Hoy en Revista Dosis

Mostrando artículos por etiqueta: linfoma

Viernes, 13 Septiembre 2019 13:59

Día Mundial del Linfoma

El saber popular, heredado de generación en generación, indica que los ganglios situados en el cuello, la ingle y las axilas actúan como una suerte de ‘centinelas’ que nos alertan de que algo funciona mal en el organismo. Si se inflaman, pueden estar indicando la existencia de un proceso infeccioso. Sin embargo, los especialistas destacan que ante la persistencia de esos signos es importante consultar con un médico y realizar más estudios, para descartar que se esté ante la presencia de un linfoma.

Para concientizar sobre este tema, el laboratorio Takeda se suma a la conmemoración del Día Mundial del Linfoma -que se celebra el 15 de septiembre- remarcando a la comunidad que otros síntomas como fiebre persistente, cansancio, pérdida de peso involuntaria, sudoración profusa de noche y picazón en el cuerpo, sin causa aparente, también deben ser motivo de consulta para detectar precozmente o descartar la presencia de esta enfermedad.

“En este tipo de enfermedades es poco probable hacer prevención, pero sí se puede concientizar de que cualquiera de estos síntomas amerita la consulta para, de ser necesario, extraer una muestra del ganglio inflamado y estudiarlo para arribar al diagnóstico”, señaló Dra. María Silvana Cugliari, Jefa del Departamento de Hematología del Instituto de Oncología Ángel H. Roffo-UBA.

 

Los linfomas, junto a las leucemias y el mieloma, representan la quinta causa de muerte por cáncer en adultos a nivel mundial

 

En Estados Unidos, los linfomas representan casi el 5% de todos los nuevos casos de cáncer, con 82.000 nuevos casos estimados para 2019.

“A nivel local, no contamos con datos epidemiológicos, pero se está trabajando desde la Sociedad Argentina de Hematología para intentar armar registros de las distintas patologías. Lo que es importante tener presente es que existen muchos tipos de linfomas. Para dividirlos de forma simple, se separan en ‘Linfoma de Hodgkin’ y ‘Linfoma No Hodgkin’, que involucran a distintos grupos etarios, requieren tratamiento distinto y evolucionan de manera diferente. Por esto es sumamente importante la biopsia que identifique el subtipo de linfoma para indicar el tratamiento adecuado y para saber cuál será la evolución del paciente y las posibilidades de curación”, subrayó la Dra. Cugliari.

Dentro de los Linfomas No Hodgkin, se hallan los indolentes y agresivos (de acuerdo a su evolución) o subtipo B y subtipo T (según el tipo de célula que lo origina). Los subtipos T son menos frecuentes pero, en general, más agresivos. En los países occidentales, los linfomas T más frecuentes son los denominados ‘T periféricos’ (PTCL) y representan entre el 12 y el 15% del total de los Linfomas No Hodgkin.

Otros datos internacionales señalan que aproximadamente el 10 por ciento de los Linfomas No Hodgkin en los Estados Unidos y Europa pertenecen a los ‘T periféricos (PTCL)’, en tanto que esta proporción puede llegar al 24 por ciento en algunas partes de Asia.

Dependiendo del subtipo, los síntomas del PTCL pueden manifestarse en muchas áreas diferentes del cuerpo, incluyendo la piel, los ganglios linfáticos, el hígado, el bazo y la médula ósea. Los pacientes tienden a ser diagnosticados con enfermedad avanzada y experimentar síntomas como fiebre, pérdida de peso, erupción cutánea y sudores nocturnos.

“Es importante saber que hay linfomas que son potencialmente curables con tratamiento. Además, está demostrado que cualquier linfoma tiene mejor evolución cuanto más precozmente se diagnostique y se lleve a cabo el tratamiento, salvo excepciones, donde puede considerarse un tiempo de observación previo al tratamiento. Las opciones terapéuticas incluyen la quimioterapia tradicional, la radioterapia, las terapias dirigidas, las inmunoterapias, el trasplante de médula ósea y una combinación de estas alternativas. El tratamiento más adecuado para cada paciente dependerá de múltiples factores. Desde hace algunos años, los anticuerpos monoclonales, en combinación con quimioterapia, han mejorado la evolución de los linfomas. Por otro lado, se encuentran en desarrollo otras opciones terapéuticas que seguramente permitirán optimizar y ajustar el tratamiento de los linfomas a cada paciente”, concluyó la Dra. Cugliari.

 

Publicado en Noticias

La FDA informó que llevan reportados 414 casos, incluidas nueve muertes. La mayoría de los casos son de implantes de superficie rugosa.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) actualizó la información en torno a la vinculación entre los implantes y un tipo de linfoma no Hodgkin poco común. Hasta el momento la agencia estadounidense lleva reportados 414 casos de Linfoma Anaplástico de Células Gigantes relacionado con los implantes de mama (LACG-RIM), incluidas nueve muertes. Hasta hace un año la misma agencia había reportado 359 casos. La mayoría de los casos se da en pacientes que tienen implantes texturados o de superficie rugosa.

En su actualización publicada ayer en la web, la FDA indica que según estudios reportados en la literatura médica, el riesgo de desarrollar LACG-RIM para pacientes varía en un rango de 1 en 3.817 a 1 en 30.000.

“La FDA ha seguido de cerca la relación entre los implantes de seno y un tipo de linfoma no Hodgkin poco común desde que identificamos la posible correlación. Hemos venido esforzándonos por reunir información adicional que caracterice y cuantifique mejor el riesgo, de modo que los pacientes y los prestadores de servicios puedan tener deliberaciones mejor informadas sobre los implantes de seno”, afirmó la doctora Binita Ashar, directora de la sección Dispositivos Quirúrgicos, en el Centro de Dispositivos y Salud Radiológica de la FDA.

La especialista añadió que también han estado trabajando en “actualizar y mejorar la información que tenemos sobre esta correlación, incluyendo actualizar el número total de casos conocidos de LACG-RIM y el riesgo de por vida de padecer esta enfermedad”.

Esta actualización no modifica las recomendaciones de la agencia con respecto a los implantes mamarios. “Optar por hacerse un implante de seno es una decisión muy personal que los pacientes y los prestadores de servicio deben tomar en función de las necesidades individuales y con la información más completa sobre los riesgos y los beneficios”, afirma la FDA en su reporte.

El nuevo informe de la FDA indica que a septiembre de 2017 recibieron un total de 414 informes de LACG-RIM vinculados a dispositivos médicos, incluida la muerte de 9 pacientes. De esos 414 casos, 272 incluyeron en sus informes el detalle sobre qué tipo de superficie tenía el implante: 242 eran de superficie texturizada y 30 eran implantes de superficie lisa.

En cuanto a los rellenos de los implantes, 413 informes aportaron esa información: 234 eran implantes rellenos con gel de silicona y 179 contenían solución salina.

Según estos reportes, la mitad de los casos informados se diagnosticaron dentro de los 7-8 años posteriores a la operación. “Es importante tener en cuenta que, en el momento del diagnóstico, los pacientes pueden tener sus implantes mamarios originales o pueden haber tenido uno o más reemplazos”, advierte el informe.

En la mayoría de los casos –continúa la FDA-, el LACG-RIM se encuentra en el tejido cicatricial y el líquido cerca del implante, pero en algunos casos, puede diseminarse por todo el cuerpo.

A la hora de establecer con precisión cuáles son los riesgos, la agencia estadounidense admite que “son difíciles de determinar debido a la falta de información sobre cuántas pacientes han recibido implantes mamarios en los Estados Unidos y en todo el mundo”.

Fuente: Clarin

Publicado en Noticias

Axicabtagene ciloleucel (Yescarta, Kite Phama) recibió la aprobación de la agencia regulatoria estadounidense para el tratamiento de pacientes con linfoma no Hodgkin (LNH) de células B agresivo recidivante / refractario que no son elegibles para el trasplante autólogo de células madre.
Esta aprobación se da después de la de tisagenlecleucel-T (Kymriah, Novartis), la primera terapia en ingresar al mercado que usa la tecnología CAR. Indicado para uso en pacientes pediátricos y adultos jóvenes (de 3 a 25 años) con leucemia linfoblástica aguda recidivante o refractaria (LLA), el producto recibió la luz verde el 30 de agosto.

La terapia implica la ingeniería de las células T de un paciente para expresar un CAR que luego direccionará al antígeno CD19, una proteína expresada en la superficie celular de linfomas de células B y leucemias. Luego, las células son redirigidas para matar las células cancerosas.
Las células CAR T han demostrado resultados en ensayos clínicos en pacientes con cánceres hematológicos recidivantes / refractarios, que tienen opciones terapéuticas limitadas o carecen de ellas. En algunos casos, una dosis del tratamiento ha erradicado la enfermedad.

Alta tasa de respuesta

La aprobación de hoy se basa en los datos del ensayo pivotal ZUMA-1 para axicabtagene ciloleucel, que se realizó en 101 pacientes con LNH agresivo, en colaboración con el Instituto Nacional del Cáncer. La compañía publicó los resultados finales en febrero de 2017, http://ir.kitepharma.com/releasedetail.cfm?ReleaseID=1014817, que mostró una tasa de respuesta general (ORR) en el 82% de los pacientes y una respuesta completa (CR) en el 54% .

A los 6 meses, el ORR se mantuvo en el 41% de los pacientes y CR en el 36%.
Además, cinco de los 101 pacientes (5%) continúan experimentando respuestas parciales (PR) altamente significativas y duraderas con mínimas anomalías en las tomografías por emisión de positrones. Uno de estos RP se convirtió a un CR en el mes 9, informó la compañía.

El fabricante aún no ha anunciado cuánto costará este nuevo tratamiento. Las inmunoterapias no solo han abierto nuevos caminos en innovación sino también en costos. Novartis había anunciado que tisagenlecleucel-T tendría un precio de $ 475.000, lo que bien podría estar probando los límites de lo que las compañías de seguros y los pacientes pueden estar dispuestos a pagar, pero también se ha señalado que esta es una terapia “única potencialmente curativa”. En casos exitosos, el tratamiento de una sola vez puede erradicar la enfermedad. El paralelo más cercano son los trasplantes de médula ósea, que cuestan alrededor de $ 800.000 para un trasplante alogénico de médula ósea en los Estados Unidos y alrededor de $ 350.000 para un trasplante autólogo, aunque estos costos varían considerablemente.

Riesgo de eventos adversos graves

Sin embargo, estas terapias pueden asociarse con una toxicidad grave, y se han producido muertes relacionadas con el tratamiento en ensayos clínicos. Este riesgo había llevado a restringir el uso de la terapia a centros especialmente certificados.
En ensayos clínicos, CRS se ha tratado con éxito con un bloqueador de interleucina-6, tocilizumab (Actemra, Genentech), que ya se comercializa para su uso en la artritis reumatoide. La FDA ahora ha ampliado su indicación para incluir el tratamiento de CRS grave o potencialmente mortal inducido por células T CAR en pacientes de 2 años de edad o mayores. La agencia notó que en los ensayos clínicos entre pacientes tratados con células T CAR, el 69% de los pacientes tenían resolución completa de CRS dentro de 2 semanas después de una o dos dosis de tocilizumab.

El riesgo de estas toxicidades agudas únicas, que son infrecuentes con otras terapias contra el cáncer, ha impulsado el desarrollo de un marco para tratarlas sistemáticamente. Los médicos del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas en Houston elaboraron una guía que aborda el síndrome de encefalopatía relacionada con las células T y CRS (CRES).
También se han observado otros efectos secundarios graves con la terapia con células T CAR. En el ensayo ZUMA-1, se incluyeron anemia (43%), neutropenia (39%), disminución del recuento de neutrófilos (32%), neutropenia febril (31%), recuento de glóbulos blancos (29%), trombocitopenia (24% ), encefalopatía (21%) y disminución del recuento de linfocitos (20%). Se observó CRS de grado 3 o superior en el 13% de los pacientes y eventos neurológicos en el 28%, pero no hubo casos de edema cerebral.
Debido al riesgo de eventos adversos graves, axicabtagene ciloleucel ha sido aprobado con una estrategia de evaluación y mitigación de riesgos (REMS), que incluye elementos para garantizar un uso seguro (ETASU). La FDA ha restringido el uso de estos agentes a centros especialmente certificados. La certificación requeriría que todo el personal involucrado en la prescripción, dispensación o administración de la terapia de células CAR T se capacite para reconocer y gestionar los CRS y los eventos neurológicos. Además, los pacientes también deben estar informados de los posibles efectos secundarios graves y de la importancia de regresar rápidamente al sitio de tratamiento si se desarrollan efectos secundarios.
Para evaluar más a fondo la seguridad a largo plazo, la FDA también exige que el fabricante realice un estudio observacional posterior a la comercialización.

Publicado en Noticias