del Hospital Universitario Schleswig-Holstein de Kiel, sugirió que la aparición repentina podría estar relacionada con la infección viral.

En la mayoría de las personas con diabetes tipo 1, las células inmunes del cuerpo comienzan a destruir las células β, que son responsables de producir la hormona insulina, en el páncreas, a menudo de forma repentina. En el caso de Gnadt, Hollstein sospechó que el virus había destruido sus células β, porque su sangre no contenía los tipos de células inmunes que típicamente dañan los islotes pancreáticos donde viven las células β.

Paul Zimmet, quien estudia la enfermedad metabólica en la Universidad de Monash en Melbourne, Australia, se encuentra entre un número creciente de investigadores que piensan que la diabetes no solo hace que las personas sean más vulnerables al coronavirus, sino que el virus también podría desencadenar la diabetes en algunos(3).

 

“La diabetes en sí misma es una pandemia al igual que la pandemia de COVID-19. Las dos pandemias podrían estar chocando”

 

Creciente evidencia

Su presentimiento se basa en un grupo de personas como Gnadt, que han desarrollado diabetes(4) espontáneamente después de haber sido infectadas con SARS-CoV-2, y en la evidencia de decenas de personas con COVID-19 que han llegado al hospital con niveles extremadamente altos en sangre de azúcar y cetonas(5), que se producen a partir de depósitos grasos en el hígado. Cuando el organismo no produce suficiente insulina para descomponer el azúcar, usa cetonas como fuente alternativa de combustible. “En ciencia, a veces hay que comenzar con muy poca evidencia para perseguir una hipótesis”, dice Zimmet.

Los investigadores también citan otras pruebas. Varios virus, incluido el que causa el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS), se han relacionado con afecciones autoinmunes como la diabetes tipo 1 (6). Y muchos órganos involucrados en el control del azúcar en la sangre son ricos en una proteína llamada ACE2, que el SARS-CoV-2 usa para infectar las células(7).

 

La última pista proviene de un estudio experimental en páncreas en miniatura creado en laboratorio, que fue publicado la semana pasada (8). Sugiere que el virus podría desencadenar la diabetes al dañar las células que controlan el azúcar en la sangre.

Pero otros investigadores son cautelosos acerca de tales sugerencias. “Necesitamos vigilar las tasas de diabetes en aquellos con COVID-19 previo y determinar si las tasas suben por encima de los niveles esperados”, dice Naveed Sattar, investigador de enfermedades metabólicas de la Universidad de Glasgow, Reino Unido.

Para establecer un vínculo, los investigadores necesitan evidencia más sólida, dice Abd Tahrani, clínico-científico de la Universidad de Birmingham, Reino Unido. “Se necesitan estudios de cohorte epidemiológicos bien construidos y estudios mecanicistas y experimentales”, dice.

 

Base de datos de diabetes

Una iniciativa ya está en marcha. A principios de este mes, un grupo internacional de científicos, incluido Zimmet, estableció una base de datos global (3) para recopilar información sobre personas con COVID-19 y niveles altos de azúcar en la sangre que no tienen antecedentes de diabetes o problemas para controlar su azúcar en la sangre.

Los casos comienzan a aparecer, dice Stefan Bornstein, médico de la Universidad Técnica de Dresden, Alemania, que también ayudó a establecer el registro. Los investigadores esperan utilizar los casos para comprender si el SARS-CoV-2 puede inducir diabetes tipo 1 o una nueva forma de la enfermedad. Y quieren investigar si la diabetes de aparición repentina se vuelve permanente en las personas que han tenido COVID-19. También quieren saber si el virus puede llevar a las personas que ya estaban en camino a desarrollar diabetes tipo 2 a un estado diabético.

El estudio en organoides pancreáticos muestra cómo el SARS-CoV-2 podría dañar el órgano (8). Shuibing Chen, bióloga de células madre de Weill Cornell Medicine en la ciudad de Nueva York, y sus colegas demostraron que el virus puede infectar las células α y β del organoide, algunas de las cuales mueren. Mientras que las células β producen insulina para disminuir los niveles de azúcar en sangre, las células α producen la hormona glucagón, que aumenta el azúcar en sangre. El virus también puede inducir la producción de proteínas conocidas como quimiocinas y citocinas, que pueden desencadenar una respuesta inmune que también podría matar las células, según el estudio8 publicado en Cell Stem Cell el 19 de junio.

 Chen dice que los experimentos sugieren que el virus puede alterar la función de las células clave involucradas en la diabetes, ya sea al matarlos directamente o al activar una respuesta inmune que los ataca.

El virus también atacó a los organoides pancreáticos que habían sido trasplantados en ratones y a las células en los organoides del hígado. El hígado es importante para almacenar y liberar azúcar en el torrente sanguíneo cuando detecta insulina.

El estudio organoide(8) agrega fuerza al argumento de que el SARS-CoV-2 podría causar o empeorar la diabetes, pero el documento en sí no es suficiente para probar el vínculo, dice Tahrani.

Podría haber más cosas de las que sugieren algunos científicos, dice Shane Gray, inmunóloga del Instituto Garvan de Investigación Médica en Sydney, Australia. El virus podría desencadenar un estado inflamatorio extremo, lo que perjudicaría la capacidad del páncreas para detectar glucosa y liberar insulina, y amortiguaría la capacidad del hígado y los músculos para detectar la hormona, dice. Esto podría desencadenar diabetes.

La fatiga y la pérdida muscular causadas por una infección grave también pueden empujar a las personas en riesgo de la afección a un estado pre-diabético, dice Sattar. Solo estudios a largo plazo revelarán lo que realmente está sucediendo, dice.

doi: 10.1038/d41586-020-01891-8

 

Fuente y Referencias: https://www.nature.com/articles/d41586-020-01891-8?utm_source=twt_nnc&utm_medium=social&utm_campaign=naturenews / COFA

Publicado en Noticias

La hipertensión es un factor de riesgo de contraer las formas más severas de la enfermedad COVID-19, por infección del virus SARS-CoV-2. Durante las primeras etapas de la pandemia actual, declarada por la Organización mundial de la Salud (OMS) el 11 de marzo, hubieron dudas en la comunidad médica acerca del uso de las drogas antihipertensivas en estos pacientes.

En un estudio publicado por Silvia Sookoian y Carlos Pirola, ambos investigadores del CONICET en el Instituto de Investigaciones Médicas (IDIM, CONICET-UBA), presentaron los resultados de un metaanálisis que incluyó los datos de 16 estudios clínicos que sumaron, en total, la evolución de 24,676 pacientes con COVID-19 que eran hipertensos.

 

La conclusión fue que el uso estas drogas podría tener un efecto incluso protector sobre estos pacientes ante la infección por el nuevo coronavirus.

 

“Había surgido un debate muy fuerte por una sospecha de que los pacientes que tenían COVID-19 y eran hipertensos y, por ende, estuvieran usando este tipo de drogas, podrían sufrir un agravamiento del curso de la infección. Ese debate clínico alrededor del mundo llevó a que la comunidad médica se preocupe y hubieron pacientes con temor a seguir usándolas”, explica Sookoian.

Las drogas que evaluaron son las de uso más extendido como tratamiento para trastornos hipertensivos que afectan el sistema renina-angiotensina-aldosterona: los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) y los bloqueadores del receptor tipo 1 de angiotensina II (BRA).

El debate, cuenta la investigadora, había surgido por el efecto que tienen los BRA sobre la proteína ACE2 -un receptor-, que es considerada funcional a la infección por coronavirus y que aumentaría sus niveles -al menos en modelos experimentales en roedores- cuando se dan estos inhibidores, lo que dió lugar a las inquietudes sobre su uso.

La hipertensión es una enfermedad muy extendida en el mundo, -según datos de la OMS afecta a mil millones de personas y es causa de muerte de 9 millones por año-, por lo que el manejo de este tipo de pacientes en esta situación de emergencia se hace particularmente importante. Según los datos recabados por los investigadores, “entre el 30 y 60 por ciento de los pacientes con COVID-19 que ingresaron a diferentes hospitales en el mundo presentaron hipertensión arterial como comorbilidad”.

Si bien el debate en la comunidad médica y en los pacientes se fue cerrando a medida que se reportaban grupos de casos en Europa, China y los Estados Unidos, y en base a estas conclusiones, hubo en las sociedades de cardiología del mundo la necesidad de dejar claro que los pacientes con hipertensión y COVID, no debían suspender la medicación antihipertensiva.

“La conclusión es que no sólo que estas drogas no son perjudiciales, por tanto el debate clínico está saldado, si no por el contrario, los pacientes que estaban tomando los antihipertensivos por su condición previa de salud cardiovascular, mostraron una reducción de 23 por ciento del riesgo de adquirir formas graves”, concluye Sookoian.

Publicado en Noticias
Lunes, 22 Junio 2020 17:05

La bronquiolitis en tiempos de COVID-19

Este año, el surgimiento de un nuevo virus y la pandemia de COVID- 19 que nos compromete a todos, ha sido y sigue siendo motivo de gran preocupación. Sin embargo, no debemos olvidar ni desatender otros virus y enfermedades que en esta época comienzan a circular. Es necesario estar informados y, particularmente, entender el comportamiento de dichos virus en este contexto. "Dado que las medidas de prevención para la diseminación de COVID-19 son básicamente las mismas que para el Virus Sincicial Respiratorio (VSR) y han sido muy estrictas, abarcando a toda la población, aún no ha comenzado el aumento de casos de enfermedades respiratorias agudas bajas en bebés y niños, como sería esperable a esta altura del año. Normalmente, el periodo de mayor circulación del VSR es de abril a septiembre. No sabemos si este año su aparición será más tardía o no ocurrirá en forma severa. Sin embargo, lo que no podemos es estar desprevenidos, debemos actuar y estar preparados como todos los años", explicó el Dr. Claudio Solana, Jefe de División Neonatología del Hospital "R. Sardá" (MN 57636).

El VSR es uno de los principales causantes de la bronquiolitis, es decir, la infección en el tracto respiratorio inferior en lactantes y niños pequeños. Es una enfermedad de fácil contagio y se transmite de persona a persona por el contacto directo con secreciones nasales. "Como no existe una vacuna para los virus que causan habitualmente cuadros respiratorios, excepto para el de la gripe, y la circulación del VSR es muy intensa, la mayoría de los menores de dos años habrán enfermado de bronquiolitis antes de cumplir esa edad", aseguró el Dr. Solana. Por esta razón, se llama a estar atentos a los principales grupos de riesgo, dado que tienen entre 4 y 5 veces más probabilidades de necesitar hospitalización por esta afección respiratoria. Estos son los niños nacidos prematuros de alto riego, con afecciones pulmonares y los niños con cardiopatías congénitas.

En este marco, la Asociación Civil Red de Familias Prematuras, impulsa por segundo año consecutivo, la campaña de prevención #AlertaBronquiolitis (www.alertabronquiolitis.com),  con el objetivo de brindar información accesible y completa para padres y cuidadores, respecto de las medidas de prevención del VSR, los principales factores riesgo, signos y síntomas a los que debemos estar atentos para consultar con el pediatra y los principales cuidados en el hogar.  "Somos familias que transitamos el nacimiento de niños nacidos prematuros. Desde nuestras propias vivencias y asesorados por profesionales de la salud, orientamos nuestras acciones a contener, apoyar y guiar a familias que atraviesan la experiencia de un nacimiento prematuro y a sensibilizar a la sociedad sobre esta temática", expresó el presidente de la Red, Ing. Marcos Bentos papá de dos niños nacidos prematuros.

Aunque no existe una vacuna para el VSR, el Dr. Solana afirmó: "una de las medidas que no debemos olvidar y reforzar más aún ante esta situación es la inmunización pasiva, para los grupos de riesgo, mediante la administración de anticuerpos específicos para el VSR (denominados científicamente anticuerpos monoclonales), durante la época estacional de circulación del virus".

En nuestro país,  el Ministerio de salud de la Nación suministra la inmunización pasiva a toda la población del sector de asistencia pública que lo requiera, según criterios preestablecidos. "A su vez, la Sociedad Argentina de Pediatría actualiza periódicamente dichos criterios de uso para que los pacientes del sector privado puedan acceder al mismo beneficio", agregó el especialista.

 

Sobre la bronquiolitis

Es necesario prestar atención a los principales síntomas de la enfermedad  y tener en cuenta que cuánto más pequeño es el niño, más importantes pueden ser los síntomas:

  •        Mucosidad nasal
  •        Tos, catarro
  •        Respiración más rápida (taquipnea) y aumento de tos
  •        Respiración ruidosa con silbidos (sibilancias)
  •        El niño se agita fácilmente
  •        Hundimiento de las costillas al respirar
  •        Dificultad para alimentarse o para conciliar el sueño
  •        Piel azulada o muy pálida
  •        Fiebre con temperatura mayor a 38°C

 

Las recomendaciones generales para reducir la exposición al virus son:

  •        Lavarse las manos con agua y jabón
  •        Usar alcohol en gel
  •        Mantener al niño alejado de personas que estén enfermas, con resfrío, fiebre y el contacto con objetos contaminados (juguetes, por ejemplo)
  •        No llevar a los chicos a lugares cerrados con mucha gente
  •        Ventilar los ambientes
  •        No enviar al niño a la guardería en los primeros meses de vida, de ser posible. En el caso que concurra no deberá asistir mientras dure la enfermedad
  •        Evitar el humo, en especial del tabaco que aumenta la posibilidad de enfermar
  •        Mantener la lactancia materna en forma prolongada
  •        Tener el calendario de vacunación completo
Publicado en Noticias
Página 1 de 6