Hoy en Revista Dosis

América Latina presentó un 7% de aumento en la tasa de contagio del virus del Sida, VIH, entre los años de 2010 y 2018, reveló el último informe del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida, publicado este 16 de julio.

Según el informe, solamente en el año 2018 casi 100.000 personas contrajeron el virus en América Latina, correspondiendo más de la mitad de ellas a Brasil, el país más poblado. El continente que entre 2005 y 2013 registró un descenso del 3% en el número de contagio, ahora es una de las zonas a vigilar para los años siguientes.

Aunque Brasil sufrió incremento de 21% desde el 2010, le sigue muy de cerca Chile, con un alarmante aumento del 34% en los nuevos contagios, mientras Bolivia 22% y Costa Rica 21% en el mismo período. Argentina, Guatemala, Honduras y Uruguay observaron aumentos, pero menores que un 10%. México fue el único país que se mantuvo estable a lo largo de los años y no vio ni un aumento ni un descenso en el contagio del VIH.

El 2018, cerca de 35.000 personas murieron en América Latina a causa del sida, lo que equivale a un 4,5% de las muertes por la infección en todo el mundo.

El Salvador, por ejemplo, logró reducir prácticamente a la mitad (48%) los casos de nuevos contagios en el país. Nicaragua logró disminuirlos en un 29%, Colombia en un 22%, Ecuador en un 12% y Paraguay en un 11%. Panamá y Perú también lograron mejorar sus números en un 8% y un 6% respectivamente.

“En 2017 se informó de Onusida que había 67.000 personas viviendo con VIH, este año nos están reportando que hay 71.000 personas viviendo con VIH (datos de 2018), es decir el último informe dice que hay entre 4.000 y 5.000 personas más que están viviendo con VIH”, indicó la subsecretaria de Salud Pública de Chile, Paula Daza. De las 71.000 personas en Chile viviendo con VIH “hay un 87% que conocen el estado y de ellas hay un 73% que están en tratamiento, hay 45.140 personas en tratamiento”, agregó.

En diciembre de 2018, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida ya había revelado preocupantes cifras para Chile: es uno de los 10 países del mundo que registraron aumentos de 50% o más en nuevos casos de la enfermedad en su población entre 2010 y 2017. Este dato generó críticas a las políticas públicas implementadas por el Gobierno para controlar el virus en el país, y derivó en la renuncia de la jefa del Departamento de VIH del Ministerio de Salud, Ana María San Martín.

Actualmente viven en nuestro planeta 37,9 millones de personas infectadas por el VIH, de ellas 1,9 millones residen en América Latina.

A nivel mundial, las muertes asociadas al sida bajaron en 2018 un tercio respecto a 2010, cayendo a 770.000, un tercio menos que en 2010, agregó ONUSida, aunque advirtió que los esfuerzos mundiales para erradicar la enfermedad están estancados debido a la reducción de la financiación. Más de tres de cada cinco seropositivos en el mundo -23,3 millones de 37,9- reciben tratamientos antirretrovirales, una proporción récord.

Estos tratamientos, que permiten no transmitir el virus del sida si se toman correctamente, llegan a diez veces más enfermos que a mediados de los años 2000.

La cifra de muertes del año pasado es algo inferior a la de 2017 (800.000) y un tercio menor que la 2010 (1,2 millones). Y está muy por debajo de la hecatombe registrada en 2004, cuando el virus del sida se cobró la vida de 1,7 millones de personas. El número de nuevas infecciones se mantiene estable respecto a los años precedentes (1,7 millones).

En América Latina, la tasa de nuevos contagios del virus del sida creció 7%. Proporcionalmente, Chile es, con 34%, el país de la región donde más aumentaron los casos, seguido por Bolivia (22%), Brasil y Costa Rica (21%).

Estas cifras globales esconden no obstante grandes diferencias regionales, destaca Onusida, que advierte que la lucha contra la enfermedad no avanza a ritmo suficiente. En general, la caída del número de muertes y el mejor acceso a los tratamientos se explican por los avances realizados en el sur y el este de África, el continente más afectado por el sida.

En otras partes del mundo, algunos indicadores son preocupantes. En Europa del este y en el centro de Asia, el número de nuevas infecciones se disparó 29% desde 2010. También, el número de fallecimientos aumentó 5% en estas regiones y 9% en Oriente Medio y el norte de África en estos últimos ocho años.

Financiación a la baja

Onusida advirtió sin embargo en su informe que la financiación para eliminar esta enfermedad está reduciéndose: “Por primera vez desde el 2000, los recursos disponibles para la lucha global contra el sida bajaron”, alertó Gunilla Carlsson, responsable de Onusida, quien detalló que en 2018, 19.000 millones de dólares se dedicaron a programas de lucha contra el sida, 1.000 millones menos que en 2017 y 7.000 menos que la suma que se considera necesaria para 2020 (26.200).

“Esta reducción es un fracaso colectivo”, considera Onusida, que afirma que concierne “a todas las fuentes de financiación”: contribuciones internacionales de los Estados, inversiones de los países o donaciones privadas con fines filantrópicos. Por ello 2019 es un año crucial. Organizada cada tres años, la conferencia de financiación del Fondo Mundial se celebrará el 10 de octubre en la ciudad francesa de Lyon. El objetivo es conseguir 14.000 millones de dólares para el período 2020-22 para poder financiar este fondo.

“Necesitamos con urgencia aumentar el liderazgo político para poner fin a la epidemia”, subrayó Carlsson. “Hay que invertir de modo inteligente, mirando también a los países que están obteniendo los mayores éxitos en este campo. Derrotar al sida es posible si nos concentramos en las personas, no en la enfermedad, creando hojas de rota para los pacientes y las áreas que quedaron atrás, y adoptando un enfoque basado en los derechos humanos para llegar a las personas más afectadas”, agregó.

 

Fuente: Consenso Salud

Publicado en Noticias

Libbs, laboratorio farmacéutico de Brasil, licenciatario de Mabxience empresa de biotecnología del grupo INSUD, obtuvo la aprobación en Brasil del medicamento VIVAXXIA®, indicado para pacientes con Linfoma No Hodgkin, Leucemia linfática crónica y artritis reumatoidea. La agencia ANVISA, encargada de aprobar medicamentos en Brasil, es junto con ANMAT de la Argentina, una de las entidades de referencia en la región.

Este nuevo medicamento es el resultado del acuerdo de transferencia tecnológica de mAbxience con Libbs de Brasil para la producción de medicamentos biotecnológicos. Mabxience además desarrolla sus propios productos biotecnológicos a gran escala que está exportando a la región gracias a sus dos plantas de producción: una ubicada en la provincia de Buenos Aires (Argentina), y la otra en la ciudad de León (España). Más de 14 mil pacientes fueron tratados con sus medicamentos en Latinoamérica, todos ellos monitoreados por un programa de farmacovigilancia integral.

Los medicamentos biosimilares son equivalentes en términos de calidad, eficacia y seguridad a sus biológicos de referencia y están indicados para enfermedades de alta necesidad médica como distintos tipos de cáncer y enfermedades autoinmunes como artritis reumatoidea y esclerosis múltiple.

Brasil comercializa más de 130 mil unidades de producto hasta el momento sólo abastecidas por la compañía que patentó el producto. Con el ingreso de los biosimilares se espera una importante reducción en los gastos de salud y el consecuente incremento del número de pacientes tratados contribuyendo así al acceso.

La farmacéutica Libbs de Brasil y mAbxience, compañía de biotecnología de Grupo Insud, firmaron en el 2013 un acuerdo de transferencia tecnológica e inversión para la producción de medicamentos biosimilares. Para la construcción de la nueva planta Libbs invirtió 100 millones de dólares mientras que mAbxience transfirió biotecnología de segunda generación desde su planta ubicada en la provincia de Buenos Aires, Argentina. 

 VIVAXXIA® es el primer registro de Rituximab biosimilar íntegramente elaborado en la planta de la firma Libbs en ese país, y el primer biosimilar de Rituximab desarrollado en el marco de las llamadas Parcerias para o Desenvolvimento Produtivo (PDP) que buscan promover la industria farmacéutica de Brasil.

Mabxience fue creada en el 2008 y con 350 empleados exporta biosimilares a Uruguay, Paraguay, Ecuador, Guatemala, El Salvador, República Dominicana y México y busca expandirse en Estados Unidos, Asia, África y Europa. Su planta en Buenos Aires fue la primera en América del Sur con capacidad para producir anticuerpos monoclonales.

Publicado en Top

Argentina es sede del 1° Simposio Satélite de la Conferencia Internacional de la Alzheimer’s Association, organizado por Alzheimer´s Association® junto a Fleni y Global Brain Health Institute (GBHI). El evento, el primero desarrollado en América del Sur, reúne en dos días a expertos de todo el mundo para discutir los últimos avances en relación a las demencias y el Alzheimer en América Latina. Las presentaciones cubrirán avances en investigaciones sobre tratamientos, prevención y diagnóstico. También se debatirá sobre el estado epidemiológico de la enfermedad y el impacto económico que tiene la misma en la Argentina, la región y a nivel mundial.

La Doctora María Carrillo, Ph.D., Directora Ejecutiva de Ciencias, Medicina y Relaciones Científicas de la Alzheimer´s Association, explica que las metas del simposio incluyen: fomentar el intercambio de conocimiento sobre el Alzheimer y estimular la colaboración a nivel mundial.

"La población de América Latina está envejeciendo rápidamente, y la edad es el mayor factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer. Por esto es tan importante aumentar los recursos para la investigación, para que pronto podamos reducir el incremento del Alzheimer y otras demencias. Existe una fuerte comunidad científica aquí que puede beneficiarse de fondos, conexiones y colaboraciones adicionales. Desde punto de vista de la Alzheimer´s Association, estamos muy entusiasmados por presentar este simposio con nuestros colaboradores, Fleni y GBHI, para alentar y motivar a los investigadores como también incrementar el conocimiento público”, comentó la Dra. Carrillo.

Durante el simposio, la Dra. Carrillo discutirá sobre los avances en biomarcadores -son aquellos cambios en el cerebro y el cuerpo que pueden ser medidos e indican el estado de la enfermedad y el riesgo. Además, trabajará sobre una nueva propuesta, que acaba de publicarse, para definir la enfermedad de Alzheimer –para utilizar en investigación- a través de biomarcadores, en lugar de los síntomas clínicos. Se espera que esta propuesta, conocida como National Institute on Aging-Alzheimer’s Association Research Framework, ayude a los investigadores a comprender mejor la enfermedad, desarrollar herramientas para el diagnóstico precoz y preciso como también descubrir nuevos tratamientos. Sin embargo, es necesario que sea testeado en poblaciones más grandes y diversas.

La enfermedad de Alzheimer está llegando a niveles de epidemia debido al envejecimiento de la población. La patología afecta con mayor frecuencia a personas mayores de 65 años y hasta el momento no se ha detectado una cura para la misma. La enfermedad ataca la memoria, el pensamiento y la capacidad de razonamiento. A medida que progresa, afecta la capacidad de realizar las tareas más sencillas de cada día. Actualmente no hay un método probado de cura o prevención de Alzheimer -aunque existen ensayos clínicos en curso- y hay un puñado de opciones de tratamientos temporales que pueden ayudar a aliviar los síntomas por un período de tiempo.

Entre los años 2015 a 2050, se estima que el número de personas con demencia en países de América Latina crecerá cuatro veces.

Según estudios sobre epidemiología en América Latina la prevalencia global de la demencia en la actualidad ha crecido a 7,1%, siendo la enfermedad de Alzheimer el tipo de demencia más frecuente. A pesar de que este nivel es similar a aquellos encontrados en países desarrollados, la tasa de demencia en el grupo de 65-69 años es dos veces más alto que en los países desarrollados.

Este es un momento especial para investigar sobre el Alzheimer porque existe una creciente cantidad de información acerca de la enfermedad como nuevas posibilidades para tratamientos y prevención. En este simposio, investigadores de todos niveles de experiencia pueden compartir su trabajo con otros investigadores del sector como también conocer avances en otras disciplinas. Esto da lugar a nuevas colaboraciones que impulsan el campo de estudio de forma innovadora.

Por su parte, el Dr. Gustavo Sevlever, Director de Docencia e Investigación de Fleni indicó que las investigaciones de Alzheimer en Argentina datan de varios años. “Fleni fue aceptada como la primera institución en Sudamérica para incorporarse a la Red de Enfermedad de Alzheimer de Herencia Dominante (DIAN, por sus siglas en inglés) en el último trimestre de 2013 para investigar casos de familiares con esta enfermedad en nuestro país. La capacidad clínica, tecnológica, de investigación y asistencial de Fleni también posibilitó que participen desde 2012 en el protocolo ADNI (Iniciativa para el Diagnóstico por Neuroimágenes de la Enfermedad de Alzheimer), un proyecto a escala mundial que pretende identificar de forma temprana el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y de esta manera contar con la información que sustentará el desarrollo terapéutico”, sostuvo Sevlever.

Los especialistas locales indicaron que en la Argentina, se estima que cerca de 600 mil personas viven actualmente con Alzheimer, de los cuales más de 20 mil, son menores de 65 años. Además, indicaron que mientras las muertes por enfermedades mayores (cardíacas, ACV y HIV) tendrán una declinación en los próximos años, la expectativa para el Alzheimer es a la inversa y se espera un crecimiento exponencial.

La enfermedad de Alzheimer genera un fuerte sufrimiento para el paciente y su entorno, una enorme carga económica para la familia, los sistemas de salud y los estados. En este sentido, el Dr. Ricardo Allegri, Jefe de Neurología Cognitiva, Neuropsiquiatría y Neuropsicología de Fleni explicó que los trabajos en Argentina han mostrado según la etapa evolutiva un costo anual estimado por la enfermedad entre 4 mil y 12 mil dólares por paciente (a los menores costos del mercado).

A su vez, la Dra. Lea Grinberg Profesora Asociada de Neurología y Patología en el Centro de Memoria y Envejecimiento de la Universidad de California, San Francisco (UCSF), y docente y miembro del Comité Ejecutivo de Global Brain Health Institute (GBHI), afirmó que “los mismos factores de riesgo que conducen a la enfermedad cardíaca también contribuyen para la demencia. Descubrimos que en Brasil la demencia vascular, una enfermedad que se puede prevenir mediante el control de factores de riesgo cardiovasculares como la presión arterial alta y la obesidad, es tan común como la enfermedad de Alzheimer porque estos factores de riesgo cardiovascular están mal controlados en esta población. GBHI está capacitando a la próxima generación de líderes en demencia en América del Sur que trabajará con las autoridades locales y grupos de pacientes para crear conciencia sobre este problema y estrategias para combatirlo, lo que a su vez reducirá el número de casos de demencia”.

En la Argentina, la Alzheimer’s Association trabaja en colaboración con la Asociación de Lucha contra el Mal de Alzheimer (ALMA), la cual está formada por familiares y amigos de pacientes con la enfermedad de Alzheimer y otros síndromes demenciales. Para más información sobre ALMA visite http://www.alma-alzheimer.org.ar

Publicado en Noticias