Hoy en Revista Dosis

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó en nuestro país un novedoso tratamiento de administración oral para la artritis reumatoidea (AR) cuyos ensayos clínicos –realizados en gran parte en la Argentina– revelaron una eficacia superior para casos entre moderados y severos de la enfermedad en comparación con tratamientos estándar.

El nuevo medicamento, denominado baricitinib y desarrollado por el laboratorio Lilly, pertenece a una nueva generación de moléculas denominadas inhibidores de JAK, y por su forma de administración (oral de una toma diaria, a diferencia de los tratamientos biológicos actualmente en uso, que son inyectables) representa una opción innovadora que facilita la adherencia y permite llevar una vida normal a pacientes con esta enfermedad crónica altamente discapacitante, que por sus características afecta muy especialmente a mujeres en la plenitud de su vida.

Por primera vez un tratamiento oral se ha mostrado superior a uno estándar, con lo que los pacientes en los que el metotrexato no ha dado resultado hoy cuentan con una opción por vía oral en un mundo donde todos los tratamientos son subcutáneos o endovenosos –subrayó el Dr. Eduardo Mysler, médico argentino especialista en reumatología (M.N. N°760105), director de la Organización Médica de Investigación y docente de la Universidad de Nueva York–. El médico sabe que esta posibilidad de elegir del paciente puede ser muy importante en la adherencia, sin la cual ningún tratamiento puede ser efectivo”.

El nuevo medicamento superó las cuatro pruebas internacionales de Fase III –de 24 y 52 semanas, y posteriormente un seguimiento a dos años– a las que fue sometido, gran parte de las cuales se realizaron en la Argentina con la participación de 444 pacientes voluntarios locales. “Eso nos da mayor seguridad de que los resultados obtenidos se corresponden con nuestras características, cosas que no ocurre con la mayoría de los estudios clínicos internacionales de medicamentos donde la participación local es escasa o nula”, observa Mysler.

En el estudio RA-BEGIN, la nueva terapia se comparó (como monoterapia y en combinación) con metotrexato. Otro estudio, el RA-BEAM, mostró sus efectos en combinación con metotrexato en pacientes que no respondían a este último, en comparación con la combinación entre un biológico (adalimumab) y metotrexato. Y en dos estudios más (RA-BRACON y RA-BUILD) se probó su eficacia y seguridad en diversas combinaciones contra placebo. “El estudio RA-BEAM fue el primero en demostrar que un inhibidor de JAK se muestra superior a un anti-TNF en pacientes con patología de moderada a severa, lo cual, si bien estrictamente no es extrapolable a todos los casos, sí nos permite claramente disponer de otra opción de tratamiento para presentarle al paciente”, sostuvo el Dr. Mysler.

Publicado en Noticias

Una científica del CONICET Rosario comprobó que un aumento en las dosis de vitamina D mejora el estado de personas que sufren artritis reumatoidea, una enfermedad que se manifiesta en adultos de ambos sexos, pero que es dos veces más frecuente en las mujeres.

“Sabiendo, a partir de la bibliografía, que la vitamina D participa en el sistema inmunológico, al tratarse la artritis reumatoidea de una enfermedad autoinmune, nos preguntamos qué ocurriría si mejoráramos los niveles de vitamina D en estos pacientes” relata Brance, en relación a un trabajo que se publicó en el año 2014, en donde se observó menores niveles de vitamina D en pacientes reumatoidea con una mejoría de la actividad de la enfermedad -es decir el paciente manifestaba menos dolor y mejor estado de sus articulaciones- luego de la elevación de los niveles de la vitamina.

“En función de ese primer trabajo quisimos saber qué pasaba en el resto de las enfermedades reumatológicas autoinmunes entonces empezamos a estudiar los niveles de vitamina D en pacientes con Lupus, con artritis reumatoidea y con Espondiloartropatías, siempre buscando saber si bajos niveles de esta vitamina estaban asociados a peor actividad de la enfermedad” indica Brance. Al momento había algunos datos de Estados Unidos y Europa, pero no existían estudios donde hubiera registro de qué pasaba en la población argentina y latinoamericana. “Como conclusión de los trabajos de las enfermedades reumatológicas autoinmunes, se encontró que a bajos niveles de vitamina D había más inflamación de la enfermedad” indica Brance.

Nuevos horizontes

La Liga Panamericana de Asociaciones de Reumatología le otorgó en agosto de 2017 a la doctora Lorena Brance el Premio PANLAR (Panamericano de Reumatología) en reconocimiento a la trayectoria e investigación en el campo de la reumatología. “Gracias a este premio pude iniciar una nueva investigación sobre la afectación del hueso en los pacientes con artritis reumatoidea” señala al respecto Brance.

El premio posibilita estudiar la masa ósea en general, a partir de la realización una densitometría ósea para conocer cómo se encuentra la columna y la cadera y también determinar la presencia de fracturas vertebrales. También se evaluará la microarquitectura del hueso trabecular de la columna a través del Trabecular Bone Score.

Fuente: CONICET

Publicado en Noticias

Un tratamiento común para la artritis reumatoide puede ser una nueva terapia eficaz para reducir los niveles de glucosa en sangre de pacientes con diabetes tipo 2, según concluye un estudio publicado en ‘Journal of Endocrinology’. El medicamento antiinflamatorio, leflunomida, redujo los niveles de glucosa en sangre y revirtió la resistencia a la insulina en modelos de ratón de diabetes tipo 2, lo que sugiere que esta terapia podría reutilizarse como un tratamiento antidiabético efectivo, particularmente adecuado para pacientes con diabetes y artritis reumatoide.

La artritis reumatoidea, que afecta aproximadamente al 1 por ciento de la población mundial, es una enfermedad autoinmune crónica que causa dolor e hinchazón en las articulaciones. El medicamento antiinflamatorio, lefluonamida, ha sido aprobado durante mucho tiempo para tratar la afección y estudios clínicos previos han observado que los pacientes que toman el medicamento tienden a presentar niveles más bajos de glucosa en sangre y que los pacientes obesos pierden peso.

La diabetes tipo 2 es un problema de salud en crecimiento, que afecta a 1 de cada 11 adultos en todo el mundo, y es causada principalmente por una dieta deficiente, la obesidad y un estilo de vida inactivo. En este trastorno metabólico, las células no responden a la hormona insulina, lo que hace que los pacientes tengan niveles altos de azúcar en la sangre que pueden derivar en complicaciones graves, como enfermedad cardiaca y problemas renales.

Además de controlar los factores del estilo de vida, muchos pacientes requieren terapia con medicamentos para corregir sus niveles de glucosa en sangre y prevenir la progresión de la enfermedad. Aunque hallazgos previos indicaron que la lefluonamida puede tener efectos antidiabéticos, los mecanismos detrás de estas observaciones nunca se habían investigado completamente, ni se había probado su eficacia como un fármaco antidiabético.

 SE DIRIGE A UNA PROTEÍNA IMPLICADA EN LA DESENSIBLIZACIÓN DEL RECEPTOR DE INSULINA
 
 En este estudio, el profesor Xuilong Xu y sus colegas del Instituto de Medicina Comparativa de la Universidad de Yangzhou, en China, investigaron los efectos del tratamiento con lefluonomida en los niveles de azúcar en la sangre de dos modelos diferentes de ratón con diabetes tipo 2. En ambos modelos, la lefluonomida no solo normalizó los niveles de glucosa en sangre, sino que también provocó que las células comenzaran a responder nuevamente a la insulina.
 “Estudiamos cómo funciona la lefluonomida a nivel molecular, y descubrimos que se dirige a una proteína implicada en la desensibilización del receptor de insulina, que es responsable de instruir a las células para que comiencen a absorber el azúcar del torrente sanguíneo”, dice el profesor Xiulong Xu. Sin embargo, la lefluonomida también actúa sobre otros objetivos moleculares en el cuerpo, lo que sugiere que se necesitan más estudios para confirmar que los efectos antidiabéticos observados son causados únicamente por el efecto de la lefluonamida sobre el receptor de la insulina, que se estudia aquí.
  “Sabemos que algunos factores inflamatorios también pueden desensibilizar el receptor de insulina, y la lefluonamida es un antiinflamatorio, por lo que es posible que controle el azúcar en la sangre en parte por su efecto antiinflamatorio”, agrega el profesor Xu, quien adelanta que a partir de ahora realizarán ensayos clínicos para evaluar si el efecto antidiabético de la lefluonamida también ocurre igual en humanos que en ratones.
Fuente: Europa Press
Publicado en Noticias