Hoy en Revista Dosis

Con espíritu docente, Gustavo Lopardo, consultor del Departamento de Infectología del Hospital Bernardo Houssay y profesor de Enfermedades Infecciosas de la UBA y el Cemic, muestra la imagen de una radiografía pulmonar. Hacia la derecha, interrumpiendo la mancha negra que dibujan las cavidades llenas de aire, se observa un área blanquecina.

 

"Esta mancha es la neumonía -dice el especialista, y deja pasar unos instantes-. Y este señor era mi padre hace veinte años. Él se recuperó, pero podría haber corrido peor suerte". Según las estimaciones, al año de padecer este cuadro, la mortalidad en adultos asciende a casi el 38%. "Entre los mayores de 65, a los 14 días, el 12% están muertos, y a los doce meses, casi uno de cada dos tiene el mismo desenlace", subraya, para dar a entender que la neumonía no es una enfermedad banal.

 

 "La cifra es preocupante porque se calcula que todos los años se registran en el país unos 150.000 casos en adultos".

 

Teniendo en cuenta que ,si bien existen antibióticos para tratarla, la letalidad no varió en los últimos 50 años, el país incorporó en 2017 un esquema secuencial de vacunación para adultos con factores de riesgo y mayores de 65 que se suma a la indicación para menores de dos años.

Sin embargo, las tasas de inmunización siguen siendo muy bajas. Para promoverla, la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) lanzó por tercer año consecutivo su campaña "Evitemos la neumonía".

 

"Tenemos que lograr que la población se vacune -dice Carla Vizzotti, médica infectóloga y miembro de la Comisión de Vacunas de la SADI-. La transición de la inmunización infantil a la de toda la familia es un desafío enorme; entre otras cosas, porque mientras los pediatras están muy acostumbrados a controlar que se cumpla con el calendario nacional, los profesionales de adultos que no se dedican a la infectología suelen pasarlas por alto en la consulta médica".

 

Contrariamente a lo que suele suponerse, las enfermedades respiratorias representan una importante carga para la salud pública, especialmente en países de bajos ingresos, donde son la primera causa de muerte. Entre ellas está la neumonía, que suele ensañarse con personas que padecen comorbilidades y produce un gran quebranto del estado general, lo que explicaría las tasas de mortalidad posteriores al evento mismo.

En un estudio que hicimos en General Roca, provincia de Río Negro, entre 2012 y 2017 (y paralelamente en dos ciudades de países vecinos: Concepción, en Paraguay, y Rivera, en Uruguay, y que fue publicado en el British Medical Journal), mostró que dos de cada tres pacientes con neumonía debieron ser hospitalizado, una cifra altísima -explica Lopardo-. Entre otros datos, el trabajo mostró que cada 1000 personas 35 de los mayores de 65 padecen neumonía todos los años".

 

Sus síntomas más habituales son tos, fiebre, escalofríos, dificultad para respirar y frecuencia cardíaca aumentada. Aunque puede ser causada por virus u hongos, el agente más frecuente es una bacteria, el neumococo, que también afecta a la población infantil.

 

Protección invisible

Afortunadamente, hoy se cuenta con dos vacunas para prevenirla: la vacuna conjugada de 13 serotipos (VCN13) y la polisacárida de 23 serotipos (VPN23). Desde 2012, el país incorporó la primera en el calendario nacional gratuito y obligatorio para todos los menores de dos años. Y desde 2017 se sumó a esta estrategia la vacunación con ambas vacunas, separadas por un año, para personas con enfermedades respiratorias o cardíacas crónicas, diabetes, insuficiencia renal, adictos al tabaco, inmunocomprometidos y mayores de 65.

 

Estos últimos pueden concurrir a un vacunatorio, hospital o centro público de salud y solicitar la aplicación gratuita sin necesidad de receta médica, subrayaron los especialistas. Si se recibe después de los 65, este esquema se da una sola vez en la vida. Si alguien no se acuerda si se la aplicó, es conveniente dársela.

Entre los factores que impiden ampliar la vacunación, Vizzotti incluye la poca percepción que existe de los riesgos que presenta la enfermedad, el desconocimiento de que hay una vacuna para prevenirla y, en último lugar, los mitos, rumores e información incorrecta que circulan. "En la Argentina, el 90% confía en la vacunación -dice Vizzotti-, de modo que muchos de ellos no se vacunan porque tienen problemas de acceso. Para promover esta conducta, la nueva ley 27.491 de control de enfermedades prevenibles por vacunación, sancionada en diciembre pasado, dispone que se requiera el carnet cuando se hagan trámites en el ingreso a la escuela, a la universidad, en el examen prelaboral y en los controles periódicos, para tramitar el DNI, la licencia de conducir, el pasaporte, además de las asignaciones familiares. El solo hecho de que se recomiende ayudará a aumentar las coberturas. También dispone que se justifique la inasistencia laboral".

Además de la vacuna contra el neumococo, los especialistas insisten en la importancia de que los grupos de riesgo reciban la vacuna antigripal todos los años. "Este virus es una causa relevante de neumonía -explica la infectóloga-. La antigripal puede aplicarse simultáneamente con la antineumocócica y está recomendada para todos los mayores de 65 años, embarazadas en cualquier trimestre de la gestación, personal de salud, puérperas hasta diez días luego del parto si no recibieron la vacuna durante el embarazo (sin orden médica), y para las personas entre 2 y 64 años que presenten factores de riesgo (incluyendo personas con obesidad) con prescripción médica".

 

Fuente: Nación salud

Publicado en Noticias

El Foro Farmacéutico de las Américas difundió el documento técnico “El farmacéutico en la prevención, detección y control de las arbovirosis desde la farmacia: Dengue – Zika – Chikungunya Fiebre Amarilla”, elaborado por la Dra. Cristina Fernández Barrantes de Costa Rica, en el marco del Proyecto FFA – FIP sobre arbovirosis.

“Los farmacéuticos pueden desarrollar una serie de actividades relevantes a nivel de atención primaria en salud y contribuir con sus acciones al mejoramiento de la salud pública, en la medida en que estén bien informados sobre qué hacer y exista un marco de colaboración a nivel nacional e internacional. Es así como, el mencionado proyecto estuvo alineado con las buenas prácticas en farmacia promovidas por la FIP, la OMS y la OPS, en concordancia con los objetivos fundacionales del FFA, los cuales buscan la mejora de la salud en las Américas mediante el desarrollo y el perfeccionamiento del ejercicio profesional de la farmacia y de la educación farmacéutica, la ejecución de proyectos referentes al ejercicio profesional de la farmacia y la educación farmacéutica por las organizaciones farmacéuticas de las Américas, la integración de las políticas de la FIP y la OPS/OMS en lo pertinente a la profesión farmacéutica y a los programas de educación de pregrado, posgrado y continua, así como la elaboración y difusión de declaraciones y documentos técnicos que respalden las políticas definidas por las organizaciones farmacéuticas regionales e internacionales. En el marco de la ejecución del proyecto, es necesario destacar que la principal innovación fue promover una aproximación integral que permitiera dimensionar cómo la ejecución de acciones dirigidas a la prevención de las enfermedades infecciosas por parte del farmacéutico, contribuye a mejorar la efectividad de los sistemas de salud y la salud de la población de la región de las Américas. El documento técnico El farmacéutico en la prevención, detección y control de las arbovirosis desde la farmacia, elaborado por la Dra. Cristina Fernández Barrantes, constituye un aporte fundamental al logro de los objetivos esbozados en el plan de ejecución del proyecto en cuestión. En la primera parte de este escrito se hace una revisión de la epidemiología, fisiopatología, diagnóstico, tratamiento y estrategias de prevención de las cuatro arbovirosis que actualmente constituyen un problema de salud en las Américas: dengue, zika, chikungunya y fiebre amarilla. En la segunda parte se identifican las principales acciones que puede desarrollar el farmacéutico para la detección, control y prevención de las enfermedades provocadas por los arbovirus.

Para descargar el documento completo: VF-Documento técnico. El farmacéutico en prevención, detección y control arbovirosis desde farmacia (julio 2018)

Fuente: COFA

Publicado en Noticias

Las plaquetas sanguíneas que interactúan con las células hepáticas y las células inmunitarias desempeñan un papel importante en el desarrollo de la enfermedad del hígado graso, la inflamación del hígado graso no alcohólico y el cáncer de hígado, según demuestran científicos del Centro Alemán de Investigación del Cáncer (DKFZ, por sus siglas en inglés) en Heidelberg, en Alemania, y la Universidad de Zurich, en Suiza, y el hospital universitario ahora en una publicación. Los científicos también han desarrollado nuevos enfoques para el uso de fármacos para controlar el desarrollo de la enfermedad del hígado graso, lo que previene el cáncer de hígado a largo plazo.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico se encuentra entre los trastornos hepáticos crónicos más comunes en los países industrializados occidentales y la tasa también está aumentando rápidamente en los países recientemente industrializados. Los expertos estiman que alrededor del 30 al 40 por ciento de la población mundial desarrolla esta afección hepática. En Estados Unidos, esta patología está en vías de convertirse en la indicación más frecuente para los trasplantes de hígado. Hasta la fecha, no existe un tratamiento médico efectivo para ello y las recomendaciones de tratamiento, por lo general, son un cambio de dieta y más ejercicio físico.

Los principales factores de riesgo para la enfermedad del hígado graso son la obesidad, particularmente relacionada con el exceso de grasa abdominal (visceral) y la diabetes mellitus tipo 2. Sin embargo, la dieta y la falta de actividad física son solo un aspecto en el proceso de la enfermedad, según ha descubierto un equipo dirigido por Mathias Heikenwälder, del Centro Alemán de Investigación del Cáncer (DKFZ), en Heidelberg, y de Achim Weber, del Hospital Universitario de Zurich.

Para que la patología del hígado graso progrese a inflamación del hígado, células inmunitarias específicas tienen que invadir el hígado. Pero ¿qué les atrae? “Ahora hemos demostrado, por primera vez, que las plaquetas desempeñan un papel clave en este proceso”, afirma Heikenwälder.

Hasta hace poco, solo se sabía que las plaquetas eran responsables de la coagulación de la sangre y la curación de heridas, pero los investigadores han encontrado cada vez más pruebas de que también están involucrados en numerosos procesos de patologías y en el desarrollo del cáncer. Heikenwälder y sus colegas ahora han demostrado que se encuentran niveles elevados de plaquetas en los hígados de roedores que se alimentan con una dieta rica en grasas. Hicieron observaciones similares en personas con enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Cuando los roedores se trataron con fármacos anticoagulantes, ‘Aspirina’ y clopidogrel, que también influyen en las plaquetas, además de los alimentos ricos en grasa durante doce meses, disminuyeron la cantidad de plaquetas invasoras y la cantidad de células inmunitarias inflamatorias en el hígado. Los científicos lograron el mismo efecto cuando dieron a sus animales experimentales otro anticoagulante que específicamente inhibe solo la función de las plaquetas (ticagrelor). “Aunque los ratones se volvieron obesos, no desarrollaron enfermedad de hígado graso y cáncer de hígado”, resume Heikenwälder.

Macrófagos en el hígado, culpables de reclutar plaquetas invasoras

Los investigadores identificaron macrófagos especiales en el hígado, llamados células de Kupffer, como los culpables de reclutar plaquetas en el hígado. Además, parece ser crucial que las plaquetas sanguíneas invasoras se adhieran a las células hepáticas de Kupffer, lo que puede suceder en dos “sitios de acoplamiento” moleculares diferentes.

Una glicoproteína específica llamada GPIbalfa en la membrana de la superficie de las plaquetas juega un papel importante en esta maniobra de acoplamiento. Cuando los científicos utilizaron un anticuerpo para bloquear el GPIbalfa, la cantidad de mensajeros químicos en el hígado que reclutan células inmunitarias inflamatorias disminuyó.

Posteriormente, la inflamación del hígado también bajó. El trabajo actual de los investigadores en el equipo de Heikenwälder’s y Weber contribuye a mejorar nuestra comprensión de la enfermedad del hígado graso. Heikenwälder apunta: “Sobre la base de nuestros resultados, ahora se pueden desarrollar nuevos enfoques para tratar la enfermedad del hígado graso, como ya hemos demostrado en nuestros experimentos con ratones”. Afirma que es perceptible, por ejemplo, reducir la cantidad de plaquetas sanguíneas activas en casos de enfermedad del hígado graso o prevenir su unión y, por lo tanto, el reclutamiento de células inmunes inflamatorias.

Esto podría lograrse, por ejemplo, administrando anticoagulantes o anticuerpos contra GPIbalfa. En un estudio piloto, los científicos descubrieron que tratar a los pacientes con enfermedad del hígado graso con anticoagulantes lleva a la reducción de la proporción de grasa en el hígado y del tamaño del órgano. La visión de Heikenwälder es influir y proteger específicamente al hígado como órgano central del metabolismo. “Si logramos romper el ciclo de los procesos inflamatorios, podemos ayudar a las personas afectadas a reducir el riesgo de cáncer de hígado inducido por la enfermedad del hígado graso”, subraya.

La enfermedad del hígado graso es una afección en la cual el exceso de grasa se acumula en las células del hígado, pero las personas afectadas suelen no darse cuenta de ello. Sin embargo, es todo menos inofensiva. La enfermedad del hígado graso puede progresar hacia una inflamación del hígado con cambios patógenos, una afección llamada esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés), que en última instancia puede llevar a cirrosis hepática.

En la cirrosis, las células hepáticas mueren y son reemplazadas por tejido cicatricial; el órgano se contrae hasta que ya no puede funcionar correctamente. Al mismo tiempo, el riesgo de desarrollar cáncer de hígado aumenta. Además, la enfermedad del hígado graso afecta todo el metabolismo del cuerpo y eleva el riesgo de las personas de padecer diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

Fuente: Europa Press / COFA

Publicado en Noticias

La enfermedad renal crónica (ERC) es padecida por 850 millones de personas en el mundo y provoca al menos 2,4 millones de muertes al año. La población pediátrica también es afectada por esta enfermedad, muchas veces generando problemas de salud que derivan en falla renal grave y la consiguiente necesidad de tratamiento de diálisis y/o trasplante. En menores de 18 años, la incidencia de la ERC es de 12 nuevos casos por millón de habitantes al año. Es por ello que, en el Día Mundial del Riñón, el Hospital Garrahan advierte sobre la necesidad de prevenir los problemas renales desde antes del nacimiento.

“Estamos enfocados en la detección temprana de la patología renal. Las enfermedades renales son a menudo silenciosas, por eso la detección precoz en la infancia del riesgo de desarrollar daño renal es muy importante”, afirma Marta Adragna, jefa del Servicio de Nefrología del Garrahan, y destaca que la ERC “puede ser prevenida en gran medida, pero una vez adquirida no tiene cura”. Además, la ERC no presenta síntomas hasta etapas avanzadas, es silenciosa y progresiva, “con lo cual prestar atención a la calidad de vida es fundamental”.

En este sentido, el Servicio de Nefrología del Garrahan recomienda a la comunidad médica en general a “promover hábitos saludables y reducir o eliminar la exposición a factores de riesgo de futuras madres, bebés, niños y niñas y adolescentes”. Adragna asegura: “La prevención de enfermedades renales comienza antes del embarazo, se realiza durante el embarazo y durante toda la infancia. Todos somos responsables: médicos, padres, cuidadores, escuelas, jardines infantiles y también la comunidad en general”. También es importante destacar el rol del pediatra, un factor fundamental en la detección precoz.

Las medidas de prevención más importantes tienen que ver con los patrones de alimentación, la realización de actividad física en forma diaria y la no exposición a factores de riesgo como el humo de tabaco, el alcohol y los medicamentos nefrotóxicos, durante el embarazo y el crecimiento. “Llevar una dieta sana, incorporando desde la edad temprana el consumo diario de frutas y verduras, controlar el peso y evitar el sedentarismo son claves para prevenir y mejorar las afecciones renales”, subraya Adragna.

Por su parte, el jefe del Servicio de Urología, Juan Pablo Corbetta, destaca que es “sumamente importante el diagnóstico prenatal de uronefrosis, las anomalías del tracto urinarios obstructivas congénitas, ya que es un signo precoz de una posible patología renal”. También detalla que pueden detectarse con las ecografías durante el embarazo, por lo que “es muy importante llevar los controles necesarios”. La mayoría de las uronefrosis prenatales pueden resolverse en forma espontánea sin intervención quirúrgica o sin aparición de complicaciones; sin embargo, su existencia “es una alerta tanto para médicos como para la familia”.

El Servicio de Nefrología del Garrahan es referente en el tratamiento de la enfermedad renal crónica avanzada y constituye el centro de diálisis y de trasplante renal pediátrico -junto al Servicio de Urología del Hospital- más grande de Latinoamérica: lleva más de 900 pacientes trasplantados y realiza el 50% del total de los trasplantes renales de menores de 18 años en el país.

 

Fuente: Concenso Salud

Publicado en Noticias

El virus transmitido por el mosquito Aedes aegypti circula en forma autóctona en la Ciudad de Buenos aires, Santa Fe, Misiones, Formosa y Salta, según una alerta epidemiológica emitida por la Secretaría de Salud de la Nación, que advierte que en las primeras semanas del año se vienen registrando casos positivos “en forma sostenida”, por lo que llama a intensificar la vigilancia.

El boletín consigna además que la situación de la fiebre amarilla en Brasil aumenta el riesgo en las zonas de frontera y para viajeros que no estén vacunados.

Consejo para prevenir las picaduras del mosquito

El gobierno bonaerense recordó los consejos para prevenir las picaduras del mosquito transmisor de Zika, Dengue y Chikungunya: usar repelente (y renovarlo cada tres horas), colocar espirales o tabletas, vestir ropa clara y larga y eliminar los posibles criaderos.

Al dar cuenta de los síntomas, como dolores musculares, de articulaciones o de espalda; dolor de cabeza o detrás de los ojos; fiebre; erupción o conjuntivitis; náuseas o vómitos; la prioridad es siempre consultar al médico y no automedicarse. Lo propio recomendó la cartera de salud provincial si una mujer estuvo en un lugar con Zika, incluso antes de quedar embarazada.

Desde nuestra Unidad de Prevención y Promoción de la Salud (UPPS) enfatizaron que tanto el dengue como la fiebre amarilla, que no tienen tratamiento antiviral específico, son transmitidos por mosquitos de las especies Aedes aegypti y Aedes albopictus que se infectan luego de haber picado a una persona que padezca alguna de esas enfermedades. “Estos mosquitos –apuntaron-, se crían en lugares sombríos y húmedos, ya sea en jardines, patios o ambientes donde hay recipientes con agua”.

 

Fuente: Consenso Salud

Publicado en Noticias
Miércoles, 13 Febrero 2019 17:08

Día del Preservativo

El preservativo es el método más eficaz para prevenir las infecciones de transmisión sexual (incluido el VIH).

Usar siempre preservativo desde el inicio de la relación sexual es tan importante como usarlo bien, por eso es fundamental que tengas presente estos cuatro pasos.

Más información en https://www.argentina.gob.ar/salud/vih-sida/preservativo

Publicado en Noticias

A partir del alerta naranja en Ciudad de Buenos Aires y alrededores y el alerta amarillo en Rosario, emitidos por el Servicio Meteorológico Nacional para el día de hoy, el Ministerio de Salud de la Nación difunde algunas recomendaciones para evitar golpes de calor, especialmente para los bebés, los niños pequeños; los mayores de 65 años y las personas con enfermedades crónicas.

La cartera sanitaria nacional recomienda consumir mucho líquido, preferentemente agua fresca durante todo el día, aun si no se tiene sed, así como también evitar el consumo de infusiones calientes, bebidas alcohólicas y aquellas con mucha azúcar.

Además, el Ministerio de Salud sugiere que tanto niños como adultos mayores eviten exponerse al sol, especialmente entre las 10 y las 16, que permanezcan en lugares frescos y consuman frutas y verduras como principal fuente de alimentación. A su vez, se aconseja utilizar ropa clara y fresca.

En relación a los niños y niñas menores de 6 meses, es conveniente que la madre ofrezca el pecho con más frecuencia que la habitual. Para los niños mayores de 6 años, se recomienda ofrecerles bebidas en forma constante, aunque no lo pidan, como forma de evitar la deshidratación.

El golpe de calor se produce por la pérdida de agua y sales esenciales que el cuerpo humano necesita para el buen funcionamiento. Entre sus síntomas, pueden presentarse fiebre, sed intensa, sensación de calor sofocante, piel seca, dolor de estómago, falta de apetito y náuseas, dolor de cabeza, mareos e incluso desmayo. En los bebés, también puede observarse la piel irritada por la transpiración en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y en la zona del pañal, irritabilidad y llanto.

En caso de que aparezcan síntomas es importante concurrir al médico; intentar baja la temperatura del cuerpo con paños fríos o con un baño en agua helada; ingerir agua; permanecer en un lugar fresco y ventilado y no consumir medicamentos antifebriles.

Si bien cualquier persona puede sufrir un golpe de calor, los más vulnerables son los bebés; los niños pequeños; los mayores de 65 años de edad y quienes padecen enfermedades crónicas, respiratorias o cardíacas; hipertensión arterial; obesidad y diabetes.

Publicado en Noticias

Cuando el reumatólogo Daniel Solomon, del Brigham and Women’s Hospital y profesor en la Universidad de Harvard, en Estados unidos, escuchó sobre un gran estudio clínico para determinar si atacar la inflamación entre pacientes con antecedentes de ataques cardiacos podría reducir el riesgo futuro de eventos cardiovasculares, inmediatamente se preguntó si el nuevo enfoque podría ayudar a prevenir los ataques de gota entre estos pacientes también.

Solomon y sus colegas encontraron una reducción significativa en el riesgo de ataques de gota entre los pacientes que recibieron un medicamento que se dirige a una molécula inflamatoria clave, lo que sugiere un nuevo objetivo para las estrategias terapéuticas para prevenir los ataques de gota, como explican en un artículo sobre su trabajo publicado en ‘Annals of Internal Medicine’.

“Al analizar las enfermedades, intentamos crear una imagen de la relación entre la gota, las enfermedades cardiovasculares y la inflamación –relata Solomon–. Existe la creencia de que la gota y las enfermedades cardiovasculares viajan juntas. Estamos usando datos del ensayo CANTOS para entender por qué”.

Nuevas vías terapéuticas

CANTOS (Estudio de los resultados de la trombosis antiinflamatoria de ‘Canakinumab’), se diseñó para evaluar si ‘Canakinumab’ (Novartis), que se dirige a la interleucina 1B, podría reducir el riesgo de un futuro evento cardiovascular. El estudio reclutó a personas que habían tenido un ataque cardiaco previo y que, a pesar de la atención agresiva, presentaban niveles persistentemente elevados de la proteína C reactiva de alta sensibilidad del biomarcador inflamatorio (hsCRP).

CANTOS, que cumplió con sus objetivos principales, también ofrece un tesoro de datos sobre 10.000 pacientes con antecedentes de ataques cardiacos. Como parte del estudio, se recolectó información sobre los ataques de gota y los niveles de concentraciones de urato sérico basales (una medida asociada con la producción de cristales de urato monosódico que se forman en las articulaciones, los tendones, los riñones y en otros lugares).

Solomon y sus colegas informan que, en el transcurso del ensayo, el 3 por ciento de los participantes que tomaron el placebo tuvieron un ataque de gota. Este porcentaje se redujo a la mitad entre los participantes que tomaban el bloqueador de IL-1B. Los niveles séricos de urato se mantuvieron sin cambios con el tiempo, lo que sugiere que, de manera importante, el fármaco estaba actuando sobre un mecanismo independiente para reducir el riesgo de un ataque de gota.

“Nuestros resultados sugieren que dirigirse a IL-1B podría abrir nuevas vías terapéuticas no solo para tratar la enfermedad cardiaca sino también enfermedades cristalinas como la gota”, afirma Solomon. En estudios de investigación anteriores se ha demostrado que ‘Canakinumab’ acorta la duración de los ataques de gota, pero no ha sido aprobado por la agencia estadounidense del medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) para el tratamiento de la gota. Se están realizando estudios adicionales para evaluar la efectividad de medicamentos menos costosos, incluidos los genéricos, que se dirigen a la inflamación.

Fuente: Europa Press / COFA

Publicado en Noticias

Un informe difundido este martes por el Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) reveló un “alarmante” avance del cáncer en el mundo. En Argentina, se estima que una de cada cinco personas desarrollará la enfermedad.

El organismo dependiente de la Organización Mundial de la Salud aseguró que este año habrá 18 millones de casos nuevos en el mundo, y que morirán casi 10 millones de personas. El cáncer más agresivo sigue siendo el de pulmón (18,4% del total), seguido del colorrectal, estómago e hígado. “Es urgente poner en marcha políticas eficaces de prevención y detección precoz para completar los tratamientos”, reclamó Christopher Wild, director del IARC.

“El cáncer no es una enfermedad única, sino un grupo de enfermedades relacionadas. Muchas cosas en nuestros genes, nuestro estilo de vida y el medio ambiente que nos rodea aumentan o disminuyen el riesgo de presentar cáncer”, advierte en su sitio web el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos. Especialistas consultados por Clarín señalan que las estadísticas argentinas no difieren del promedio mundial, y que hay cosas que todos podemos hacer para minimizar algunos de los principales factores de riesgo.

Bajar de peso

En un reciente documento, la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) enumeró 20 razones de salud para bajar de peso. “Debemos tener en cuenta que la obesidad es una enfermedad en sí misma y ello conlleva dejar de lado la culpabilidad de las personas que la padecen, ya que no es un problema de falta de voluntad, sino que es una patología ligada al estilo de vida y su tratamiento es complejo porque vivimos en un ambiente obesogénico que favorece el sobrepeso”, afirmó Mónica Katz, especialista en obesidad y miembro titular de la SAN. Una de esas 20 razones es la relación entre la obesidad y varios tipos de cáncer, de la que se tiene cada vez más evidencia. Estos tumores son los de colon, útero, mama, riñón, ovario, páncreas, próstata, esófago, hígado y algunos tipos de linfoma. “El mantenimiento de un peso corporal normal y una alimentación saludable previenen” el cáncer, dice el documento.

Comer más frutas y verduras

Si bien no existe una “dieta anticáncer”, hay alimentos que tienen un efecto protector y que, además, ayudan a controlar el peso. El Ministerio de Salud recomienda “adoptar una dieta saludable que se caracterice por una baja ingesta de grasas de origen animal (fiambres, embutidos, manteca y leche entera, por ejemplo) y de ácidos grasos trans (presentes en la margarina, los productos de pastelería y las golosinas, entre otros)” y en cambio sugiere consumir más “frutas y verduras (al menos 400 gramos por día), así como legumbres, cereales integrales y frutos secos”.

Dejar de fumar

Está probado que el tabaquismo se vincula directamente con el aumento de riesgo de muchos tipos de cáncer y está probado que es la causa principal, además del cáncer de pulmón, del de vejiga, cuello uterino, esófago, riñón, cavidad oral, páncreas, estómago y la leucemia mielógena aguda. “No fumar o dejar de fumar disminuye el riesgo de cáncer y de morir por esta enfermedad. Los científicos consideran que el consumo de cigarrillos provoca casi 30 % de todas las muertes por cáncer en los Estados Unidos”, advierte el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (NCI).

Moderar el consumo de alcohol 

El consumo abusivo de bebidas alcohólica puede estar relacionados con riesgo más alto de cáncer de esófago, cavidad oral, colorrectal, mama e hígado. Según la Asociación Americana de Oncología Clínica (ASCO), esto puede deberse a dos químicos, el etanol (la parte principal de las bebidas) y el acetaldehído (que se fabrica cuando es digerido en el cuerpo), que pueden dañar el ADN de las células saludables. El alcohol también puede afectar la descomposición de la hormona estrógeno, que aumenta su cantidad en sangre:  tener más estrógeno en el cuerpo que lo habitual es un factor de riesgo para los cánceres de mama, de ovarios y de útero. Además, se estima que puede debilitar la capacidad del cuerpo de procesar y absorber algunas vitaminas y minerales, y causar aumento de peso. ASCO sugiere limitar la cantidad de bebidas alcohólicas a una por día para las mujeres, y a entre una y dos para los hombres. Se considera una bebida a 341 ml de cerveza, 142 ml de vino o 43 ml de un licor con 80 de graduación alcohólica.

Hacer actividad física

Otro estudio reciente difundido por la OMS muestra que en el mundo una de cada tres mujeres y uno de cada cuatro hombres no tienen una actividad física suficiente para gozar de buena salud. La actividad física no sólo reduce el riesgo de cáncer, sino también de otras enfermedades crónicas, como las cardíacas y la diabetes. “Existen muchas investigaciones en curso sobre la actividad física y sus efectos en el cáncer. Las investigaciones recientes muestran que incluso la actividad leve puede brindar algunos beneficios para la salud. La actividad leve incluye todo lo que haga para evitar estar sentado o acostado”, dice la ASCO.

Entre otros, se probó que hacer actividad física regular disminuye el riesgo de sufrir cáncer de colon, de útero, de pulmón y de mama. Sobre este último, dicen que “algunos estudios muestran que mientras más elevado sea el nivel de actividad, menor es el riesgo de cáncer. Sin embargo, no se sabe con certeza si se debe alcanzar algún nivel de actividad específico para reducir el riesgo. Si bien la actividad durante toda la vida de una persona es importante, a cualquier edad puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama”. Y sigue: "La actividad física de moderada a enérgica es la que lo hace sudar y que hace que su corazón lata más rápido. Incluye caminar, nadar, andar en bicicleta o correr. Una cantidad cada vez más amplia de investigaciones sugiere que hacer cualquier tipo de actividad para evitar estar sentado durante mucho tiempo ayuda a reducir el riesgo de cáncer".

Cumplir con los controles

La detección precoz es clave para tener un buen pronóstico en el tratamiento de la enfermedad. Por eso es importante la consulta de rutina con el médico clínico y los chequeos específicos, como la mamografía para las mujeres, los controles de próstata para los hombres y las colonoscopías a partir de los 45 años. “En los estadios iniciales, el cáncer de mama no produce síntomas. Por eso, la mamografía, la ecografía y, en ciertos casos, la resonancia magnética son fundamentales para detectar lo que aún no se puede tocar”, dice Luciano Cassab, miembro de la Sociedad Argentina de Mastología. La videocolonoscopía, que se hace con sedación, es importante porque la patología neoplásica del colon ocupa el segundo lugar en el hombre y el tercero en la mujer dentro de las enfermedades malignas en Argentina, con una mayor incidencia después de los 50 años e igual prevalencia en ambos sexos.

Si bien en el cáncer las cuestiones genéticas y hereditarias son grandes, existen tests que en algunos casos, bajo indicación médica, pueden ayudar con los diagnósticos tempranos.

Protegerse del sol

El melanoma es el cáncer más frecuente, aunque su mortalidad es menor comparada con otras patologías. Es importante protegerse adecuadamente de los rayos ultravioleta: evitar el sol en los horarios “prohibidos”, utilizar protector solar de un factor adecuado antes de exponerse, usar sombreros y lentes, y nunca tomar cama solar. También, controlar periódicamente los lunares con un dermatólogo.

Fuente: Clarín salud

 

 

 

Publicado en Noticias
Miércoles, 15 Agosto 2018 12:33

Guía de vacunas para adultos 2018

FUNCEI lanza esta publicación con el apoyo de la Fundación Mosoteguy. Las vacunas pueden encontrarse por la enfermedad que previenen o por los grupos poblacionales que las precisan.

 

 

 

 

El director de la publicación, el Dr. Daniel Stamboulian, enfatiza que después del agua potable, las vacunas son las herramientas más importantes para evitar muertes y que es indispensable que la población adulta conozca cuáles necesita ya que las vacunas son necesarias durante toda la vida.

 

La Guía de Vacunas para Adultos 2018 fue elaborada por el Grupo de Trabajo de Vacunas para Adultos de la Fundación Centro de Estudios Infectológicos (FUNCEI), integrado por los médicos Daniel Stamboulian, Hebe Vázquez, Pablo Elmassian y Cynthia Vartalitis, la periodista Ana Paula Cordero y la diseñadora gráfica Marisa Rina López.

 

Este manual práctico reúne información precisa, confiable y accesible; brinda las razones científicas por las que es clave vacunarse y despeja las dudas frecuentes. Con 48 páginas, se divide en dos secciones:

La primera parte presenta las vacunas ordenadas alfabéticamente según las enfermedades que previenen:

  • Dengue
  • Difteria + Tétanos + Tos convulsa
  • Fiebre amarilla
  • Fiebre hemorrágica argentina
  • Gripe
  • Hepatitis A
  • Hepatitis B
  • Herpes zóster (Culebrilla)
  • Infecciones por meningococo
  • Infecciones por neumococo
  • Rabia
  • Sarampión, rubéola, paperas
  • Tétanos
  • Varicela
  • Virus del papiloma humano (VPH)

 

En la segunda parte, la información se organiza por grupos:

  • Embarazadas
  • Mujeres en edad fértil
  • Adultos mayores de 65 años
  • Viajeros
  • Personas con enfermedades crónicas
  • Personas que tiene reducidas las defensas (inmunocomprometidos)
  • Docentes
  • Personal de la salud
  • Veterinarios
  • Trabajadores de la industria alimentaria
  • Trabajadores sexuales

 

Este nuevo material impreso también está disponible para su lectura online (enlace) y se suma a la activa labor con la comunidad y con los profesionales de la salud que lleva adelante el Grupo de Trabajo sobre Vacunas para Adultos de FUNCEI.

 

Más información en www.facebook.com/vacunasadultos y en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado en Noticias
Página 1 de 2