Hoy en Revista Dosis

Las empresas de medicina privada -prepagas- serán autorizadas a aumentar las cuotas de sus afiliados un 8% a partir del 1° de octubre. En la Superintendencia de Servicios de Salud le dijeron a Clarínque habían elevado la Resolución al Ministerio de Salud para su firma e inminente publicación en el Boletín Oficial.

Sería el cuarto aumento en el año. Los anteriores fueron del 4% en febrero, 7,5% desde junio y 7,5% a partir de agosto. Si se suma el 8%, arroja un acumulado del 29,8%.

Aún así, se descuenta que podría autorizarse otro aumento a partir de diciembre, acompañando los mayores costos médicos, la devaluación del peso, la inflación creciente y los aumentos salariales en 5 cuotas acordados con el gremio.

El sector cuenta con 6 millones de beneficiarios, de los cuales sólo 1.200.000 son voluntarios. Del resto, el grueso deriva sus aportes de la Seguridad Social a la prepaga a través de las obras sociales y deben pagar, en caso de corresponder, la diferencia con relación al monto del plan privado. Como el salario sigue cayendo en términos reales, se acrecienta el pago diferencial. Otro sector menor corresponde a planes corporativos de empresas.

Por la caída de los ingresos reales de la gente, viene disminuyendo la adhesión a la medicina prepaga. Los planes de las prepagas tienen un costo promedio de $ 3.500/4.000 para una persona de edad mediana, mientras para un matrimonio joven con dos hijos menores, en un plan sin reintegros, ronda los $ 8.500. Los planes familiares mayores superan los $ 10.000.

En las prepagas dicen que estos aumentos “resultan insuficientes a la luz de la modificación de las variables económicas, salariales, financieras y cambiarias”.

Según ADECRA+CEDIM ( Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina + Cámara de Entidades de Diagnóstico y Tratamiento Médico) la apreciación del dólar tiene un impacto directo en los costos de los insumos médicos.

“Existen dos motivos principales para que se den estos incrementos de precios. Por un lado, el fuerte aumento del precio del dólar estadounidense y, por el otro, las características oligopólicas del mercado de insumos, situación que hace posible un acuerdo tácito entre varios jugadores sobre el aumento de precio de cualquiera de estos insumos y genere un fuerte impacto en el costo de los prestadores”, detallan.

A modo de ejemplo Adecra+Cedim dice que “ entre marzo y julio, los precios de los descartables registraron importantes aumentos en torno al 37%, en promedio. Dentro de los descartables, se destacan las agujas y jeringas, con incrementos de entre el 45% y el 38%. En medicamentos, el aumento registrado en el periodo marzo-julio fue de 16%, en promedio. Algunos ejemplos de aumentos de insumos que se evidenciaron fueron 29% en soluciones fisiológicas, 21% en Sevofluorano y 20% en Decadrón. Las placas, por su parte, registraron aumentos en torno al 28% y los contrastes al 26%.”.

 

Fuente: Clarín salud

 

Publicado en Noticias

Aplicarán un 5% en septiembre y otro 5% en octubre. Se sumarán a las subas de febrero, julio y agosto.

 

Los afiliados a las prepagas todavía están pagando este mes un aumento de la cuota del 6% y ya en agosto deben pagar otro 5%. Pero en pocos días se vienen otros dos aumentos más, para septiembre y octubre, en torno del 5% cada mes. Son cuatro aumentos mensuales consecutivos.

“Por los mayores costos médicos y la incidencia de la segunda cuota del aumento salarial de Sanidad habrá otro aumento de la cuota en torno del 10%. Y para aminorar el impacto directo será autorizado también en dos cuotas, para septiembre y octubre”, le dijo a Clarín el Superintendente de Servicios de Salud, Luis Cervino.

El funcionario agregó que la incorporación de nuevas tecnologías y la ampliación de las coberturas generan un incremento constante de los gastos y costos.

Como viene pasando todos los años, con los aumentos de la paritaria de Sanidad más los mayores costos médicos, las prepagas pidieron que se autorice el ajuste de las cuotas. Y en la Superintendencia lo consideran razonable, pero amortiguado en dos cuotas.

También la paritaria de la Sanidad acordó un aumento salarial – del 23%- en dos cuotas: 13% en junio y 10% a partir de agosto. Sobre la base de la suba de junio, para julio y agosto se autorizó un aumento de los valores de las cuotas desdoblado del 11%. Ahora viene otro ajuste, del 10%.

A su vez, en febrero pasado hubo un aumento del 6% que correspondía a los incrementos de costos de 2016. Así en lo que va del año, las prepagas tendrían tres aumentos aplicados en 5 meses. En total del 29,4% porque los aumentos desdoblados se calculan sobre el monto de la cuota del mes anterior al primer aumento. Si se excluye el 6% de febrero, el aumento sería del 22,1%.

La premura en aprobar la autorización antes de fin de mes es porque las prepagas tienen que informar a sus afiliados con 30 días de anticipación cualquier incremento en la cuota.

No obstante, además de la firma de la Superintendencia, la Secretaría de Comercio tiene que autorizar el aumento. Y aquí puede haber un escollo por el impacto electoral de un nuevo aumento que alcanza en especial a un sector de la clase media. Por eso algunos funcionarios se inclinan por autorizar el aumento pero para después de las elecciones.

En total el sistema tiene unos 5 millones de beneficiarios, de los cuales cerca de un millón son voluntarios. El resto deriva sus aportes de obras sociales que tienen convenios con las prepagas, pagando una diferencia el afiliado si el valor del plan es superior al aporte de la Seguridad Social.

Un plan familiar medio – matrimonio y dos hijos menores o un matrimonio de adultos mayores -- ronda entre los 6.000 y 9.000 pesos mensuales, según el alcance y los servicios del plan. El costo del plan se calcula por la cantidad de integrantes de la familia. Además hay que agregar los gastos en medicamentos, otro rubro clave en el presupuesto familiar que también registra fuertes aumentos. Un aliciente es que un porcentaje de los gastos médicos, incluidos los pagos a la prepagas, pueden ser deducidos del impuesto a las Ganancias.

Para las prepagas esos valores apenas cubren los costos por el incremento de los precios de los equipos y la extensión de las coberturas médicas. Y para los afiliados, por los niveles de sueldos e ingresos, los valores de las cuotas son altos. Es un "conflicto" que se repite cada vez que se anuncia un aumento. Mientras tanto, las prepagas admiten que no hay desafiliaciones pero les resulta cada vez más difícil incorporar afiliados nuevos.

Fuente: Clarín

Publicado en Noticias