Hoy en Revista Dosis

Mostrando artículos por etiqueta: anticuerpos

Viernes, 12 Junio 2020 14:03

Estudian técnica para detectar anticuerpos

Se trata de un tipo especial de anticuerpos, capaz de unirse al virus e impedir que éste quede libre e ingrese a una nueva célula. Científicos trabajan en cuantificar estos anticuerpos en muestras de plasma humano obtenido de personas que estuvieron enfermas y lograron recuperarse. Ese plasma inmune podría utilizarse en un eventual tratamiento destinado a pacientes con coronavirus disease 2019, es una enfermedad infecciosa causada por el virus SARS-CoV-2.

Produce síntomas similares a la gripe, y en casos graves produce neumonía, síndrome de dificultad respiratoria aguda, sepsis y choque séptico.

El Instituto de Virología de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC conformó un equipo de especialistas en técnicas de neutralización in vitro, dirigido por Sandra Gallego, para desarrollar esta herramienta en Córdoba.

La técnica permitirá detectar y cuantificar anticuerpos que posean propiedades neutralizantes contra el SARS-CoV-2 en plasmas humanos. Los anticuerpos “neutralizantes” son aquellos que pueden inhibir al virus.

“Cuando alguien se infecta con un virus produce una gran variedad de anticuerpos, pero hay un tipo de anticuerpos que tiene la capacidad de neutralizarlos, lo que significa que se unen al virus e impiden que este quede libre e ingrese a una nueva célula”.

Según explica la investigadora de la Facultad de Ciencias Médicas, dado que no todos los anticuerpos que genera el cuerpo son neutralizantes, el trabajo estará enfocado en estandarizar las condiciones de una técnica para cuantificar anticuerpos neutralizantes en plasmas humanos.

Teóricamente, el organismo comienza a generar defensas frente al virus luego de algunos días de iniciada la infección, pero siempre depende de la evolución que tenga esa infección.

“Hay casos de individuos asintomáticos, otros tienen síntomas leves, y otros con cuadros muy graves. No se puede decir con certeza cuáles de estas personas producirán anticuerpos neutralizantes, ni en qué cantidad. Por ello es necesario estudiar la presencia de estos anticuerpos en la sangre de las personas”, explica Gallego.

Por lo pronto, la especialista apunta que ya se sabe que los anticuerpos neutralizantes no se encuentran en cantidades suficientes en todos los enfermos, e incluso en algunos directamente no se generan.

No conocemos ninguna técnica como esta que esté disponible en el país, capaz de realizar determinaciones de este tipo. Hay desarrollos que permiten la detección de anticuerpos totales, pero no que identifiquen y cuantifiquen anticuerpos neutralizantes”, amplió la investigadora de la UNC.

Existen antecedentes de tratamientos efectivos con plasmas inmunes, que se basaron –para la detección de anticuerpos neutralizantes– en el mismo principio que utilizará esta técnica. El más conocido es el de la fiebre hemorrágica argentina, que salvó miles de vidas humanas en la década del sesenta.

“El tratamiento con plasma inmune ya se usó para otras enfermedades respiratorias, como en infecciones por el Sars-Cov1 y la gripe H1 N1. Es un tratamiento muy eficaz. Actualmente, se está aplicando contra el SARS-CoV-2 en China, Europa y Estados Unidos con muy buenos resultados”.

Una vez terminados los ensayos in vitro, la herramienta se pondrá a disposición de las autoridades de salud pública para estudiar los plasmas de las personas infectadas y recuperadas. Esto permitirá analizar en ellos la presencia de anticuerpos neutralizantes que sirvan para tratar a otros pacientes. Además, la herramienta estará disponible para la comunidad científica.

El equipo de investigadores lo completan Adrián Díaz, Lorena Spinsanti, Sebastián Blanco, la doctora Brenda Konigheim y Javier Aguilar.

Este trabajo surgió en el marco de un convenio entre el Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba y el Instituto de Virología de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC. Fue, además, uno de los proyectos de la UNC seleccionados para ser financiados por la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación. Recibió un subsidio de aproximadamente setenta mil dólares.

Publicado en Noticias

Abbott anunció que recibió la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) a la Directiva IVD (Disposición 2675/99) de su prueba en sangre de serología para uso en laboratorio para la detección de anticuerpos, IgG, que identifica si una persona ha tenido el nuevo coronavirus (COVID-19). Una prueba de anticuerpos es paso importante para saber si alguien ha sido infectado previamente. Esta prueba proporcionará una mayor comprensión del virus incluyendo cuánto tiempo permanecen los anticuerpos en el cuerpo y si proporcionan inmunidad. Este tipo de información podría ayudar a apoyar el desarrollo de tratamientos y vacunas.

 

“De manera muy particular, Abbott se ha enfocado en llevar pruebas COVID-19 al mercado lo más rápido posible para ayudar a abordar esta pandemia”,dijo Yudith Martínez, Gerente General del negocio de Diagnósticos de Abbott en Argentina. “Estamos orgullosos de proporcionar nuestras pruebas de anticuerpos, ya que ayudarán a entender quién ha tenido el virus,lo que nos dará mayor confianza a medida que nos vamos incorporando de nuevo a la vida”.

 

Pruebas de anticuerpos para expandir las pruebas

Mientras que las pruebas moleculares detectan si alguien tiene el virus, las pruebas de anticuerpos determinan si alguien fue infectado.

 

La prueba SARS-CoV-2 IgG de Abbott identifica el anticuerpo IgG, el cual es una proteína que el cuerpo produce en las últimas etapas de la infección y puede permanecer hasta meses y posiblemente años después de que una persona se haya recuperado.

 

La prueba demostró especificidad y sensibilidad para detectar anticuerpos IgG de más del 99 por ciento, 14 días o más después del comienzo de los síntomas.

 

La prueba de anticuerpos IgG de Abbott estará disponible inicialmente en sus instrumentos de laboratorio ARCHITECT®i1000SRei2000SR.* ARCHITECT es uno de los sistemas de laboratorio más utilizados en el mundo, y se ha utilizado durante décadas. Cientos de estos instrumentos se utilizan en la mayoría de los laboratorios en Argentina. Estos instrumentos pueden ejecutar entre 100-200 pruebas por hora.

 

Abbott está ampliando significativamente su fabricación europea para pruebas de anticuerpos y expandirlas pruebas a su sistema Alinity™i. Abbott también ampliará sus pruebas de anticuerpos de laboratorio para la detección del anticuerpo IgM, en el futuro próximo.

Publicado en Noticias

Un equipo de investigadores de distintos centros de investigación estadounidense descubrieron un anticuerpo que inhibe ampliamente múltiples cepas de norovirus pandémico, lo que puede suponer un paso adelante en el desarrollo de una vacuna eficaz para el temido virus estomacal.

El estudio, publicado ‘Immunity’, ha sido realizado por investigadores de la Escuela de Salud Pública Global de Chapel Hill Gillings de la Universidad de Carolina del Norte, de la Universidad de Texas en Austin y del Centro de Investigación de Vacunas de los Institutos Nacionales de la Salud.

En el se describe por primera vez la estructura de la interacción de unión entre el virus y un anticuerpo humano que puede actuar contra muchas cepas de la pandemia, según señalan los investigadores Lisa Lindesmith y el profesor Ralph Baric, ambos del departamento de epidemiología de The Gillings School, coautores del estudio.

Los norovirus humanos son la principal causa de gastroenteritis aguda, inflamación del estómago y los intestinos. Cuenta con cerca de uno de cada cinco casos de diarrea y vómitos, y es responsable de unas 200.000 muertes al año, principalmente en bebés, niños y ancianos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Aunque hay más de 30 genotipos conocidos del norovirus humano, casi el 60 por ciento de los brotes son causados por cepas de genotipo GII.4 (genogrupo II, genotipo 4), que han causado pandemias humanas periódicas desde 1996 hasta hoy.

“Para diseñar una vacuna eficaz contra el norovirus, los científicos necesitaban identificar un anticuerpo neutralizante que pudiera funcionar contra muchas cepas del virus, así como contra otras que circularán en el futuro. Esta información ahora se puede utilizar para construir mejores vacunas humanas”, ha señalado Baric.

El descubrimiento más importante de este estudio es un anticuerpo humano que puede unirse a una región altamente conservada del virus común entre diferentes cepas de norovirus, neutralizando potencialmente todas las cepas GII.4 de norovirus que existen en la naturaleza.

Las regiones altamente conservadas son partes del virus que no cambian. Un anticuerpo humano que pueda atacar estas áreas altamente conservadas proporcionará una amplia protección durante un período prolongado de tiempo. Con este conocimiento, los desarrolladores de vacunas comprenderán mejor cómo y con qué frecuencia reformular la vacuna a lo largo del tiempo.

La tecnología, desarrollada por el coautor George Georgiou, se usó para descubrir el anticuerpo clave en el estudio y el enfoque es aplicable a una variedad de bacterias y virus altamente variables.

“Este estudio aborda un problema fundamental en el desarrollo de la enfermedad por norovirus que podría tener un gran impacto en la salud mundial. Hemos establecido un entendimiento del virus y cómo cambia, cómo la respuesta inmunitaria del cuerpo lo aborda y cómo podemos usar esa información para hacer una mejor vacuna”, ha concluido Lindesmith.

Fuente: Europa Press

Publicado en Noticias

La vacuna contra la gripe puede ser menos efectiva en los ancianos debido a que sus células B son menos capaces de producir anticuerpos que puedan adaptarse para protegerse contra nuevas cepas virales. Con la edad, las células B y los anticuerpos que secretan adquieren menos mutaciones que proporcionarían una protección flexible contra el virus de la gripe en constante cambio, según informan los investigadores este martes en la revista ‘Cell Host & Microbe’.

“La principal implicación es que cuando un virus de la influenza de reciente circulación infecta a personas de edad avanzada, no tienen la herramienta adecuada para combatirlo porque sus anticuerpos no son tan protectores”, explica el autor principal del estudio, Patrick Wilson, de la Universidad de Chicago, en Estados Unidos. “Nuestros hallazgos podrían utilizarse por la comunidad de vacunas para hacer mejores vacunas y mejorar la protección de la población anciana”, agrega.

Se cree que el efecto perjudicial del envejecimiento en el sistema inmunológico es una causa importante de enfermedad y muerte en adultos mayores al incrementar la susceptibilidad a infecciones bacterianas, fúngicas y virales. La gran mayoría de las muertes por gripe se producen en poblaciones mayores de 65 años, y las personas de edad avanzada tienen una respuesta de anticuerpos significativamente reducida a la vacunación contra la influenza. Como resultado, la influenza es una de las principales causas de muerte en los ancianos, y la vacuna protege solo a una parte de esta población.

Células B sin adaptaciones nuevas

Para comprender los mecanismos subyacentes, Wilson y su equipo compararon cómo las células B y los anticuerpos de adultos mayores y jóvenes responden a la vacunación con diferentes cepas de gripe. Mientras que las células B de sujetos más jóvenes mostraron una continua acumulación reciente de mutaciones, los ancianos parecían tener un repertorio de células B esencialmente fijo, sin adaptaciones recientes que permitirían la evolución de las células B a cepas divergentes del virus de la influenza.

Además, los anticuerpos de los ancianos son menos potentes y menos capaces de proteger contra el virus de la gripe. Los anticuerpos de sujetos ancianos solo atacan proteínas y estructuras conservadas del virus de la gripe, con menos mutaciones que permitirían respuestas efectivas contra las cepas virales en evolución. En contraste, los anticuerpos de individuos más jóvenes son más capaces de reconocer moléculas recientemente mutadas en el virus de la gripe.

Los hallazgos sugieren que los anticuerpos de individuos de edad avanzada surgen de células B de memoria con reactividad cruzada generadas temprano en la vida, con una adaptación reducida a cepas recientes del virus de la influenza. Por ejemplo, el 47 por ciento de los anticuerpos generados a partir de individuos ancianos se unieron a seis o más cepas del virus de la gripe en comparación con solo el 12 por ciento para los adultos jóvenes. Además, los anticuerpos de los individuos ancianos tenían una mayor afinidad con las cepas históricas que circulaban durante su infancia y una menor afinidad con las cepas más contemporáneas.

A pesar de estas observaciones, la vacunación sigue siendo la mejor manera de proteger a las personas de edad avanzada de la infección por el virus de la gripe. “No estamos diciendo que las personas no deben vacunarse o que las vacunas actuales son inútiles para las personas mayores”, recalca la primera autora Carole Henry, de la Universidad de Chicago.

Actualmente, los científicos están trabajando para comprender las bases biológicas subyacentes de sus observaciones. Desde un punto de vista clínico, los hallazgos sugieren que las vacunas que conducen mutaciones protectoras en las células B deben ser una prioridad para mejorar la inmunidad contra la influenza en los ancianos. “Las vacunas más recientes desarrolladas especialmente para la población anciana están ahora en el mercado y podrían ayudar a inducir más anticuerpos protectores –dice Wilson–. El próximo paso será evaluar la adaptabilidad de los anticuerpos en individuos ancianos inmunizados con estas vacunas”.

Fuente: Europa Press / COFA

Publicado en Noticias

El avance podría facilitar el desarrollo de nuevas vacunas, al permitir producir anticuerpos más rápidamente in vitro. Ayudaría a combatir enfermedades infecciosas y otras como el cáncer.

 

Un grupo de investigadores ha logrado un método para desarrollar rápidamente anticuerpos humanos específicos en el laboratorio que puede ayudar a combatir enfermedades infecciosas y otras como el cáncer, según un artículo divulgado este lunes en la revista Journal of Experimental Medicine. Este hallazgo podría acelerar la producción de anticuerpos para tratar un amplio espectro de enfermedades y facilitar el desarrollo de nuevas vacunas, indicaron los científicos.
La investigación fue liderada por el doctor argentino Facundo Batista, del Francis Crick Institute de Londres. “En particular, debería permitir la producción estos anticuerpos en un periodo de tiempo más corto in vitro y sin la necesidad de vacunación o donación de sangre de personas recientemente infectadas”, apuntó Batista.
Actualmente, el método de desarrollo de vacunas implica la toma de muestras de la enfermedad y la creación de un antígeno mediante el crecimiento de los virus en células primarias, lo que supone conseguir estas muestras de donantes infectados y aislar luego el antígeno de las células usadas para crearlo.

Fragmentos de ADN

Los investigadores liderados por Batista han logrado replicar este proceso en el laboratorio al producir anticuerpos específicos de estas células aislados de las muestras de sangre. Sin embargo, y además del encuentro con un antígeno concreto, las células necesitan una segunda señal para empezar a desarrollar estos anticuerpos, algo que puede conseguirse por pequeños fragmentos de ADN llamados CpG oligonucleótidos, que activan una proteína llamada TLR9. Para ello, los científicos consiguieron producir anticuerpos específicos gracias al tratamiento de células impregnadas con nanopartículas con CpG oligonucleótidos y el antígeno apropiado en unos pocos días en el laboratorio. Como consecuencia, el procedimiento no depende de que los donantes hayan sido expuestos a estos antígenos previamente, y se logró como ejemplo generar anticuerpos contra el HIV desde células aisladas por pacientes sin HIV.

Fuente: 20 Minutos – España

Publicado en Noticias