Hoy en Revista Dosis

Mostrando artículos por etiqueta: piel

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por presentar niveles aumentados de azúcar en sangre (glucemia). Puede afectar cualquier parte del cuerpo, incluida la piel. Uno de los síntomas más frecuentes asociados, es la resequedad de la misma, por lo que pueden aumentar los riesgos de lesiones o de infección. 

 

Para quienes manifiestan esta patología, Dermaglós, presenta un nuevo producto con exclusiva fórmula destinada al cuidado de la piel sana: Dermaglós Emulsión Piel del Diabético*. La misma, otorga máxima hidratación y suavidad a la piel sana, contiene una combinación de hidroxietil urea, aceite de rosa mosqueta, castaño de indias y componentes antiglicantes que le dan a la piel una hidratación altamente eficaz, ya que disminuye la resequedad especialmente en codos y pies. Un aliado perfecto para el cuidado de la piel.

 

Su formulación está compuesta por:

  • Componentes antiglicantes: previenen y revierten el proceso de glicación, protegiendo a la piel de la unión de glucosa a las proteínas. La glicación es un proceso que se acelera en las personas diabéticas
  • droHixietil urea: disminuye la resequedad cutánea previniendo grietas y mantiene una hidratación prolongada por 24 hs.
  • Alantoína y Aceite de rosa mosqueta: ayudan a estimular la cicatrización cutánea.
  • Castaño de indias: ayuda a descongestionar los vasos sanguíneos y tiene propiedades antiinflamatorias.

    La importancia de la hidratación de la piel en pacientes diabéticos. La elevación en el nivel del azúcar o glucosa en la sangre hace que la piel pierda hidratación, se reseque y tenga más riesgos de lesionarse e infectarse. “Algunos de los principales problemas de la piel de los pacientes con diabetes es la resequedad, la picazón y la aparición de grietas cutáneas que, de no ser tratadas a tiempo, pueden derivar en infecciones con bacterias y/o con hongos. Además, otros efectos de la enfermedad en la piel, pueden ser dermopatía diabética, necrobiosis lipoídica diabética, ampollas diabéticas y xantomatosis eruptiva. Para prevenir este tipo de problemas, es importante recomendar al paciente que mantenga su piel hidratada varias veces -2 o 3- al día utilizando una emulsión en la piel sana para mantenerla suave y elástica”, sostiene Dra. Bárbara Daniela Díaz, médica especialista en cirugía plástica, quemaduras y en flebología y linfología, M.N. 100.905, M.P. 225.885. 

    Cómo cuidar la piel de una persona con diabetes

    • Baños cortos de no más de 10 minutos, con agua tibia y con jabón sin perfume para evitar que la piel se reseque. Secar con cuidado, prestando atención a las zonas de pliegues.
    • Cuidado especial de los pies: Cortar las uñas en forma recta para evitar heridas. Si hay problemas acudir a un médico. Usar calzado amplio y cómodo para reducir la aparición de callosidades o rozaduras.
    • Es importante aplicar una emulsión hidratante, con propiedades antiglicantes varias veces al día.

     

    Información complementaria

     

    La Diabetes y Piel. La Diabetes Mellitus es una enfermedad metabólica, caracterizada por un nivel alto de glucemia (azúcar en la sangre) en forma crónica, que se asocia a un envejecimiento prematuro y acelerado, tanto de la piel como de órganos internos.

    Es muy frecuente que las personas con diabetes tengan en algún momento en la vida una afección a la piel causada o afectada por la enfermedad. De hecho, a veces tales problemas son el primer indicio de que la persona tiene diabetes.

    Afortunadamente, es posible prevenir fácilmente la mayoría de las afecciones de la piel si se detectan a tiempo. Algunos de estos problemas son trastornos de la piel que cualquier persona puede tener, pero en las personas con diabetes, son más comunes.

     

    ¿Qué es la glicación? El aumento persistente de la glucosa en sangre acelera la unión entre azúcares y las proteínas, los lípidos y los ácidos nucleicos produciendo modificaciones estructurales en el cuerpo. Estas uniones se denominan glicación.

    La hiperglucemia es considerada hoy como un factor patogénico fundamental del desarrollo de las complicaciones neurovasculares diabéticas y, específicamente, desempeña un papel preponderante en el fenómeno de la glucosilación no enzimática y la formación de productos finales de la glucosilación avanzada.

    Además de la formación endógena, actualmente se reconocen fuentes exógenas de productos de glicación avanzada como lo son la dieta, especialmente alimentos procesados y el humo del tabaco.

    Se ha comprobado que estos procesos bioquímicos de glicación avanzada se encuentran acelerados en los pacientes diabéticos, como resultado de la hiperglicemia crónica y el incremento del estrés oxidativo.

    La glicación ocurre en mayor medida con las proteínas, pero también puede suceder con otras biomoléculas que presentan grupos aminos como los lípidos y ácidos nucleicos, que tienen la capacidad de reaccionar con el grupo aldehído de la glucosa.

    La GNE del colágeno, una proteína estructural de la piel de bajo recambio, resulta en la formación del colágeno-AGE o colágeno glicosilado, que es distinto gracias al aumento del entrecruzamiento y disminución de la solubilidad.

    Se alteran sus propiedades mecánicas, con pérdida de la elasticidad y fuerza tensora al mismo tiempo que se incrementa la rigidez, lo que determina la pérdida de su funcionalidad. Todos estos cambios de las características del colágeno lo hacen más resistente a la digestión por colagenasas, por lo cual en vez de degradarse como es natural, se acumula y origina el engrosamiento cutáneo, que es una de las complicaciones de la diabetes de larga evolución.

     

    ¿Qué sucede con la glicación en la piel?

    La glicación del colágeno, una proteína estructural de la piel de bajo recambio, genera colágeno glicosilado, que se hace diferente, por su unión a los azúcares: alteran sus propiedades mecánicas: pérdida de la elasticidad y fuerza tensora con aumento de la rigidez, lo que determina la pérdida de su funcionalidad.

    Todos estos cambios de las características del colágeno lo hacen más resistente a la transformación, por lo cual en vez de degradarse como es natural, se acumula y origina el engrosamiento cutáneo, que es una de las complicaciones de la diabetes de larga evolución.

    En la piel, la insulina participa en varios procesos cutáneos importantes como el crecimiento y diferenciación de los queratinocitos, la reparación de heridas, etc. un colágeno glicosilado,

    menos soluble, es decir, colágeno envejecido.

    Los cambios clínicos cutáneos más importantes son: mayor sequedad y descamación de la piel, menor laxitud, arrugas, adelgazamiento de la piel, pérdida de la luminosidad una variedad de tumores benignos como angiomas rubí, queratosis seborreicas, etc.

     

    Estos compuestos de glucosa y proteína se estabilizan dando lo que se llama “productos Amidori” esta transformación favorece la aparición de radicales libres, acelerando el proceso de envejecimiento de la piel.

     

    Asesoró

    Dra. Bárbara Daniela Díaz, Especialista en cirugía plástica, quemaduras y en flebología y linfología.

    Unidad de Quemados del Hospital Ricardo Gutiérrez. Consultora en heridas PAMI.

    M.N. 100.905, M.P. 225.885

     

Publicado en Industria

Dejar de concebir a los cuidados de la piel durante la exposición al sol como una tarea estacional asociada con el verano, la playa y la pileta es una batalla que los especialistas en dermatología vienen dando desde hace tiempo. A su cruzada, que con el paso de las temporadas estivales fue ganando adeptos, se sumaron los laboratorios medicinales y de cosmética, para hacer de los protectores solares un producto utilizado durante todo el año.

Adicionar otros beneficios asociados al principal, el de proteger contra los rayos UV, se convirtió en una buena herramienta para atraer a los usuarios de cremas contra los efectos de la edad, con coloración o de alta sensibilidad a los componentes de la fórmula protectora.

En efecto, muchos dermatólogos consideran al protector solar como la mejor crema antiage.

"La piel tiene memoria y el sol se acumula en ella desde el nacimiento, dando lugar al envejecimiento prematuro, manchas, arrugas, destrucción de fibras colágenas y cáncer de piel. Por lo tanto, debe preservarse aplicando protector solar durante todo el año, tanto en días soleados como nublados. Y controlar con el dermatólogo la aparición y cambios en manchas y lunares", refiere la Dra. Vanina Gegdyszman, médica dermatóloga.

El consejo, que puede sonar simple y repetido, es sin embargo desoído por un gran porcentaje de la población. Así los reflejó el balance de la 25a Campaña Nacional de Prevención de Cáncer de Piel, realizada en noviembre de 2018 -y cuyos resultados se difundieron semanas atrás-, en la que se arribó a la conclusión de que el porcentaje de participantes que se protege del sol se incrementó 8 puntos en los últimos 5 años. Sin embargo, un 17,7% admitió no hacerlo nunca y sólo el 23% a diario, un 41% a veces y el 18,3% en ocasiones especiales.

 

 

 

 

Publicado en Noticias

Los fibroblastos dérmicos son células especializadas en la piel que generan tejido y ayudan a la piel a recuperarse de una lesión. Algunos fibroblastos tienen la capacidad de convertirse en células de grasa, lo que le da a la piel un aspecto regordete y juvenil y produce un papel fundamental en la lucha contra las infecciones.

En un estudio publicado este miércoles en ‘Immunity’, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de California San Diego, Estados Unidos, muestran cómo se desarrollan los fibroblastos en las células de grasa e identifican la vía que hace que este proceso cese a medida que las personas envejecen.

“Hemos descubierto cómo la piel pierde la capacidad de formar grasa durante el envejecimiento”, afirma el autor principal del estudio, Richard Gallo, profesor distinguido y presidente del Departamento de Dermatología de la Escuela de Medicina de la UC San Diego. “La pérdida de la capacidad de los fibroblastos para convertirse en grasa afecta a la forma en que la piel combate las infecciones e influye en el aspecto de la piel durante el envejecimiento”, explica.

Ganar peso no es la solución

Ganar peso no es el camino para convertir los fibroblastos dérmicos en células de grasa, ya que la obesidad también interfiere con la capacidad de combatir infecciones. En cambio, una proteína que controla muchas funciones celulares, llamada factor de crecimiento transformante beta (TGF-beta), impide que los fibroblastos dérmicos se conviertan en células grasas y que las células produzcan el péptido antimicrobiano catelicidina, que ayuda a proteger contra infecciones bacterianas, informaron los investigadores.

 “Los bebés tienen una gran cantidad de este tipo de grasa debajo de la piel, lo que hace que su piel sea inherentemente buena para combatir algunos tipos de infecciones. Los fibroblastos dérmicos envejecidos pierden esta capacidad y la capacidad de formar grasa debajo de la piel –afirma Gallo–. La piel con una capa de grasa debajo de ella se ve más joven. Cuando envejecemos, la apariencia de la piel tiene mucho que ver con la pérdida de grasa”.En modelos de ratón, los investigadores usaron bloqueadores químicos para inhibir la vía del TGF-beta, haciendo que la piel vuelva a una función más joven y permitiendo que los fibroblastos dérmicos se conviertan en células grasas. La desactivación de la vía en ratones mediante técnicas genéticas tuvo el mismo resultado.Comprender el proceso biológico que conduce a una pérdida dependiente de la edad de estas células grasas especializadas podría usarse para ayudar a la piel a combatir infecciones como el ‘Staphylococcus aureus’ (‘S. Aureus’), una bacteria patógena que es la principal causa de infecciones de la piel y el corazón y un factor importante en el empeoramiento de enfermedades, como el eccema. Cuando ‘S. Aureus’ se vuelve resistente a los antibióticos, se lo conoce como ‘Staphylococcus aureus resistente a la meticilin’a o SARM, que es una de las principales causas de muerte como resultado de una infección en Estados Unidos.Los objetivos y beneficios a largo plazo de esta investigación son comprender el sistema inmunológico infantil, adelanta Gallo. Los resultados también pueden ayudar a entender qué es lo que va mal en otras patologías como la obesidad, la diabetes y las enfermedades autoinmunes.
 
Fuente: Europa Press /COFA
Publicado en Noticias

Un parche adhesivo no invasivo promete medir los niveles de glucosa a través de la piel sin un análisis de sangre con punción digital, lo que elimina la necesidad de que millones de diabéticos lleven a cabo con frecuencia pruebas dolorosas e impopulares.

El parche no perfora la piel, sino que extrae la glucosa del líquido que se encuentra entre las células a través de los folículos capilares, a los que se accede individualmente a través de una serie de sensores en miniatura que utilizan una pequeña corriente eléctrica. La glucosa se acumula en pequeños depósitos y se mide. Las lecturas se pueden realizarse cada entre 10 a 15 minutos durante varias horas. Gracias al diseño de la matriz de sensores y depósitos, el parche no requiere calibración con una muestra de sangre, lo que significa que los análisis de sangre con pinchazo en el dedo son innecesarios.

Habiendo establecido pruebas del concepto detrás del dispositivo en un estudio publicado en ‘Nature Nanotechnology’, el equipo de investigación de la Universidad de Bath, en Reino Unido, espera que eventualmente se convierta en un sensor portátil de bajo costo que envíe mediciones de glucosa periódicas y clínicamente relevantes al teléfono del usuario o ‘smartwatch’ de forma inalámbrica, alertándole cuando sea necesario que tome medidas.

Una ventaja importante de este dispositivo sobre otros es que cada sensor miniatura de la matriz puede operar en un área pequeña sobre un folículo capilar individual, esto reduce significativamente la variabilidad inter e intra-piel en la extracción de glucosa y aumenta la precisión de las mediciones tomadas. No se requiere calibración a través de una muestra de sangre. El proyecto es una colaboración multidisciplinaria entre científicos de los Departamentos de Física, Farmacia y Farmacología y Química de la Universidad de Bath.

Mediciones sin calibración previa

El profesor Richard Guy, del Departamento de Farmacia y Farmacología, señala: “Un método no invasivo, es decir, sin aguja, para controlar el azúcar en sangre ha demostrado ser un objetivo difícil de alcanzar. Lo más cercano que se ha logrado ha requerido al menos una calibración de punto único con un clásico ‘finger-stick’, o la implantación de un sensor pre-calibrado a través de una sola inserción de aguja. El monitor desarrollado en Bath promete un enfoque verdaderamente libre de calibración, una contribución esencial en la lucha por combatir la incidencia mundial cada vez mayor de diabetes”.

La doctora Adelina Ilie, del Departamento de Física, dice: “La arquitectura específica de nuestra matriz permite una operación sin calibración, y tiene el beneficio adicional de permitir la realización con una variedad de materiales en combinación. Utilizamos el grafeno como uno de los componentes, ya que aporta importantes ventajas: específicamente, es fuerte, conductivo, flexible y de bajo costo y respetuoso con el medio ambiente. Además, nuestro diseño puede implementarse utilizando técnicas de fabricación de alto rendimiento como la serigrafía, que esperamos respalde en última instancia un dispositivo desechable y ampliamente asequible”.

En este estudio, el equipo probó el parche en pieles de cerdo, donde mostraron que podía rastrear con precisión los niveles de glucosa en el rango de pacientes humanos diabéticos y en voluntarios humanos sanos, donde nuevamente el parche podía rastrear las variaciones de azúcar en sangre a lo largo del día.

Los próximos pasos incluyen un mayor refinamiento del diseño del parche para optimizar la cantidad de sensores en el conjunto, para demostrar la funcionalidad completa durante un periodo de uso de 24 horas y para llevar a cabo una serie de ensayos clínicos clave.

Fuente: Europa Press

Publicado en Noticias

La ciencia médica sigue en su avance en los tratamientos o cura de una piel dañada. Investigadores mexicanos desarrollaron una biopelícula que ayudará a la regeneración de la piel en personas que sufrieron quemaduras graves o tienen alguna otra lesión en la piel.

Leticia Buendía, investigadora de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma del Estado de México (Uaemex), explicó en un comunicado que la biopelícula, además de regenerar la piel, “impide la proliferación de hongos y bacterias, lo que ayudará a evitar complicaciones en pacientes con quemaduras”.

La biopelícula está hecha a base de “extractos de quitosán, subproducto de la industria pesquera, y pululano”, sustancia producida por un hongo, así como nanopartículas.

Biodegradable

A diferencia de los tratamientos convencionales con gasas, este producto tiene la ventaja de ser biodegradable, lo cual aminora el tiempo de recuperación y favorece la regeneración de los tejidos.

“Como la biopelícula que se está generando es biodegradable y adherente, los principios activos se van incorporando, a fin de lograr la regeneración epitelial(tejido conformado por varias capas de células)”, explicó Buendía. Este desarrollo tecnológico se encuentra en su primera fase, se están generando los bioactivos a partir de sistemas de cultivo controlados.

“El cultivo in vitro nos ayuda a obtener una gran cantidad de biomasa, pero con una producción homogénea de los compuestos, esto es fundamental para lograr la calidad deseada”, comentó la investigadora. Del mismo modo, detalló que se están realizando pruebas in vitro para comprobar los efectos de regeneración epitelial y antimicrobiana y en la siguiente fase de investigación se harán los estudios preclínicos y clínicos.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las quemaduras constituyen un problema de salud pública a nivel mundial y provocan alrededor de 180 mil muertes al año, de las cuales la mayoría se produce en los países de ingreso bajo y medio.

Fuente: TN

Publicado en Noticias
Jueves, 21 Septiembre 2017 15:42

Cáncer cutáneo

La Comisión Europea (CE) concedió la autorización de comercialización de Bavencio (avelumab) en monoterapia para el tratamiento de pacientes adultos con carcinoma de células de Merkel metastásico (CCMm), un cáncer cutáneo poco frecuente y agresivo. Bavencio dispondrá de la autorización de comercialización en 28 países de la Unión Europea (UE) además de Noruega, Liechtenstein e Islandia. Se espera su disponibilidad en el mercado para pacientes europeos con prescripción en los próximos meses, con su lanzamiento inicial en Alemania y Reino Unido previsto para octubre de 2017.

Publicado en Noticias