Hoy en Revista Dosis

Investigadores argentinos detectan un 36% de deterioro cognitivo en hipertensos

Valora este artículo
(0 votos)
La hipertensión es una enfermedad asintomática que sólo puede ser detectada mediante el control de la presión. La hipertensión es una enfermedad asintomática que sólo puede ser detectada mediante el control de la presión.

Investigadores argentinos presentaron en Alemania, en el marco del Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, un estudio realizado en el país con el que a partir de la aplicación de un sencillo test cognitivo se logró detectar con mayor precisión a los pacientes hipertensos con deterioro cognitivo en las funciones ejecutivas, un aporte que permite sumar la evaluación de lesiones cerebrales a la práctica clínica y tomar medidas para detener el proceso de deterioro. En promedio, la prevalencia del deterioro cognitivo que se expresa en forma silente se da en alrededor del 30% de los pacientes. Sin embargo en este estudio, con el “test del reloj” utilizado se detectó un 36% de prevalencia de deterioro cognitivo versus un 21% con el test clásico “Mini-Mental test” que suele utilizarse.

“Este estudio aporta la posibilidad de subrogar las lesiones cerebrales que no son evaluadas en la práctica clínica. Cuando uno tiene un paciente hipertenso lo que hace es evaluar los daños de órgano blanco, ver si el corazón está dañado, si el riñón está dañado. Pero no se evalúa el cerebro, porque es demasiado costoso hacer una resonancia magnética a todo el mundo. Entonces esta es una forma subrogante de poder evaluar cómo está la lesión vascular en el cerebro producida por la hipertensión”, señaló a Clarín el doctor Augusto Vicario, médico cardiólogo de la Unidad Corazón-Cerebro del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA) y autor del estudio. “De esta forma –continúa-, hacés intervenir el cerebro cuando estratificás el riesgo de los pacientes”.

En la Argentina, el 36,3% de la población sufre hipertensión. Además de ser un factor de riesgo cardiovascular (la presión arterial elevada aumenta el riesgo de sufrir infarto y ACV), la Asociación Internacional de Alzheimer ya la reconoció como el principal factor de riesgo vascular modificable para desarrollar demencia o enfermedad de Alzheimer.

“La mejor forma de prevenir el deterioro cognitivo es con el control de la presión arterial. Cuanto más controlados estén las personas hipertensas menos lesiones silentes en su cerebro y mejor evolución van a tener. El tema es que cuando aparece el deterioro cognitivo esa persona tiene más posibilidades de desarrollar dentro de los cinco años demencia. Casi uno de cada 5 lo puede desarrollar”, explicó Vicario.

El estudio “Corazón-Cerebro” se llevó a cabo en 18 centros de cardiología del país, con base en el ICBA, y contó con la participación de 1414 adultos hipertensos mayores de 18 años, con una edad promedio de 60 años. El trabajo evaluó la utilidad y beneficio del “Test del Reloj” para conocer la prevalencia de deterioro cognitivo versus la prueba “Mini-Mental Test”.

Para realizar el Test del Reloj se les entregó a los pacientes un papel con un círculo de 10 centímetros de diámetro. Y se les indicó que escribieran los números del reloj en la posición correcta dentro del círculo y luego dibujaran las agujas del reloj indicando la hora “cuatro menos veinte”. Los participantes fueron evaluados como “normal”, “moderado” o “severo” deterioro cognitivo. El Mini Mental Test contiene 11 preguntas y el resultado se evalúa con una escala numérica hasta 30, en la que el rango 24-30 es normal, 18-23 es moderado y 0-17 indica severo deterioro cognitivo.

Los investigadores hallaron una mayor prevalencia de deterioro cognitivo con el Test del Reloj (36%) comparado con el Mini Mental Test (21%). Tres de cada 10 pacientes dieron “normal” en Mini Mental Test obtuvieron resultado “anormal” en el Test del Reloj. Además, la disparidad de los resultados entre ambas pruebas fue mayor en los pacientes más jóvenes.

El test tiene la particularidad de ser muy sencillo de aplicar. “Puede llevar entre uno o dos minutos hacerlo. Se puede hacer durante la consulta, como una práctica de rutina y consiste en dos órdenes: coloque los números y ponga la hora indicada. Si el profesional se puede capacitar y entender qué está midiendo, puede hacer el estudio”, señala el autor del trabajo. A partir de ahí, si el resultado es normal, habrá que hacer una evaluación periódica. Si el resultado es anormal, se indica un estudio cognitivo completo, con imágenes cerebrales y todos los estudios correspondientes.

Es importante la detección temprana del deterioro cognitivo porque es un punto de partida para tomar medidas a fin de detener y hasta revertir el proceso. Un estudio finlandés demostró que si a estos pacientes se les mejora el control de la presión arterial, siguen una dieta adecuada, se mantienen dentro de su peso ideal, toman la medicación que corresponde, se los estimula cognitivamente y hacen actividad física en forma regular, pueden llegar a mejorar hasta un 100% su capacidad cognitiva.

“Cuando la hipertensión arterial no es tratada o controlada en forma adecuada daña en forma silente y progresiva las pequeñas arterias de la subcorteza cerebral lesionando las fibras que conectan las neuronas de la corteza frontal. Así, el daño vascular causa deterioro de las funciones cognitivas y en forma especial de las funciones ejecutivas que dependen de la integridad y conectividad de la corteza frontal”, señala el doctor Gustavo Cerezo, jefe del servicio de Epidemiología y Prevención Cardiovascular del ICBA y coautor del trabajo.

Las funciones ejecutivas cumplen una función clave en la vida diaria de las personas. Son las que regulan nuestra conducta diaria, ayudan a la resolución de problemas, intervienen en la inhibición de comportamientos que socialmente no son adecuados, por nombrar algunos ejemplos.

 

Fuente: Clarín salud

Visto 515 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.