Hoy en Revista Dosis

América Latina presentó un 7% de aumento en la tasa de contagio del virus del Sida, VIH, entre los años de 2010 y 2018, reveló el último informe del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida, publicado este 16 de julio.

Según el informe, solamente en el año 2018 casi 100.000 personas contrajeron el virus en América Latina, correspondiendo más de la mitad de ellas a Brasil, el país más poblado. El continente que entre 2005 y 2013 registró un descenso del 3% en el número de contagio, ahora es una de las zonas a vigilar para los años siguientes.

Aunque Brasil sufrió incremento de 21% desde el 2010, le sigue muy de cerca Chile, con un alarmante aumento del 34% en los nuevos contagios, mientras Bolivia 22% y Costa Rica 21% en el mismo período. Argentina, Guatemala, Honduras y Uruguay observaron aumentos, pero menores que un 10%. México fue el único país que se mantuvo estable a lo largo de los años y no vio ni un aumento ni un descenso en el contagio del VIH.

El 2018, cerca de 35.000 personas murieron en América Latina a causa del sida, lo que equivale a un 4,5% de las muertes por la infección en todo el mundo.

El Salvador, por ejemplo, logró reducir prácticamente a la mitad (48%) los casos de nuevos contagios en el país. Nicaragua logró disminuirlos en un 29%, Colombia en un 22%, Ecuador en un 12% y Paraguay en un 11%. Panamá y Perú también lograron mejorar sus números en un 8% y un 6% respectivamente.

“En 2017 se informó de Onusida que había 67.000 personas viviendo con VIH, este año nos están reportando que hay 71.000 personas viviendo con VIH (datos de 2018), es decir el último informe dice que hay entre 4.000 y 5.000 personas más que están viviendo con VIH”, indicó la subsecretaria de Salud Pública de Chile, Paula Daza. De las 71.000 personas en Chile viviendo con VIH “hay un 87% que conocen el estado y de ellas hay un 73% que están en tratamiento, hay 45.140 personas en tratamiento”, agregó.

En diciembre de 2018, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida ya había revelado preocupantes cifras para Chile: es uno de los 10 países del mundo que registraron aumentos de 50% o más en nuevos casos de la enfermedad en su población entre 2010 y 2017. Este dato generó críticas a las políticas públicas implementadas por el Gobierno para controlar el virus en el país, y derivó en la renuncia de la jefa del Departamento de VIH del Ministerio de Salud, Ana María San Martín.

Actualmente viven en nuestro planeta 37,9 millones de personas infectadas por el VIH, de ellas 1,9 millones residen en América Latina.

A nivel mundial, las muertes asociadas al sida bajaron en 2018 un tercio respecto a 2010, cayendo a 770.000, un tercio menos que en 2010, agregó ONUSida, aunque advirtió que los esfuerzos mundiales para erradicar la enfermedad están estancados debido a la reducción de la financiación. Más de tres de cada cinco seropositivos en el mundo -23,3 millones de 37,9- reciben tratamientos antirretrovirales, una proporción récord.

Estos tratamientos, que permiten no transmitir el virus del sida si se toman correctamente, llegan a diez veces más enfermos que a mediados de los años 2000.

La cifra de muertes del año pasado es algo inferior a la de 2017 (800.000) y un tercio menor que la 2010 (1,2 millones). Y está muy por debajo de la hecatombe registrada en 2004, cuando el virus del sida se cobró la vida de 1,7 millones de personas. El número de nuevas infecciones se mantiene estable respecto a los años precedentes (1,7 millones).

En América Latina, la tasa de nuevos contagios del virus del sida creció 7%. Proporcionalmente, Chile es, con 34%, el país de la región donde más aumentaron los casos, seguido por Bolivia (22%), Brasil y Costa Rica (21%).

Estas cifras globales esconden no obstante grandes diferencias regionales, destaca Onusida, que advierte que la lucha contra la enfermedad no avanza a ritmo suficiente. En general, la caída del número de muertes y el mejor acceso a los tratamientos se explican por los avances realizados en el sur y el este de África, el continente más afectado por el sida.

En otras partes del mundo, algunos indicadores son preocupantes. En Europa del este y en el centro de Asia, el número de nuevas infecciones se disparó 29% desde 2010. También, el número de fallecimientos aumentó 5% en estas regiones y 9% en Oriente Medio y el norte de África en estos últimos ocho años.

Financiación a la baja

Onusida advirtió sin embargo en su informe que la financiación para eliminar esta enfermedad está reduciéndose: “Por primera vez desde el 2000, los recursos disponibles para la lucha global contra el sida bajaron”, alertó Gunilla Carlsson, responsable de Onusida, quien detalló que en 2018, 19.000 millones de dólares se dedicaron a programas de lucha contra el sida, 1.000 millones menos que en 2017 y 7.000 menos que la suma que se considera necesaria para 2020 (26.200).

“Esta reducción es un fracaso colectivo”, considera Onusida, que afirma que concierne “a todas las fuentes de financiación”: contribuciones internacionales de los Estados, inversiones de los países o donaciones privadas con fines filantrópicos. Por ello 2019 es un año crucial. Organizada cada tres años, la conferencia de financiación del Fondo Mundial se celebrará el 10 de octubre en la ciudad francesa de Lyon. El objetivo es conseguir 14.000 millones de dólares para el período 2020-22 para poder financiar este fondo.

“Necesitamos con urgencia aumentar el liderazgo político para poner fin a la epidemia”, subrayó Carlsson. “Hay que invertir de modo inteligente, mirando también a los países que están obteniendo los mayores éxitos en este campo. Derrotar al sida es posible si nos concentramos en las personas, no en la enfermedad, creando hojas de rota para los pacientes y las áreas que quedaron atrás, y adoptando un enfoque basado en los derechos humanos para llegar a las personas más afectadas”, agregó.

 

Fuente: Consenso Salud

Publicado en Noticias

Las exportaciones de los medicamentos de producción nacional registraron un incremento en la facturación del 27,1 por ciento interanual, precisó el informe del INDEC sobre el tercer trimestre.
Pero, al mismo tiempo, la reventa de medicamentos importados se incrementó 30,3 por ciento en el tercer trimestre de este año y en el acumulado interanual de enero a septiembre alcanzó al 33,4 por ciento.
En la facturación de los medicamentos de producción nacional se observa en las ventas al mercado interno un incremento de 28,2 por ciento interanual.
El INDEC en su informe sectorial detalló que en la facturación de producción nacional se observó que 91,2% corresponde a ventas al mercado interno, mientras que 8,8% correspondío a ventas al mercado externo.
La variación internacional del 28,7 por ciento surge por los aumentos de 28,1 por ciento en la facturación de los medicamentos producción nacional y de 30,3 por ciento de la reventa de medicamentos importados en el mercado interno.
La facturación total de la industria farmacéutica durante el tercer trimestre fue de 25.904,4 millones de pesos y de esa suma las ventas de medicamentos de producción nacional representó el 72,1 por ciento, mientras que el 27,9 por ciento surge de la reventa local de medicamentos importados.
La facturación del tercer trimestre de 2016 había sido de 20.129,8 millones de pesos de los cuales 14.574,6 millones correspondieron a la venta de medicamentos de producción local y 5.555,1 millones a la reventa de importados.
En el tercer trimestre de este año, de los 25.904,4 millones de facturación local, 18.668 millones correspondieron a la facturación de medicamentos de producción local y 7.236,4 millones a la reventa de importados.
En cuanto a las exportaciones, durante el tercer trimestre de este año fueron por 1.648,7 millones, mientras que en igual período del año pasado alcanzaron a 1.297,1 millones, con un crecimiento de 27,1 por ciento.
En el acumulado al tercer trimestre de 2017 el aumento en la facturación total de la industria farmacéutica es de 28,4% respecto a igual período de 2016, como consecuencia del incremento registrado en la facturación de producción nacional (26,6%) y en la reventa local de importados (33,4%).
En la facturación de producción nacional se observa, en las ventas al mercado interno, un incremento de 27,7% y de 16,1% en las exportaciones, en el acumulado entre enero y septiembre de este año.
En el tercer trimestre de 2017, los medicamentos de mayor facturación fueron los medicamentos antineoplásicos e inmunomoduladores, con 4.240,9 millones de pesos (representaron 16,4% del total facturado); seguidos por los medicamentos que actúan sobre el aparato digestivo y metabolismo, con 4.011,9 millones de pesos (15,5%); los que actúan sobre el aparato cardiovascular, con 3.098,4 millones de pesos (12,0%); y los que actúan sobre el sistema nervioso, con 3.064,5 millones de pesos (11,8%).
En la facturación de producción nacional al mercado interno, los grupos que presentaron las facturaciones más significativas fueron los que actúan sobre del aparato digestivo y metabolismo, aparato cardiovascular y los medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso.
Del total de exportaciones, los grupos anatómicos que presentaron las facturaciones más significativas fueron los medicamentos que actúan sobre el aparato genitourinario y hormonas sexuales, la sangre y órganos hematopoyéticos y sobre el aparato digestivo y metabolismo.
Con relación a la reventa local de medicamentos importados, se destaca el grupo anatómico correspondiente a antineoplásicos e inmunomoduladores, seguido por los antiinfecciosos y los del aparato digestivo y metabolismo.

Fuente: Pharmabaires

Publicado en Noticias
Miércoles, 27 Septiembre 2017 13:38

Primera planta del Polo Farmacéutico Sur

Con 12.000 metros cuadrados construidos sobre un terreno de 30.900 m, ya está en pleno funcionamiento la nueva planta de producción de Montpellier, una empresa farmacéutica líder del grupo Bagó.  La planta requirió una inversión superior a los 540 millones de pesos y tiene una capacidad de producción anual de 700 millones de dosis de formas orales sólidas y 240.000 kilos de cremas y geles.

 

 Es la primera y única planta construida y en funcionamiento en el Polo Farmacéutico Sur situado en Villa Soldati, en la Ciudad de Buenos Aires. La planta, en la que trabajan 172 personas, fue diseñada y construida considerando los más altos estándares internacionales de calidad y productividad.

 

En su diseño y construcción se contemplaron la futura capacidad de crecimiento y ampliaciones que permitirán triplicar la capacidad de producción y agregar nuevas líneas terapéuticas.

 

Más sobre la nueva planta

 

  • Tiene un diseño horizontal con construcción modular.
  • Los sectores productivos están rodeados de amplios ventanales vidriados que brindan abundante luz natural a la totalidad de su superficie.
  • Permite procesar lotes de gran tamaño, lo que resulta en una alta capacidad productiva.
  • La producción es gestionada a través de un sistema de registro electrónico de datos que permite una operación libre de papeles, logrando una mayor eficiencia y contribuyendo al cuidado del medioambiente.
  • Los sistemas de filtración y tratamiento de aire, vestuarios de etapas múltiples y esclusas de materiales, aseguran la calidad del aire en los sectores de elaboración y acondicionamiento.
  • La ubicación centralizada de los servicios en una zona técnica separada de los procesos, permite un óptimo acceso para las tareas de calibración y mantenimiento de los equipos de producción.
  • La clasificación y tratamiento de los residuos sólidos, los efluentes líquidos y las emanaciones gaseosas, garantizan la actividad dentro de un concepto ambiental amigable.
Publicado en Noticias