Hoy en Revista Dosis
Viernes, 13 Septiembre 2019 14:18

Llaman a aplicarse la vacuna del sarampión

A partir de los brotes de sarampión presentes en la región y el intercambio permanente turístico, comercial y laboral, la Secretaría de Gobierno de Salud llama a la población a acercarse a un centro de salud u hospital para recibir la vacuna en caso de no habérsela aplicado con anterioridad.

Tal como indica el Calendario Nacional de Vacunación, los niños de 12 meses a 5 años deben acreditar una dosis de vacuna triple viral (que protege contra el sarampión, la rubéola y las paperas) mientras que los mayores de 5 años tienen que contar con dos dosis de vacuna doble o triple viral. Las personas nacidas antes de 1965 no necesitan vacunarse porque se consideran protegidos por haber estado en contacto con el virus.

La circulación del virus del sarampión en la Región de las Américas continúa activa. Durante el año se notificaron más de 4.500 casos confirmados, los cuales se concentraron en su mayoría en Estados Unidos y Brasil. Además, cabe destacar que según el Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud de Brasil, en el período que abarca desde el 09 de junio al 31 de agosto fueron confirmados por laboratorio un total de 2.753 casos, de estos el 98.3% se concentran en dos municipios del estado de San Pablo, en especial en la región metropolitana.

Dada la situación epidemiológica mundial y el masivo tránsito de viajeros desde y hacia países con circulación viral, existe alto riesgo de importación de casos y desarrollo de brotes si una persona enferma o que esté incubando la enfermedad ingresa al país. Para evitarlo, es fundamental que toda la población esté correctamente vacunada.

En Argentina la enfermedad se encuentra eliminada desde el año 2000 pero para mantener esa situación son necesarias coberturas de vacunación altas. La vacuna es muy segura

El sarampión es una enfermedad viral muy contagiosa que puede tener curso grave o fatal y causar secuelas permanentes. Se propaga fácilmente cuando la persona infectada elimina secreciones respiratorias al hablar, toser o estornudar, o por estar en contacto con cualquier objeto contaminado. Una persona al excretar el virus a través de la saliva puede infectar hasta 14 personas. Los síntomas se caracterizan por fiebre alta, secreción nasal, conjuntivitis, tos, erupción en la cara y cuello que se va extendiendo al resto del cuerpo, y la aparición de pequeñas manchas blancas en la cara interna de la mejilla.

Dada la situación regional que la Secretaría de Gobierno de Salud viene observando, el país cuenta con las vacunas necesarias para proteger a la comunidad y poder así mantener la eliminación de la circulación endémica del sarampión. Además, con el fin de fortalecer la capacidad de los equipos de salud de todas las jurisdicciones para responder de manera rápida, eficiente y oportuna ante casos importados de sarampión, la Secretaría organizó junto con la Organización Panamericana de la Salud, un taller nacional en el que participan referentes provinciales que se está desarrollando en la Ciudad de Buenos Aires desde el martes hasta el viernes.

Por otra parte, el año pasado la Secretaría de Gobierno de Salud realizó una a campaña nacional de seguimiento de sarampión y rubéola a través de la aplicación de una dosis adicional de la vacuna a los niños de 13 meses a 4 años de todo el país. La misma alcanzó una cobertura del 89 por ciento.

En el siguiente vínculo, actualización epidemiológica sobre la confirmación de dos casos de sarampión en turistas extranjeros: https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/sarampion_alerta-11-09-2019.pdf

Publicado en Top

Una nueva vacuna desarrollada por investigadores del Instituto de Glicómica de la Universidad Griffith, en Australia, tiene el potencial de tratar y prevenir el shock tóxico causado por la enfermedad estreptocócica invasiva, que mata a más de 160.000 personas cada año, según publican en la revista ‘Science Advances’.

“El síndrome de shock tóxico estreptocócico es una afección aguda. Si se expone al organismo, puede morir en cuestión de días. Así que esperamos que lo que descubrimos pueda ayudar a salvar vidas”, explica el líder del programa y el jefe de laboratorio, profesor Michael Good.

La doctora Manisha Pandey, investigadora principal del estudio, explica que el estreptococo (del tipo A) es el mismo grupo de bacterias que causa dolencias comunes y no mortales, como llagas y amigdalitis, que se transmiten fácilmente al toser, estornudar y compartir alimentos y bebidas.

Recuerda que en aproximadamente 1 de cada 100 casos, el microorganismo entra al cuerpo y se convierte en enfermedad estreptocócica invasiva (ISD), que tiene unas tasas de mortalidad superiores al 25 por ciento incluso en las instalaciones mejor equipadas encargadas de tratarlo. Cuando ocurre la ISD, algunas cepas pueden producir más toxinas que otras y causar el síndrome de shock tóxico estreptocócico (STSS).

El STSS ocurre cuando una toxina producida por el organismo Streptococo A se une a una proteína humana en ciertas células y activa las células T en el sistema inmunitario que provocan una citocina o una respuesta altamente inflamatoria. 

El equipo de investigación internacional, que incluye científicos de Melbourne y Edmonton, en Canadá, utilizó un modelo de ratón transgénico (genes alterados por ADN) para desarrollar un primer candidato para la vacuna STSS del mundo, llamado ‘J8′, que mostró una reducción de 1000 – 1.000.000 veces carga bacteriana en el bazo y la sangre después de la infección.

Los anticuerpos desarrollados a partir de la proteína estreptocócica M y la exotoxina pirogénica estreptocócica (SpeC) también eliminaron la infección en ratones transgénicos tratados y eliminaron la actividad mitogénica e inflamatoria causada por la proteína M.   “Hace unos cuatro años, nos dimos cuenta de un grupo de casos graves de infección estreptocócica que causaron un par de muertes debido a la enfermedad estreptocócica invasiva y el shock tóxico –explica el profesor Good–.

La enfermedad estreptocócica invasiva y el shock tóxico están aumentando en todo el mundo y son particularmente prevalentes entre las poblaciones desfavorecidas. Ocurre en partes remotas del estado entre las comunidades aborígenes, y afecta principalmente a los muy jóvenes y muy mayores”.

Good explica que estaban buscando una vacuna candidata para prevenir las infecciones estreptocócicas. “En ese momento lo estábamos buscando para prevenir la enfermedad cardiaca reumática, que también es causada por el estreptococo A, y pensamos que la vacuna podría prevenir el shock tóxico estreptocócico –recuerda–. Sin embargo, eso no ayuda a las personas que ingresan que no han sido vacunadas y a las personas que están gravemente enfermas con shock tóxico”.

“En nuestro modelo de ratones transgénicos, demostramos que dos proteínas son importantes para la enfermedad: la toxina de superantígeno (SpeC) y la proteína M, de donde proviene nuestro candidato a la vacuna J8 –explica–. Vacunamos a los ratones transgénicos, y podría prevenir el shock tóxico pero, lo que es más importante, pudimos producir anticuerpos en ratones normales que podríamos usar para tratar ratones enfermos”.

Finalmente, “cuando los ratones transgénicos enfermaron mucho, los tratamos con los anticuerpos de la vacuna y se recuperaron durante la noche: los organismos y la toxina se eliminaron de su sangre”, continúa.

El profesor Good dice que ahora que se han generado anticuerpos, el siguiente paso sería producir anticuerpos monoclonales (anticuerpos producidos por células inmunes idénticas que son clones de una célula madre única), que podrían ser adecuados para un estudio de prueba en humanos de la eficacia de J8 contra invasivos enfermedad estreptocócica.

Fuente: Europa Press / COFA

Publicado en Noticias

A fines de este año comenzará a ensayarse en humanos una vacuna contra el VIH dirigida a más cepas del virus que cualquier otra desarrollada hasta ahora. La vacuna “mosaico”, que incorpora material genético de cepas de VIH de todo el mundo, también parece tener efecto más duradero que cualquier otra probada en personas.

Pequeños ensayos realizados sobre esta vacuna mostraron que provocó una respuesta inmune contra el VIH. A partir de septiembre, los investigadores la probarán en miles de personas para evaluar si proporciona protección contra la infección por VIH. El ensayo de fase III se realizará en personas transgénero y en hombres que tienen sexo con hombres en América y Europa.

Estas comunidades se ven desproporcionadamente afectadas por el VIH.  Aproximadamente dos tercios de las nuevas infecciones en los Estados Unidos ocurren entre hombres homosexuales y bisexuales, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de ese país. El equipo que realizó la prueba, que llamaron Mosaico, discutió el proyecto durante la Décima Conferencia Internacional de la Sociedad de SIDA sobre Ciencia del VIH que se realizó en la Ciudad de México la semana pasada.

 

¿Una nueva esperanza?

Agregar una vacuna eficaz contra el VIH al arsenal de medidas preventivas actualmente disponibles para proteger a las personas de la infección, incluidos los condones y un régimen antirretroviral llamado PrEP, podría marcar una gran diferencia, dice Susan Buchbinder, epidemióloga de la Universidad de California en San Francisco, quien es parte del equipo del estudio Mosaico.

Algunos de los métodos preventivos, como la PrEP, que requiere tomar una píldora diaria, pueden ser difíciles de mantener o incluso acceder para las personas, dice el epidemiólogo Jorge Sánchez, del Centro de Investigación Tecnológica, Biomédica y Ambiental de Lima, Perú, uno de los integrantes del estudio Mosaico. Una vacuna que requiera algunas inyecciones cada dos años podría ser una buena alternativa para ellos, dice.

Pero los investigadores han luchado desde la década del ‘80 para encontrar una vacuna eficaz contra el VIH.

Uno de los principales desafíos es la increíble diversidad de cepas de VIH que circulan en el mundo.

Hasta ahora, los científicos no han tenido mucha suerte en el desarrollo de una vacuna que pueda atacar a un patógeno tan diverso, dice el virólogo Dan Barouch del Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston, Massachusetts.

Se han probado más de 100 vacunas contra el VIH en personas en las últimas tres décadas, pero solo una ha demostrado algún tipo de protección. En 2009, los investigadores anunciaron los resultados de un estudio realizado en Tailandia que mostró que poco después de que los participantes recibieran una vacuna experimental, tenían casi un 60% menos de probabilidades de infectarse con VIH que los que recibieron un placebo. Pero los efectos disminuyeron dentro del primer año: al final del estudio de 3.5 años, las personas vacunadas tenían solo un 31% menos de probabilidades de infectarse.

 

Pequeñas pruebas de laboratorio de la vacuna Mosaico en personas mostraron que provocó fuertes respuestas inmunes durante al menos dos años después de que los investigadores la administraron. Estas respuestas parecen ser más duraderas que las observadas en el ensayo de la vacuna tailandesa, dice Guido Silvestri, investigador del SIDA en la Universidad Emory en Atlanta, Georgia.

Cautelosamente optimista

El último estudio de Mosaico inscribirá a 3.800 participantes en 8 países, incluidos Argentina, Italia, México, Polonia y los Estados Unidos. La mitad de los participantes recibirá cuatro inyecciones de vacunas en el transcurso de un año, y la otra mitad recibirá un placebo.

Las vacunas contienen un virus del resfrío común atenuado que lleva versiones sintéticas de tres genes del VIH. Los investigadores construyeron los genes basados en secuencias de cepas de VIH que se encuentran en varias regiones del mundo. Como un impulso adicional para ayudar al cuerpo a producir anticuerpos contra el VIH, el equipo de Mosaico agregó dos proteínas sintéticas, basadas en proteínas producidas por cepas de VIH comunes en África, América, Europa y Australasia, a las dos últimas dosis de la serie. La incorporación de este “refuerzo de proteínas” es lo que hace de esta una vacuna verdaderamente global, dice Barouch.

El equipo de Mosaico espera que su vacuna ayude a proteger al menos al 65% de los participantes del estudio.

Esperan obtener resultados para 2023. El estudio está patrocinado por un consorcio liderado por Janssen Vaccines & Prevention, parte de Johnson & Johnson de New Brunswick, Nueva Jersey.

Algunos investigadores tienen sus reservas sobre el estudio. Los virus del VIH pueden mutar rápidamente, lo que puede obstaculizar cualquier respuesta inmune que pueda provocar una vacuna, dice Tomáš Hanke, inmunólogo de la Universidad de Oxford, Reino Unido. Para tratar de solucionar este problema, está intentando crear una vacuna de mosaico que incorpore partes del código genético del virus en el que rara vez se producen mutaciones.

El investigador  Ma Luo, de la Universidad de Manitoba en Canadá, sospecha que encontrar una vacuna efectiva tomará más tiempo de lo que piensan los investigadores de Mosaico, pero aplaude sus esfuerzos. Aprender de los ensayos en humanos es valioso, dice, sin importar el resultado.

Fuente: https://www.nature.com/articles/d41586-019-02319-8 COFA

Publicado en Noticias

Investigadores estadounidenses desarrollaron una nueva vacuna (NOMV) para la meningitis y las infecciones del torrente sanguíneo causadas por la bacteria ‘meningococo B’.

 

“Desarrollamos la versión mejorada de la vacuna haciendo varios cambios genéticos a la cepa de bacterias que se utiliza para producir la vacuna, lo que resulta en una vacuna de protección amplia en lugar de una vacuna específica contra la cepa”, explicaron los investigadores, que publicaron su trabajo en la revista ‘mBio’.

 

Actualmente, solo hay dos vacunas autorizadas para la prevención de la meningitis y las infecciones del torrente sanguíneo causadas por esta bacteria, para uso en personas de 10 años o más.

 

Ambas vacunas contienen una proteína bacteriana conocida como proteína de unión al ‘Factor H’ (FHbp), la cual puede unirse a una proteína huésped conocida como ‘Factor H’ (FH). Las vacunas autorizadas tienen varias limitaciones como, por ejemplo, la falta de efectividad contra algunas cepas bacterianas y las bajas respuestas inmunitarias de los niños.

 

En el trabajo, los investigadores inmunizaron monos ‘rhesus’ infantiles con la vacuna ‘NOMV-FHbp’, la cual indujo niveles más altos de anticuerpos séricos protectores que una vacuna con licencia contra cinco de las seis cepas bacterianas analizadas. Dos macacos inmunizados con la vacuna autorizada, que contiene FHbp que se une a la FH del mono, desarrollaron anticuerpos contra la proteína FH del hospedador, mientras que ninguno de los animales que recibieron la vacuna NOMV-FHbp o una vacuna de control negativo desarrollaron dichos anticuerpos.

 

“La vacuna experimental ‘NOMV’ amplía el enfoque del uso de vacunas de membrana de vesícula externa, que previamente se administraron a millones de personas durante las epidemias de meningitis B en Noruega, Cuba y Nueva Zelanda”

 

Las respuestas de anticuerpos de mono a las vacunas se midieron en el laboratorio según la capacidad de los anticuerpos séricos para matar las bacterias en una prueba que se considera ampliamente para predecir la protección en humanos. Los tamaños de muestra de los animales se eligieron de tal manera que los resultados son “altamente significativos estadísticamente”.

 

 

Fuente: Europa Press. COFA

Publicado en Noticias

Físicos del Instituto Niels Bohr en Dinamarca e investigadores de la Universidad de São Paulo y el Instituto Butantan, ambos en Brasil, se han unido para desarrollar un nuevo enfoque para encapsular una vacuna contra la hepatitis B para que se aplique vía oral.

“Hemos utilizado una tecnología comúnmente utilizada en la física del estado sólido para explorar cómo se comporta la vacuna dentro de un tipo particular de encapsulación”, dice Heloisa Bordallo, PhD, profesora asociada del Instituto Niels Bohr, en un comunicado que anuncia los hallazgos. “Esto ha dado información crucial que de otro modo no habría sido posible”.

"El desafío para desarrollar una vacuna oral es encontrar una manera de encapsular la vacuna para que pueda soportar el proceso digestivo".

Investigadores de la Universidad de São Paulo ya habían descubierto que el material de sílice SBA-15 funciona bien para encapsular la vacuna, pero también encontraron que la vacuna no siempre era efectiva.

Al asociarse con físicos daneses en el Instituto Niels Bohr, el equipo pudo usar una técnica que “combina imágenes de rayos X y de neutrones” para crear imágenes tridimensionales del interior del sílice SBA-15. Descubrieron que la vacuna tendía a agruparse dentro del sílice, lo que a menudo afectaba la efectividad.

Cuando los científicos nos aventuramos más allá de nuestra zona de confort y desplegamos los conocimientos de los demás en diferentes disciplinas, pueden surgir posibilidades completamente nuevas”, dice Bordallo.

El proceso ha permitido al equipo identificar qué hizo que la vacuna fuera menos efectiva y cómo optimizarla en el futuro. “Sabemos exactamente cuánta vacuna se debe poner en la cápsula de sílice para que funcione mejor en el cuerpo y los ensayos clínicos se pueden interpretar mejor”, dice Bordallo.

El hallazgo fue publicado en Scientific Reports.

“El hecho de poder mapear la distribución de antígenos dentro del portador lleva a la información crucial necesaria para una comprensión completa de los resultados de los ensayos biológicos”, escribieron los autores.

No utilizar agujas en niños pequeños es una ventaja en sí misma”, dijo Martin K. Rasmussen, uno de los autores principales del artículo y ex alumno del Instituto Niels Bohr. “También elimina cualquier necesidad de esterilizar las agujas y los posibles efectos secundarios como hinchazón e infección”.

Fuente: Drug Topics /COFA

Publicado en Noticias

Elimina ciertos anticuerpos que emplean las bacterias para evitar ser destruidas, eludiendo así las infecciones por microorganismos Gram-negativos.

 
Un equipo de investigadores el Hospital Universitario de Bellvitge y del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell), en Barcelona,  desarrolló una terapia basada en glicopolímeros con la que se podrían evitar infecciones. Estas moléculas son polímeros solubles que se emplean como matriz en la que se insertan azúcares a modo de diana de los anticuerpos que se busca eliminar.

 

De esta forma, los glicopolímeros generan inmunidad protectora frente a las infecciones causadas por bacterias Gram-negativas, incluyendo las cepas resistentes a antibióticos. En las infecciones intrahospitalarias, donde los patógenos multirresistentes causan más daño, hay estimaciones de que con esta terapia se evitaría que más de cuatro millones de pacientes ingresados en las unidades de cuidados intensivos (UCI) en todo el mundo desarrollen enfermedades infecciosas y necesiten antibióticos.

Según detalla el responsable de esta investigación, Rafael Máñez, jefe de Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Universitario de Bellvitge, la diana de esta novedosa terapia son los anticuerpos inhibidores que se unen a la galactosa-alfa1,3-galactosa (anticuerpos anti alfagalactosa), actuando así como una protección de las bacterias Gram-negativas.

“La gran ventaja del tratamiento es que, administrado tanto por vía subcutánea como por vía intravenosa, en una hora y media ya hemos eliminado los anticuerpos inhibidores, lo que permite la actividad inmune que pueda acabar con las bacterias”, explica a DM Máñez. El especialista considera que gracias a esa rapidez este tratamiento puede funcionar a modo de vacuna en los pacientes ingresados por urgencia.

“Hemos demostrado primero en estudios in vitro con sueros humanos que la eliminación de estos anticuerpos potencia la capacidad bactericida sérica contra Gram-negativas como Pseudomonas, Klebsiella pneumoniae, E. coli y Serratia, que representan un 60-70 por ciento de las infecciones adquiridas en las UCI. También, en modelo de ratón in vivo de sepsis grave hemos demostrado que eliminando estos anticuerpos podemos evitar la mortalidad; también, gracias a que se multiplica por más de cien la capacidad bactericida del suero murino”.

Del xenotrasplante a la inmunoterapia para las infecciones 
El origen de este hallazgo radica en las investigaciones que Rafael Máñez realizó de forma pionera en Europa, hace años, en el campo del xenotrasplante. “Los anticuerpos que eliminamos con los glicopolímeros, los anticuerpos anti alfagalactosa, son también los responsables del rechazo de los órganos porcinos cuando se trasplantan en primates. Estos anticuerpos naturales contra carbohidratos se producen por la continua estimulación de la microbiota; prácticamente todas las bacterias Gram-negativas que están en la flora intestinal expresan esos azúcares en su superficie y determinan la producción de los anticuerpos.

En diversas investigaciones se ha sugerido que se unen con más eficacia a las bacterias Gram-negativas aisladas de sangre humana que a las colonizadoras del colon. Así, parece que los anti alfagalactosa en lugar de protegernos de los microorganismos, impulsan el efecto opuesto: las bacterias los utilizan como un escudo que repele el ataque inmune para eliminarlas. Nuestra hipótesis es que estos anticuerpos, siempre presente en el organismo aunque en niveles variables, actúan para las bacterias de la microbiota como si fueran un antibiótico. De esta forma, se favorece la aparición de cepas resistentes, que acaban siendo invasivas y causando infecciones”.

Gracias a sus experimentos en el xenotrasplante, Máñez contaba ya con datos sobre la seguridad de estos glicopolímeros. “En los trabajo con primates no humanos me impactó el hecho de que podían eliminar selectivamente los anticuerpos xenogénicos de una forma inocua para evitar el rechazo”.

Estas moléculas han sido patentadas internacionalmente: a comienzos de 2018 se creó la empresa spin-off del Idibell RemAb Therapeutics, que está actualmente ejecutando los procedimientos preclínicos con las autoridades regulatorias y una ronda de inversión, con el objetivo de iniciar los primeros ensayos clínicos de los glicoconjugados en humanos a principios del año 2020. “Son una familia nueva de fármacos, basada en el concepto de la eliminación de anticuerpos como vía terapéutica; de hecho, podrían suponer una alternativa de inmunomodulación útil en un campo amplio de patologías: además de las enfermedades infecciosas, el de las autoinmunes o el cáncer. Con todo, estas moléculas tienen la ventaja de ser totalmente sintéticas, lo que facilita el proceso regulatorio en comparación, por ejemplo, con los tratamientos biológicos”.

Máñez avanza que ya están trabajando para desarrollar este mismo concepto frente a bacterias Gram-positivas, y en especial, estafilococo. Asimismo, el objetivo de los primeros ensayos se centrará en la acción preventiva, si bien el especialista no descarta que este tratamiento tenga un efecto coadyuvante con los antibióticos.

Fuente: Diario Médico – España / COFA

Publicado en Noticias

El trabajo de científicos de la Universidad de Concepción fue publicado enla revista internacional Science Translational Medicine. Señala que los anticuerpos de los pacientes humanos que sobrevivieron a esta enfermedad, fueron capaces de proteger a los animales que fueron parte del estudio.

Se trata de una vacuna terapéutica basada en un anticuerpo monoclonal que se obtiene a partir de los anticuerpos de personas que se contagiaron pero lograron sobrevivir a la enfermedad. De las 27 muestras de sangre de estos pacientes, el equipo seleccionó dos moléculas MIB22 y JL16, las que fueron administradas a un grupo de roedores que antes habían sido infectados tres días antes con una dosis letal de virus hanta.

¿El resultado? No solo se consiguió prevenir la enfermedad en todos los animales sino que además, al analizarlos, éstos no tenían el virus en sus cuerpos. También se descubrió que ambas moléculas podrían ser utilizadas juntas. Los investigadores señalan que los anticuerpos son capaces de reconocer y neutralizar el virus

La buena noticia, además de los exitosos resultados, es que los anticuerpos utilizados, son anticuerpos humanos por lo que podrían rápidamente ser utilizados en un estudio en personas que es la etapa que sigue en esta investigación.

A la fecha, no existe un tratamiento efectivo para esta enfermedad.

Fuente: La Tercera – Chile / COFA

Publicado en Noticias

Esta nueva dosis es cuadrivalente, a diferencia de la utilizada hasta el momento, que sólo cubre contra tres virus, explican desde la Sociedad Argentina de Infectología.

Una nueva vacuna cuadrivalente antigripal que cubre cuatro cepas de influenza, a diferencia de la utilizada hasta el momento con protección para tres tipos de virus, fue presentada en la Argentina y llegará al país en los próximos meses.

La vacuna surge como una respuesta a la evolución de la epidemiología asociada a la cocirculación de dos linajes de gripe. Esta nueva dosis cuadrivalente protege contra cuatro cepas en total: dos A y dos B, a diferencia de la utilizada hasta el momento, que sólo cubre contra tres virus, explicó Federico Nacinovich, jefe de Infectología del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA).
El también miembro de la Comisión de Vacunas de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) agregó que si bien la nueva vacuna ya está integrada al calendario nacional en Chile, por ejemplo, en Argentina estará disponible antes de la próxima temporada de influenza.

La médica Flor Muños, del Hospital de Niños de Texas, Estados Unidos, quien visitó recientemente la Argentina para participar de la presentación de la nueva dosis, enfatizó que la última temporada de gripe en ese país “fue muy dura”. Con más de 30 000 hospitalizaciones, los mayores de 65 años fueron la población más afectada. Esos números se alcanzan porque, a excepción de la neumonía, todas las patologías crónicas que el virus puede agravar ocurren días o semanas después de la infección, explicó.

La especialista señaló que muchas veces se subestima el impacto de la gripe, pero que la enfermedad se puede comparar con un icebergLas hospitalizaciones por gripe y neumonía son sólo la punta del iceberg, mientras que las hospitalizaciones por complicaciones cardiovasculares y respiratorias quedan invisibilizadas y tienen un gran impacto, graficó.

Y completó: Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren entre 280 000 y 640 000 personas por gripe en el mundo. Es importante enfatizar la recomendación de vacunación universal para todas las personas mayores de seis meses para prevenir esta enfermedad”. Por su parte, desde el laboratorio fabricante de la vacuna, detallaron que la innovación se debe a un “seguimiento analítico sobre el desarrollo del virus.

Hace varias temporadas que el virus B toma un protagonismo contundente. Es con este virus con que siempre estamos en deuda, ya que la vacuna trivalente incluye sólo una de las cepas circulantes, dejando un porcentaje sin cobertura. La vacuna cuadrivalente viene a cubrir ese espacio, puntualizaron. En la Argentina el calendario nacional de vacunación incluye la dosis antigripal para embarazadas, niños de seis meses a dos años, mayores de 65 años y personal de salud.

También para personas que presenten factores de riesgo como obesidad, diabetes, enfermedades respiratorias o cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos, trasplantados o personas con insuficiencia renal crónica.

Publicado en Noticias

Funciona contra el virus del papiloma humano, que también puede causar verrugas genitales y cáncer de vulva, ano, pene y garganta. El virus tiene muchas cepas. Se transmite por vía sexual y la mayoría de los adultos se topan con al menos una de las cepas durante su vida. La vacuna protege de nueve cepas, incluidas las que tienen más chances de causar cáncer y verrugas genitales.
“Es una gran oportunidad de ayudar a prevenir las enfermedades y los cánceres relacionados con el VPH en un espectro etario más amplio”, expresó Peter Marks, director del Centro de Evaluación e Investigación de Productos Biológicos de la FDA.
La aprobación se basó en un estudio sobre mujeres de 27 a 45 años que mostró que una versión anterior de la vacuna era muy efectiva para prevenir la infección persistente con
VPH, las verrugas genitales, los precánceres vulvar y vaginal y los precánceres y cánceres cervicales relacionados con los tipos de virus cubiertos por la vacuna. La eficacia de la vacuna en hombres de 27 a 45 años se deduce de los datos de las mujeres, de la eficacia en hombres más jóvenes y de las evidencias de que creaba inmunidad en un estudio de hombres de 27 a 45 años.
Si una persona ya se ha visto expuesta a una determinada cepa del VPH, la vacuna no funcionará contra esa cepa. Por eso, la vacunación se recomienda enfáticamente para las personas jóvenes.
“El mejor momento para recibirla es antes de cumplir 13 años y de tener actividad sexual. Pero, dicho esto, protege de nueve tipos de VPH, de modo que, si uno tiene uno de los tipos, puede estar protegido de los demás”, dijo Lois Ramondetta, profesora de Oncología Ginecológica del Centro de Oncología MD Anderson de Houston.
Ramondetta y William Schaffner, infectólogo de la Universidad Vanderbilt, dijeron que las personas de más de 25 años comenzaron a interrogar a los médicos sobre la vacuna. Algunas de ellas estaban rompiendo un matrimonio o relaciones monógamas, preveían comenzar a tener nuevas relaciones y se daban cuenta de que podían exponerse al virus. “Quieren sentirse protegidas -dijo Ramondetta- y ahora tienen esa oportunidad.”
Los más jóvenes necesitan dos inyecciones, pero los de más edad necesitarán tres, espaciadas varios meses. Schaffner comentó que un panel que asesora a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ya ha analizado los datos sobre la aplicación de la vacuna a personas de más edad y se prevé que hará una recomendación al respecto.
La recomendación podría ser universal, lo que significa que cualquier persona de esa franja etaria debería recibir la vacuna o que esta podría ser “optativa”. Es decir, que la decisión quedaría en manos de los médicos y los pacientes. Una vez que esa agrupación, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización, recomienda una vacuna, las empresas de seguros médicos en general la cubren en los Estados Unidos.

Fuente: Clarín

Publicado en Noticias

Investigaciones anteriores han demostrado que la vacuna del bacilo Calmette-Guerin (BCG), utilizada para prevenir la tuberculosis, puede reducir los niveles de azúcar en la sangre en personas con diabetes tipo 1 avanzada a largo plazo. La nueva investigación que se presenta en la reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD, por sus siglas en inglés), que se celebra en Berlín, Alemania, revela el mecanismo a través del cual la vacuna puede hacer cambios beneficiosos y duraderos en el sistema inmunológico y disminuir los niveles de azúcar en la sangre.

Los nuevos hallazgos sugieren que el desequilibrio inmune-metabólico en la diabetes tipo 1 podría deberse a muy pocas exposiciones microbianas (es decir, gérmenes) que se han eliminado en los entornos más estériles de hoy, y que la reintroducción de una bacteria (BCG) podría restablecer las funciones metabólicas anormales e impulsar el sistema inmunológico para consumir azúcar y reducir los niveles de glucosa en la sangre con el tiempo.

“Durante mucho tiempo se ha creído que el movimiento hacia entornos más limpios y más urbanos está involucrado no solo en cómo se desarrolla la diabetes tipo 1, sino en el incremento de la incidencia de la enfermedad”, explica el director del estudio, el doctor Faustman, director del Laboratorio de Inmunobiología del Hospital General de Massachusetts.

“En particular, la exposición reducida a ciertos microbios, la consecuencia de un mejor saneamiento, un mayor uso de antibióticos, familias más pequeñas, casas más limpias, menos exposiciones diarias al suelo y una menor exposición a animales domesticados, parece haber cambiado la función metabólica moderna”, señala.

La vacuna BCG, basada en una cepa inofensiva de bacterias relacionada con la que causa la tuberculosis, parece tener el efecto de imitar con seguridad las exposiciones microbianas que las sociedades modernas han perdido. En un ensayo aleatorizado de fase 1 anterior, dos inyecciones de la vacuna BCG con dos semanas de diferencia redujeron el nivel promedio de azúcar en la sangre a niveles casi normales en tres años en personas con diabetes tipo 1 avanzada, una mejora que se mantuvo durante cinco años más.

Cambios en la forma de consumo de glucosa por el cuerpo

Faustman y sus colegas del Hospital General de Massachusetts en Estados Unidos también identificaron que la vacuna BCG utiliza un mecanismo novedoso para cambiar la forma en que el cuerpo consume la glucosa, desde la fosforilación oxidativa (la vía más común por la cual las células convierten la glucosa en energía) a la glucólisis aeróbica, un estado que acelera el ritmo en que las células convierten la glucosa en energía, lo que lleva a reducir los niveles de azúcar en la sangre con el tiempo.

Estos nuevos hallazgos muestran que los diabéticos tipo 1 tienen un metabolismo consistente con menos exposición microbiana. Como resultado, los pacientes diabéticos tipo 1 tienen glóbulos blancos que utilizan un nivel mínimo de azúcar en la sangre en comparación con los sujetos control que no son diabéticos. La exposición de los pacientes a los microbios en la vacuna BCG parece dar lugar a que los glóbulos blancos utilicen más azúcar en la sangre al aumentar la glucólisis aeróbica.

“BCG es un organismo que necesita muchas fuentes de energía. Vive dentro de los glóbulos blancos y eleva la utilización del azúcar”, explica Faustman. Los hallazgos apoyan la hipótesis de higiene que sugiere que la exposición temprana a microbios que promueven la glucólisis aeróbica es realmente beneficiosa para el desarrollo del sistema inmunológico y es un importante factor determinante de la sensibilidad a enfermedades autoinmunes como la diabetes tipo 1.

“Las vacunas de BGC, como la tuberculosis en sí, convierten un sistema linfático deprimido deficiente en la utilización del azúcar en un proceso altamente eficiente, una restauración similar a la de los sujetos normales sin diabetes”, subraya Faustman.

“Nuestro descubrimiento de que los pacientes diabéticos tipo 1 tienen muy poca utilización de azúcar linfoide abre la puerta a más ensayos clínicos con la vacuna BCG, incluso en la diabetes tipo 1 avanzada, para reducir permanentemente el azúcar en la sangre con el potencial de disminuir la enfermedad y la mortalidad asociadas con esta enfermedad”, concluye.

Los autores señalan algunas limitaciones, incluido el hecho de que es un estudio pequeño y temprano, y que está en marcha un gran ensayo de cinco años de fase 2 con 150 sujetos diabéticos tipo 1 aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos para evaluar si la vacuna BCG de repetición puede mejorar clínicamente la diabetes tipo 1 en adultos con enfermedad existente.

Fuente: Europa Press / COFA

Publicado en Noticias
Página 1 de 3