Hoy en Revista Dosis
Martes, 07 Mayo 2019 13:32

Día Mundial del Asma

El asma es una enfermedad crónica y frecuente que se caracteriza por la inflamación de las vías respiratorias. Quienes conviven con ella sufren un impacto en su calidad de vida, tanto en su capacidad educativa y laboral como en sus momentos de esparcimiento.

El primer Día Mundial del Asma se celebró en 1998 en más de 35 países conjuntamente con la primera Reunión Mundial sobre el Asma celebrada en Barcelona, ​​España. Desde allí, el primer martes de mayo se conmemora la fecha organizada por la Iniciativa Global para el Asma (GINA) para mejorar la concienciación y el cuidado de la enfermedad en todo el mundo.

El asma es una de las enfermedades más prevalentes en el mundo y se estima que un 10% de la población mundial la padece. Actualmente hay 235 millones de personas en el mundo que padecen la enfermedad según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en la Argentina se estima que el 6% de la población convive con la enfermedad.

"La clave está en el control de los síntomas y en la visita regular al especialista", sostuvo la jefa de la División Neumonología del Hospital de Clínicas, Ana Putruele.

Según la especialista, "la alergia a los animales, la polución del aire en las grandes ciudades, el uso desmedido de perfumes, el consumo de antiinflamatorios, el ciclo menstrual en la mujer y el estrés constituyen a algunas de las variables que pueden disparar la enfermedad". Y remarcó: "Cuando el paciente no se trata, su quehacer cotidiano va siendo más y más complicado, si bien no se puede hablar de cura en el asma es importante decir que con los tratamientos adecuados, la enfermedad es controlada y la calidad de vida de quien la padezca es como la de cualquier otro".

"El asma provoca síntomas como falta de aire, sibilancias (chillido), tos, opresión torácica junto con una sensación de angustia", mencionó el presidente de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAeIC) Gabriel Gattolin, y agregó que "los pacientes presentan una predisposición a reaccionar a distintos alergenos inhalatorios de manera exagerada en el sistema respiratorio, lo que provoca inflamación bronquial, manifestándose con los síntomas mencionados".

La falta de control de la enfermedad provoca que el paciente se encuentre limitado en sus actividades y en riesgo de padecer una crisis de asma: episodios de falta de aire que pueden culminar en una visita de urgencia o incluso una internación.

Andrés Bertorello es el presidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) y señaló que en la Argentina "hay muchos pacientes que no están diagnosticados (subdiagnóstico), y por ende no acceden a un tratamiento adecuado. Un médico clínico o un especialista en vías respiratorias, puede hacer el diagnóstico de asma de una manera simple y evaluar el tratamiento más apropiado para cada paciente, conjuntamente con las acciones necesarias para evitar una crisis de asma".

"Una vez comenzado el tratamiento, los pacientes experimentan una mejoría de los síntomas y habitualmente disminuyen la adherencia del tratamiento indicado", aseguró Bertorello, quien destacó que "la falta de adherencia al tratamiento responde a una suma de factores: algunos son propios del paciente, de su entorno, prejuicios sobre la medicación inhalatoria o incluso por causas económicas".

En la Argentina el asma ocasiona más de 400 muertes anuales y más de 15 mil hospitalizaciones por año y "en su gran mayoría son acontecimientos evitables", señaló el médico neumonólogo Luis Nannini, del Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria.

La falta de control de la enfermedad hace que los bronquios permanezcan inflamados y el paciente se encuentre en riesgo de presentar una crisis que culmine en una insuficiencia respiratoria. En la Argentina la prevalencia de asma se encuentra en aumento y los especialistas señalan a la contaminación, el estilo de vida y el ambiente en el que vivimos entre los principales responsables.

La vida al aire libre, el ejercitarse, vivir en un ambiente libre de humo y polvo ayudan a mejorar la perspectiva de la enfermedad, y así lograr que el paciente tenga una vida normal.

 

Fuente: Infobae

 
Publicado en Noticias

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el asma es una de las principales enfermedades crónicas no transmisible más frecuente en los niños, la cual provoca inflamación y estrechamiento de las vías que conducen el aire a los pulmones. Según estudios, a nivel mundial el 14 por ciento de los niños menores de 18 años sufren de síntomas de asma. Para la mayoría, el asma se debe a alergias causadas por alérgenos  tales como polen, polvo, mohos, o caspa animal.

En el marco del Día Mundial del Asma, que se conmemora el 1 de mayo, Royal Philips (NYSE: PHG, AEX: PHIA), empresa líder en tecnología de salud, hace un llamado a los padres de familia cuyos niños sufran de este padecimiento para que busquen un diagnóstico correcto y a los proveedores de salud para brindar el tratamiento adecuado para aliviar los síntomas.

Con alta prevalencia en países de América Latina el asma es un problema grave de salud pública con una fuerte carga socio-económica en los sistemas de salud”, dijo Alina Asiminei, líder de mercado para Cuidados Respiratorios y de Sueño, para Royal Philips en América Latina. “Por una falta de conciencia y medidas para tratarla, la enfermedad sigue en aumento, con muchos de los casos en menores de edad. En Philips consideramos que es fundamental tomar medidas para poder controlar los síntomas, lo que se puede lograr a través de una mejor educación y la disponibilidad de soluciones integrales, y así mejorar considerablemente la calidad de vida de los niños que sufren de esta enfermedad”.

Aunque las causas fundamentales del asma no están completamente claras, los principales factores de riesgo son la combinación de una predisposición genética con la exposición ambiental a sustancias y partículas inhaladas que pueden provocar reacciones alérgicas o irritar las vías respiratorias. En América Latina, la polución ambiental, especialmente en las grandes metrópolis, es un problema creciente que contribuye al desarrollo y empeoramiento de enfermedades crónicas, tal como el asma”, comentó el Dr. Ivan Guillermo Stand Niño, Neumólogo Pediatra.

Si bien no tiene cura, el asma se puede controlar con un tratamiento adecuado que incluye medicamentos tales como los corticosteroides inhalados. La administración eficaz de los medicamentos es vital para el control adecuado de la enfermedad – hay datos que demuestran que las dos causas más comunes del asma descontrolada son una técnica incorrecta de inhalación (hasta en el 91 por ciento de los pacientes), y la mala adherencia a los medicamentos controladores (al menos en el 67 por ciento de los pacientes). También es de vital importancia evitar sus desencadenantes (o los estímulos que irritan e inflaman las vías respiratorias), tales como el aire frío.

Philips ofrece soluciones para ayudar a administrar eficazmente medicamentos para el asma. Esto se traduce en menos visitas médicas, mejor manejo de enfermedades crónicas y mejora de la atención al paciente. Entre las soluciones disponibles en América Latina está el Opti Chamber Diamond, una cámara espaciadora y de inhalación más pequeña que la mayoría de las cámaras convencionales. El diseño intuitivo de OptiChamber Diamond mejora la administración de la medicación y el cumplimiento terapéutico para pacientes de todas las edades, en el hogar o en los hospitales. La cámara antiestática permite administrar al paciente mayor cantidad de medicamento respirable; además, es fácil de desarmar, lo cual facilita su limpieza y mantenimiento.




2

 De Marco R., et al. "¿Se alcanzan los objetivos del asma en la práctica diaria? Un estudio poblacional sobre la adecuación del tratamiento y el control del asma". Archivo Internacional de Alergia e Inmunología. Noviembre de 2005, 138 (3), 225-234 Http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16210861



 





 





 



Publicado en Noticias