Hoy en Revista Dosis

Investigadores del Institut Galien Paris-Sud (Francia) desarrollaron un nanoanalgésico que dura más tiempo y es menos adictivo que la morfina. En su investigación con ratones, publicada en la revista ‘Science Advances’, tres versiones de su nanopartícula natural mostraron efectos analgésicos cuando se administraron a patas de ratas inflamadas.

El dolor crónico es muy frecuente en todo el mundo, y supone un importante desafío de salud global. Los medicamentos más comunes para tratarla son la morfina y los opioides sintéticos, que tienen efectos secundarios graves, especialmente la adicción. Más de 115 personas mueren por sobredosis de opioides en países como Estados Unidos, por lo que muchos grupos de investigadores están trabajando para encontrar un nuevo analgésico menos adictivo.

Los péptidos pequeños y naturales en el cuerpo, como la encefalina, que se unen a los receptores opioides del cuerpo, son una potencial opción para tratar el dolor porque activan los ligandos del receptor opioide delta, que se cree que tienen un potencial de adicción más bajo que los receptores activados por la morfina. Sin embargo, los enfoques basados en encefalina no se han adoptado en la clínica debido a problemas farmacocinéticos, incluidas las dificultades para que estos péptidos crucen la barrera hematoencefálica.

En busca de una mejor solución para controlar el dolor, los investigadores Jiao Feng, Patrick Couvreur y sus colegas crearon un nuev nanoanalgésico utilizando neuropéptidos de leu-encefalina (LENK). Al conectar LENK al escualeno, un lípido natural y biocompatible, los autores crearon nanopartículas que podrían administrarse con precisión en el área del dolor mediante inyección intravenosa.

 En las patas hinchadas de ratas cuatro horas después de la administración del fármaco, observaron signos de sensibilidad térmica reducida al dolor en todos los animales tratados. Además, los efectos calmantes del dolor con LENK duraron más tiempo que el alcanzado con la morfina.La imagen en tiempo real in vivo de las ratas después de la inyección intravenosa mostró que una parte significativa del tratamiento alcanzó el tejido inflamado, sin indicación de toxicidad. Un análisis adicional reveló que las nanopartículas LENK actuaban a través de receptores opioides ubicados en la periferia, que tienen un potencial de adicción más bajo que los activados por la morfina.

 

Fuente: Europa PressContador / COFA
Publicado en Noticias

Científicos de la Escuela de Medicina de Wake Forest, con el apoyo Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos, han desarrollado en animales un analgésico seguro y no adictivo para ayudar a combatir la actual crisis de opiáceos en el país norteamericano. Conocido como AT-121, el nuevo compuesto químico tiene una doble acción terapéutica que suprime los efectos adictivos de los opioides y produce efectos analgésicos similares a la morfina en primates no humanos.

“En nuestro estudio, encontramos que AT-121 es seguro y no adictivo, así como un medicamento eficaz contra el dolor. Además, también fue eficaz para bloquear el potencial de abuso de los opiáceos recetados, al igual que la buprenorfina para la heroína, por lo que esperamos que pueda usarse para tratar el dolor y el abuso de opiáceos”, señala Mei-Chuan Ko, uno de los principales investigadores del estudio, publicado en la revista ‘Science Translational Medicine’.

El objetivo principal de esta investigación fue diseñar y probar un compuesto químico que funcionara tanto en el receptor opioide mu, el componente principal en los analgésicos recetados más efectivos, como en el de nociceptin, que bloquea el abuso y la dependencia relacionada con los efectos secundarios de los opiáceos dirigidos a mu. Los analgésicos opiáceos actuales, como el fentanilo y la oxicodona, funcionan solo con el receptor opioide mu, que también produce efectos secundarios no deseados: depresión respiratoria, potencial de abuso, aumento de la sensibilidad al dolor y dependencia física.

“Desarrollamos AT-121, que combina ambas actividades en un equilibrio apropiado en una sola molécula, que creemos que es una mejor estrategia farmacéutica que tener dos medicamentos combinados”, explica Ko. En el estudio, observaron que AT-121 muestra el mismo nivel de alivio del dolor que un opioide, pero a una dosis 100 veces menor que la morfina. A esa dosis, también mitigó los efectos adictivos de la oxicodona.

El perfil bifuncional de AT-121 no solo proporcionó alivio efectivo del dolor sin potencial de abuso, sino que también careció de otros efectos secundarios opioides con los que los pacientes suelen luchar, como el picor, la depresión respiratoria, la tolerancia y la dependencia.

“Nuestros datos muestran que dirigirse al receptor de opiáceos nociceptina no solo marcó el efecto adictivo y otros efectos secundarios, sino que proporcionó un alivio efectivo del dolor. El hecho de que estos datos estuvieran en primates no humanos, una especie estrechamente relacionada con los humanos, también fue significativo, porque mostró que los compuestos como el AT-121 tienen el potencial de traducción como una alternativa opioide viable o incluso reemplazarlos”, apunta Ko.

Los próximos pasos del equipo investigador incluyen la realización de estudios preclínicos adicionales para recopilar más datos de seguridad, y luego, si todo va bien, presentar una solicitud a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para comenzar ensayos clínicos en personas.

Fuente: Europa Press /COFA

Publicado en Noticias