Hoy en Revista Dosis

Se sabe que el 75% de las quemaduras en niños pequeños se deben a líquidos calientes, como bebidas, agua del grifo o vapor, y que son una causa frecuente de internación en niñas y niños. Las quemaduras pueden dejar secuelas importantes e incluso poner en riesgo la vida. En Argentina, todos los días una niña o niño sufre quemaduras moderadas o de gravedad. El 90% de esas quemaduras se producen en el hogar: el lugar donde con las medidas adecuadas pueden reducirse y prevenirse.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las quemaduras ocasionan aproximadamente 180.000 muertes al año, en su gran mayoría tienen lugar en los países de ingresos bajos y medianos.

Una quemadura es una lesión a la piel u otro tejido orgánico causada principalmente por el calor o la radiación, la radioactividad, la electricidad, la fricción o el contacto con productos químicos. Las quemaduras son la quinta causa más común de lesiones que pueden ser fatales durante la infancia.

Es importante saber que los niños y niñas más expuestos a quemarse son los menores de dos años y que las quemaduras suceden en los hogares en todas las épocas del año, por deficiencias en el gas o la electricidad y la falta de prevención sobre el acceso de los nenes y nenas a situaciones que los ponen en peligro.

En la Unidad de Quemados Garrahan se reciben pacientes a partir del mes de vida y hasta 16 años cumplidos. Por año, se internan alrededor de 50 pacientes quemados graves, la mayoría por fuego más síndrome inhalatorio. “Son pacientes que han sufrido tanto que se convierten en rescilientes ante el incidente sufrido con gran impacto físico, psíquico, y social”.

“La quemadura grave y crítica es el hipertrauma más grave que puede sufrir un ser humano”, afirmó la médica coordinadora de la UCI Quemados del Garrahan, Mable Villasboas, quien explicó que “en nuestro caso lo vemos en niños y niñas que deben afrontar una rehabilitación muy compleja, aceptar su nuevo aspecto físico y muchas veces también superar la pérdida en el siniestro de una parte o la totalidad de sus seres amados”.

Las quemaduras son lesiones traumáticas que pueden ser intencionales o no. Todas las quemaduras no intencionales son prevenibles y, está comprobado, la mayoría de estos incidentes suceden en el hogar, en presencia de la familia. “Por ello recalcamos siempre la importancia de trabajar en la educación y concientización de esta enfermedad: la quemadura”, sostuvo Villasboas.

 

Fuente: Consenso Salud

 
 
Publicado en Noticias

La Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) de los Estados Unidos anunció esta semana que había advertido a varias compañías que dejaran de promocionar los dispositivos láser para procedimientos publicitados como de “rejuvenecimiento vaginal”, diciendo que son tratamientos peligrosos y engañosos.

El organismo originalmente permitió la salida al mercado de los láseres y otros dispositivos de energía para el tratamiento de trastornos graves como el cáncer, las verrugas genitales o cirugías como la histerectomía. Pero, en los últimos años, los fabricantes han promocionado activamente el láser para síntomas relacionados con la atrofia vaginal, la menopausia, la incontinencia urinaria y la función sexual. Los tratamientos cosméticos de los spa que usan láser y otros productos para la salud vaginal también adquirieron popularidad entre las mujeres jóvenes.

Algunos tratamientos usan los dispositivos para destruir o dar nueva forma al tejido vaginal, lo que, según los fabricantes, puede solucionar algunos problemas relacionados con la sequedad y otros trastornos. La FDA no está de acuerdo. Pero aun cuando el organismo originalmente haya aprobado los dispositivos para determinados tratamientos, es legal que los médicos los usen para trastornos que no están entre los aprobados.

Marketing engañoso

El organismo expresó en una carta que un fabricante, BTL Industries, comercializaba un aparato de radiofrecuencia, Exilis Ultra 360, como nuevo tratamiento para la “salud íntima de la mujer” aun cuando el producto había sido aprobado por la FDA sólo para usos dermatológicos, como el tratamiento de las arrugas, incluidas las de los párpados. La FDA describió la página web del “paquete pélvico” de la compañía, donde se decía que el aparato podía generar colágeno y elasticidad para las “zonas íntimas de la mujer” y le pidió a la empresa que aportara documentación que demostrara que había sido autorizada a comercializar el producto para esos fines.

La institución compartió copias de las cartas que había enviado a los fabricantes de The Monalisa Touch, Femilift, Venus Fiore RF Ablation System y otros dispositivos, donde les decía que dejaran de promocionarlos para el procedimiento de rejuvenecimiento. “Estos productos tienen graves riesgos y no tienen evidencias adecuadas para comprobar su uso para estos propósitos”, dijo el doctor Scott Gottlieb, comisionado de la FDA. “Nos causa profunda preocupación que se esté causando perjuicios a las mujeres”.

Gottlieb también dijo que le preocupaba que el marketing engañoso de estos aparatos impidiera que algunas pacientes recibieran las terapias apropiadas para graves problemas médicos.

 

Tratamientos peligrosos

La FDA dijo que se desconoce el alcance total de los riesgos, pero que el organismo encontró casos de quemaduras vaginales, cicatrices y dolor prolongado después de los tratamientos. El organismo recibió 14 informes de acontecimientos adversos relacionados con los tratamientos, entre ellos, sensaciones de ardor y dolor significativo.

Las compañías a las que se dirigió la FDA esta semana son Inmode, Sciton, Alma Lasers, Thermigen, BTL Aesthetics, BTL Industries, y Cynosure. Jane G. Mazur, portavoz de Hologic Inc., cuya subsidiaria vende The Monalisa Touch, dijo que estaban analizando el aviso de la FDA. Las cartas de la FDA se consideran un paso anterior a la advertencia formal. Se pide a los fabricantes que den detalles sobre el producto y que informen con qué fundamento suponen tener autorización.

La FDA estuvo bajo presión para acelerar la aprobación de dispositivos médicos. Las voces críticas dicen que la aprobación de dispositivos por la FDA ya es demasiado veloz y carece de supervisión suficiente. En el anuncio del lunes, Gottlieb dijo que la FDA reforzaría el estudio de aparatos después que sean aprobados para la venta.

 

Sin cifras

Ningún organismo federal ni sociedad médica tiene cifras sobre la cantidad de procedimientos de ese tipo que se realizan anualmente, pero una búsqueda informal en consultorios de ginecología muestra que se están difundiendo, pese a la oposición del Colegio de Obstetras y Ginecólogos de Estados Unidos. Esta sociedad médica emitió varios comunicados donde dice que los dispositivos, incluido The Monalisa Touch, no cuentan con el permiso de la FDA ni están aprobados para el tratamiento de síntomas de la menopausia, como se los publicita.

“Los obstetras y ginecólogos deberían conocer las evidencias relacionadas con las prácticas innovadoras” y deberían tener cautela “al adoptar enfoques nuevos o innovadores basándose en las promociones o el marketing”, dijo el colegio.

La doctora Cheryl B. Iglesia, directora del departamento de medicina pélvica femenina y cirugía reconstructiva del Medstar Washington Hospital Center, dijo que la tecnología láser era prometedora pero que se necesitaban más estudios para determinar su seguridad y a qué pacientes podían ayudar los dispositivos. “Creo que la FDA está tratando de ser conservadora”, dijo. “No quiere que el marketing vaya por delante de los datos científicos sobre esto”.

Sheila Kaplan. © 2018 New York Times News Service

Traducción: Elisa Carnelli

Fuente: Clarín Salud

Publicado en Noticias
Miércoles, 22 Noviembre 2017 13:50

Heridas y quemaduras: cómo actuar a tiempo

Tanto una herida como una quemadura son motivo de consulta urgente al centro sanitario más cercano. La mayoría de las veces, ese centro sanitario cercano es la farmacia, y por tal motivo se deberá estar al tanto del tema para brindar la ayuda correspondiente.

Clasificación, grados de importancia, signos de alarmas y consejos de cómo proceder serán el ABC de la respuesta profesional al momento de indicar una solución al herido o quemado.

 

Heridas

Las heridas son lesiones que generan la pérdida de continuidad en la integridad de los tejidos blandos, ya sea piel, músculo, tejido subcutáneo, órganos blandos, tendones, nervios, entre otros.

Las heridas acarrean dos riesgos que es necesario evitar para que no pasen a mayores: la hemorragia (conlleva al estado de choque) y la infección. Para evitar esa situación, será útil conocer las características de los tipos de heridas que se pueden presentar en la consulta:

  • Abiertas: separación de los tejidos blandos y mayor posibilidad de infección.
  • Cerradas: no se observa separación de los tejidos blandos, generan hematoma (hemorragia debajo de la piel) o hemorragias en viseras o cavidades, son producidas por golpes generalmente y requieren atención rápida, porque pueden comprometer la función de un órgano o la circulación sanguínea.
  • Simples: afectan únicamente la piel, no alcanzan a comprometer órganos. Se presentan como raspones, arañazos, cortes, etc.
  • Complicadas: se presentan extensas y profundas con abundante hemorragia. Son lesiones en músculos, nervios, tendones, órganos internos, vasos sanguíneos y puede o no existir perforación visceral.

También será necesario saber clasificarlas de acuerdo a la causa que las provocó:

  • Punzantes: causadas por objetos puntiagudos (clavos, agujas, anzuelos, etc.). Dolor, hemorragia escasa, orificio de entrada no muy notorio, profundidad, puede presentar perforación de vísceras y hemorragia interna, peligro inminente de infección. Se considera la más peligrosa de todas.
  • Cortantes: por objetos afilados (vidrios, cuchillos, latas, etc.). Presenta una herida con bordes limpios y lineales, de hemorragia escasa, moderada o abundante. Puede afectar músculos, tendones y nervios.
  • Punzocortantes: por objetos puntiagudos y filosos (puñales, tijeras, cuchillos, hueso fracturado, etc.). Combina los dos tipos de heridas
  • Abrasiones: raspones, causados por fricción o rozamiento de la piel con superficies duras. La capa más superficial de la piel (epidermis) es la que se ve afectada. Frecuentemente se infectan, pero se curan rápidamente.
  • Laceraciones: lesiones producidas por objetos de bordes dentados, generan desgarros del tejido y los bordes de las heridas se presentan irregulares.
  • Avulsivas: lesión que desgarra, separa y destruye el tejido, suele presentar una hemorragia abundante.
  • Amputación: pérdida de un fragmento o una extremidad.
  • Contusas: son producidas por la resistencia que ejerce el hueso ante un golpe (de puño, piedras, palos, etc.), produciéndose la lesión de los tejidos blandos. Hematoma y dolor son las causas más comunes de estos tipos de heridas.
  • Magulladuras: heridas cerradas generadas por golpes. Se divisan como una mancha de color morado.
  • Aplastamiento: pueden generar fracturas, hemorragias externas e internas abundantes y lesión de órganos.

 

Cómo proceder

Saber recomendar cómo proceder ante una herida desde el principio será de vital importancia para la cicatrización o tratamiento de ésta y, por consiguiente, llevar tranquilidad al paciente:

  • Aconsejar lavarse las manos antes de tocar la herida o lesión.
  • Colocarse guantes de látex, bolsas, globos o preservativos.
  • Lavar bien la herida. Aconsejar para limpiarla usar solamente agua y jabón neutro.
  • Por ningún motivo indicar usar algún tipo de alcohol y algodón, ya que irrita e infecta la herida.
  • Indicar cubrir con gasa o apósito (estéril) la herida y sujetarla con esparadrapo, para hacer la limpieza diariamente.

 

Quemaduras

El cuerpo humano tolera temperaturas de hasta 40° C. Por encima de esta marca se pierde la capacidad natural de que la piel de regenere.

Entre los tipos de quemaduras que se pueden presentar, figuran:

  • Quemaduras de primer grado: sólo afectan a la capa más superficial de la piel y se caracterizan por un enrojecimiento de la piel que duele al contacto. Comúnmente se encuentran cuando la persona ha tenido una exposición prolongada al sol. Son las que generalmente más se presentan a consulta, sobre todo en verano.
  • Quemaduras de segundo grado: son un poco más profundas y su característica principal es la aparición de ampollas. Las ampollas son un sistema de defensa ante la quemadura: protege de las infecciones y, con el líquido que contienen, hidratan la herida y ayudan a la cicatrización. Además del consejo pertinente para estos casos, el farmacéutico también deberá brindar contención, ya que estas quemaduras son muy dolorosas.
  • Quemaduras de tercer grado: en estas quemaduras se puede observar un tejido carbonizado, las terminaciones nerviosas encargadas de transmitir el dolor se destruyen, es por eso que las quemaduras de tercer grado no duelen.

 

Lo que sí, lo que no

Toda quemadura puede generar problemas y riesgos importantes para la salud, mucho depende del total de la superficie corporal quemada. Esto significa que una quemadura de primer grado que tenga una superficie del 90% del cuerpo es igual o más peligrosa que una quemadura de segundo grado con superficie del 20%.

En el momento de ofrecer una solución, saber qué indicar y qué no es fundamental, por eso será necesario recomendar la asistencia inmediata, además de:

  • Eliminar la causa de la quemadura, apagar las llamas, retirar el producto químico del contacto de la piel.
  • Cuando se trata de quemaduras de primer grado, recomendar la aplicación de cremas hidratantes o en base a algunos principios activos como el aloe vera, será lo acertado.
  • Aconsejar refrescar la zona quemada, evitando el uso de agua muy fría.
  • Envolver la lesión con gasas o paños humedecidos en agua, en forma floja.
  • Recomendar evitar aplicar pomadas, cremas o pasta dentífrica sobre la quemadura. Sólo agua.
  • No enfriar demasiado al paciente. Sólo la zona afectada.
  • No romper las ampollas, ya que al hacerlo se abre la puerta a la entrada de los gérmenes.
  • Despegar la ropa o cualquier elemento que esté pegado a la piel.
  • Apagar las llamas de la persona con agua, siempre aconsejar apagarlas haciéndolas rodas o cubriéndolas.

Por último, es necesario tener en cuenta que no sólo se trata de la atención profesional, como ha quedado expuesto, sino, también de ofrecerle calma al paciente, que llega a la farmacia en un grado de exaltación por la urgencia de la complicación. Por lo tanto, la sinergia entre la respuesta terapéutica y la contención emocional serán claves para una respuesta óptima.

 

Publicado en Noticias