Hoy en Revista Dosis

Mostrando artículos por etiqueta: vacuna antineumocócica

La FDA otorgó en septiembre de 2018 la designación “Breakthrough Therapy” a una vacuna conjugada antineumocócica 20-Valente (20vPnC) en desarrollo en Pfizer. Su indicación propuesta es la prevención de la enfermedad invasiva y la neumonía causada por 20 serotipos de S. pneumoniae en adultos mayores de 18 años. La evidencia clínica preliminar sugirió que esta vacuna podría tener ventajas sustanciales sobre las vacunas disponibles. En 2017, la FDA también otorgó el estado de vía rápida para una indicación pediátrica para 20vPnC.

S. pneumoniae es una causa primaria de neumonía y meningitis adquirida en la comunidad en niños y ancianos.

Las vacunas ahora se administran de manera rutinaria a los niños, y también están disponibles para los adultos. Sin embargo, solo cubren un número de aproximadamente 91 cepas de esta bacteria. A medida que disminuye la infección por 1 cepa, otras cepas a menudo cambian bajo la presión de la inmunización y se vuelven más comunes o virulentas.

En el 29º Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID) en Ámsterdam, Países Bajos, investigadores actualizaron a los asistentes con hallazgos recientes sobre esta vacuna, actualmente designada por el nombre de laboratorio PF-06482077.

Esta vacuna en ensayo, aumenta los 13 serotipos contenidos en la vacuna antineumocócica conjugada de 13 valencias de Pfizer (Prevnar 13) con 7 serotipos adicionales (8, 10A, 11A, 12F, 15B, 22F y 33F).

El estudio presentado en Ámsterdam fue un ensayo doble ciego, aleatorizado, activo-controlado de fase 2 (N = 444). Todos los participantes tenían entre 60 y 64 años. Recibieron PF-06482077 seguido de placebo al mes, o la vacuna antineumocócica conjugada de 13 valencias, seguida de la vacuna de polivalente polisacárido de 23 valente a 1 mes.

La inmunidad contra el neumococo está mediada por la fagocitosis en presencia de complemento y anticuerpos contra los polisacáridos capsulares neumocócicos. In vitro, las actividades opsonofagocíticas de los anticuerpos séricos imitan las actividades funcionales de los anticuerpos in vivo. Los investigadores usan la actividad opsonofagocítica para predecir la inmunidad protectora.

En este estudio, los investigadores observaron respuestas robustas para los 20 serotipos de vacunas en el grupo 20vPnC. Utilizando la actividad opsonofagocítica como medida, observaron incrementos de la media geométrica desde la línea de base de 6.1 hasta 68.6 para los serotipos en común con la vacuna neumocócica 13-valente conjugada, y de 9 a 112.2 para los 7 serotipos adicionales no incluidos en esa vacuna.

Los eventos adversos se ajustaron a lo que se esperaba de las inmunizaciones, principalmente reacciones leves en el lugar de la inyección (enrojecimiento, hinchazón, dolor).

Los 20 serotipos incluidos en 20vPnC son responsables de la mayoría de las enfermedades neumocócicas circulantes en adultos. Como se señaló, la infección con estos serotipos a menudo conduce a enfermedades graves. Muchos de estos serotipos también están asociados con la resistencia a los antibióticos. En comparación con la enfermedad invasiva, la enfermedad no invasiva (infección del oído medio, sinusitis o bronquitis recurrente) suele ser menos grave, pero mucho más frecuente.

20vPnC entró en la fase 3 de ensayos clínicos en diciembre de 2018.

Fuente: COFA

Publicado en Noticias

Las muertes infantiles por dos causas bacterianas principales de neumonía y meningitis, neumococo y ‘Haemophilus influenzae tipo b’ (Hib) disminuyeron bruscamente durante el periodo 2000-2015, especialmente debido a que las vacunas contra estos patógenos se introdujeron en países de alta carga, según las nuevas estimaciones de un equipo dirigido por científicos de Escuela Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos.

Los hallazgos, publicados este lunes en ‘The Lancet Global Health’, resaltan el éxito de la lucha mundial contra estas enfermedades y también proporcionan una imagen clara de la carga de morbilidad restante, ahora concentrada principalmente en el sur de Asia y África.

“Un mayor progreso contra estas enfermedades dependerá de los esfuerzos en unos pocos países grandes”, dice el autor principal del estudio, Brian Wahl, científico asistente en el Centro Internacional de Acceso a Vacunas en el Departamento de Salud Internacional de la Escuela Bloomberg. “Estas bacterias aún causan demasiadas muertes infantiles”, lamenta.

La ‘Haemophilus influenzae tipo b’ (Hib) y ‘Streptococcus pneumoniae’ (neumococo) son bacterias que pueden causar meningitis, neumonía, sepsis y otras complicaciones graves, especialmente en los niños, y han sido las principales causas de mortalidad infantil en los países en desarrollo. Las estimaciones para el año 2000 mostraron aproximadamente 2,1 millones de infecciones graves y 299.000 muertes infantiles por Hib, y 6,6 millones de infecciones graves y 600.000 muertes infantiles por neumococo, sin incluir los casos de infección oportunista en niños con VIH.

Las vacunas conjugadas contra Hib se han utilizado en Estados Unidos, Europa y otros países durante casi tres décadas. Prácticamente eliminaron Hib como una amenaza importante para la salud pública en áreas de cobertura alta y mantenida, pero los niños de varios países en desarrollo con una gran carga de morbilidad solo han comenzado a recibir la vacuna Hib en la última década. Una vacuna contra el neumococo, conocida como la vacuna neumocócica conjugada (PCV, por sus siglas en inglés), comenzó a utilizarse en muchos países de bajos ingresos, donde se encuentra gran parte de la carga de la enfermedad, en 2009.

Wahl y sus colegas desarrollaron estimaciones actualizadas, país por país, para cada año entre 2000 y 2015, de los números de casos de Hib y enfermedad neumocócica y muertes en niños. Utilizaron cifras específicas de países de niños que murieron de neumonía y meningitis, junto con pruebas de campo sobre la fracción de muertes causadas por neumococo e Hib, y estimaciones de cobertura de vacunas de la OMS/UNICEF para estimar la carga de muertes por neumococo y Hib y los casos.

Disminuciones del 90 y el 50% en las mujeres

Sus hallazgos principales fueron que tanto Hib como el neumococo causaron muchos menos casos de enfermedad grave y muerte en niños de entre uno y 59 meses en 2015 en comparación con 2000. Para Hib en 2015, hubo aproximadamente 29.500 muertes infantiles, y en el caso del neumococo se estima que 294.000 niños murieron. Estas cifras sugieren disminuciones del 90 por ciento y 51 por ciento, respectivamente, de las muertes estimadas en el año 2000.

Los investigadores estimaron que las muertes por Hib y el neumococo entre los niños con VIH/SIDA también cayeron marcadamente, el 75 por ciento, de aproximadamente 95.000 en 2000 a aproximadamente 23.000 en 2015. Las fuertes disminuciones en la mortalidad infantil por Hib y neumococo se debieron no solo a la introducción de vacunas, sino también a factores generales que redujeron las muertes por neumonía y meningitis por todas las causas, como una mejor higiene y acceso a la atención médica.

“En 2015, en comparación con 2000, murieron menos niños por todas las causas, no solo Hib y neumococo”, señala Wahl. Sin embargo, hubo pruebas de que las vacunas fueron específicamente responsables de una reducción considerable de la mortalidad. “La disminución anual promedio estimada en las muertes infantiles por neumococo aumentó del 3 por ciento durante 2000-2010 al 8 por ciento después de 2010, cuando muchos países de alta carga comenzaron a inmunizar ampliamente con PCV”, dice Wahl.

Los investigadores calcularon que durante 2000-2015 PCV impidió un total de alrededor de 250.000 muertes infantiles, principalmente después de 2010, mientras que las vacunas Hib evitaron 1,2 millones de muertes infantiles. Estas cifras no incluyen los casos prevenidos de muertes por neumococo y Hib entre los niños que estaban infectados por el VIH.

Las nuevas estimaciones guiarán los esfuerzos en curso para reducir la carga de Hib y las enfermedades neumocócicas, que en conjunto matan aproximadamente a 900 niños al día en todo el mundo. Las estimaciones sugieren, por ejemplo, que aproximadamente la mitad de las muertes infantiles por neumococo en 2015 ocurrieron en solo cuatro países: India, Nigeria, República Democrática del Congo y Pakistán.

“La carga de la enfermedad pneumoccocal ahora se limita a un pequeño número de países que no han introducido la vacuna o aún no han aplicado por completo las vacunas”, detalla Wahl. La introducción de la vacuna Hib y PCV en países de alta carga y bajos ingresos desde 2009 se ha producido con el apoyo de Gavi, la ‘Vaccine Alliance’, una asociación público-privada de países, la OMS, UNICEF y otros socios.

Fuente: Europa Press

Publicado en Noticias