Hoy en Revista Dosis

Argentina busca avanzar finalmente hacia la certificación de la eliminación del paludismo, enfermedad más conocida como malaria. Para ello están trabajando en una iniciativa conjunta de la secretaría de Salud de la Nación y la Organización Panamericana de la Salud para los ajustes finales que necesita el país para lograr dicha certificación.

En el país no hay casos autóctonos de malaria desde 2010. Sin embargo, para poder ser considerado un país libre de malaria, Argentina debe fortalecer la capacitación y certificación de profesionales, proceso que ya comenzó en la sede del ANLIS Malbrán.

“Este es un proceso largo que se inició en 2013 tras haber estado varios años sin casos autóctonos. En la segunda mitad del año pasado se empezó a intensificar el proceso para que Argentina pudiera tener la certificación. Es un proceso sumamente complejo, porque involucra no sólo al ministerio nacional sino también a todas las provincias y niveles de servicios de salud, lo que no es sencillo teniendo en cuenta la complejidad de nuestro país”, explica a Clarín Patricia Angeleri, a cargo de la dirección nacional de epidemiología y análisis de situación de salud de la Secretaría de Salud de la Nación.

El proceso, según la funcionaria, ya está en etapa avanzada. “Estamos en la última etapa. Próximamente recibiremos la misión de Washington que hará la evaluación y si está todo bien, luego viene otra misión de Ginebra” para finalmente obtener la certificación.

Teniendo en cuenta la ausencia de casos autóctonos de Paludismo desde el año 2010, la Argentina se encuentra en condiciones de solicitar la certificación de la eliminación a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Lograr esta certificación es una ardua tarea y al cabo de la misma, el país logrará ingresar a un grupo de países libres de Paludismo, que actualmente en la región sólo está integrado por Uruguay, Chile y recientemente Paraguay.

El paludismo, también conocido como malaria, es una enfermedad que puede ser mortal y se transmite por la picadura del mosquito silvestre Anopheles. En 2010 se registraron en el país los últimos casos autóctonos notificados en el área de frontera y en lo que va del año (semana epidemiológica 30) se han registrado 11 casos importados.

Precisamente, para evitar reinserción de la enfermedad a partir de casos importados se debe fortalecer la vigilancia, especialmente en las zonas fronterizas con países que tienen casos. “En nuestro caso, debemos fortalecer especialmente la vigilancia en Jujuy, Salta y Misiones, que son provincias exendémicas y que son susceptibles de lo que se denomina el paludismo de frontera, un problema que se da en el mundo, no sólo acá”, señaló Angeleri.

“Hubiéramos querido que todo el proceso fuera mas rápido. Pero debimos poner a punto técnicas de diagnostico que requiere un proceso muy específico y, al no tener pacientes se perdió el expertise, por lo que hubo que volver a capacitar a los equipos de salud”, cerró la funcionaria.

Publicado en Noticias
Miércoles, 25 Octubre 2017 13:40

Cinco nuevas vacunas contra la malaria

Los investigadores estudiaron el parásito de la malaria en su etapa más vulnerable, cuando invaden los glóbulos rojos humanos, e identificaron cinco objetivos que conducen a una reducción en la capacidad del parásito de entrar en los glóbulos rojos.

Los resultados, publicados este lunes en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, muestran que las futuras vacunas contra la malaria pueden ser más eficaces si se dirigen a múltiples factores del parásito. Casi la mitad de la población mundial está en riesgo de malaria y más de 200 millones de personas se infectan cada año, con la enfermedad causando la muerte de casi medio millón de personas en todo el mundo en 2015.

A pesar de la gran cantidad de muertes, actualmente no hay una vacuna altamente efectiva disponible para la malaria. En los últimos 50 años, la mayoría de los intentos de desarrollar vacunas solo se han centrado en objetivos únicos. En el nuevo estudio, los científicos han descubierto cinco dianas para el futuro desarrollo de la vacuna contra la malaria, que sugieren que deben atacarse conjuntamente. Se necesita urgentemente una vacuna efectiva debido a un problema creciente de resistencia a los medicamentos en el parásito.

El equipo seleccionó 29 objetivos potenciales que se pensaba que desempeñaban un papel en la capacidad del parásito de invadir los glóbulos rojos humanos. La invasión de glóbulos rojos es un paso esencial en el ciclo de vida del parásito y es una etapa en la que el parásito es más vulnerable y está expuesto al sistema inmunitario.

Los investigadores generaron anticuerpos de conejo contra los 29 objetivos, luego probaron los anticuerpos contra dos cepas diferentes del paludismomortal por ‘Plasmodium falciparum’, una de África y otra de Asia. De los 29 anticuerpos, el equipo descubrió cinco que redujeron la capacidad del parásito para invadir los glóbulos rojos en ambas cepas de malaria.

El autor Gavin Wright, del ‘Wellcome Trust Sanger Institute’, señala: “Producir una vacuna exitosa contra los parásitos es un desafío porque son organismos muy complejos con muchos componentes, lo que dificulta saber a cuáles dirigirse. Al estudiar el genoma del parásito y trabajando hacia atrás, en un proceso conocido como vacunología inversa, hemos descubierto cinco objetivos de vacunas que, si se combinan, muestran la promesa de un mayor desarrollo”.

ATACAR DIVERSOS PASOS DE LA INVASIÓN PARASITARIA

Las personas expuestas naturalmente a la malaria pueden desarrollar inmunidad con el tiempo. El equipo trabajó con colaboradores en Estados Unidos y Mali para ver si los cinco anticuerpos que identificaron estaban asociados con la protección natural contra la malaria en las personas. Los investigadores descubrieron que solo, ningún anticuerpo proporciona protección contra la malaria en las personas, sin embargo, las combinaciones de los anticuerpos protegen contra el parásito.

Para investigar qué estaba sucediendo a nivel celular, los investigadores usaron microscopía de vídeo con el fin de observar el intento del parásito de invadir los glóbulos rojos con y sin la presencia de anticuerpos. El equipo descubrió que los diferentes anticuerpos atacaban al parásito en distintos pasos a medida que invadía el glóbulo rojo y detectaron que el emparejamiento de anticuerpos que cada uno actuaba en diferentes pasos conducía a una combinación más efectiva.

El profesor Pietro Cicuta, autor de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, apunta: “Utilizando microscopía de vídeo, pudimos ver los diferentes anticuerpos que atacan al parásito en varias etapas cuando intentaba invadir los glóbulos rojos. Estos resultados dan una idea de una nueva visión sinérgica del desarrollo de la vacuna. Creemos que una nueva vacuna sería más efectiva si pone obstáculos en varios puntos a lo largo del camino del parásito hacia los glóbulos rojos”.

Fuente: El Economista – España

Publicado en Noticias