Hoy en Revista Dosis

TheNew EnglandJournalof Medicine (NEJM) publicó los resultados del ensayo clínico con Alirocumab, titulado “ODYSSEY OUTCOMES”, realizado en18.924 pacientes. El estudio alcanzó su punto final primario, demostrando que Alirocumab reduce significativamente el riesgo de eventos cardiovasculares adversos mayores en pacientes que sufrieron un síndrome coronario agudo,que incluyó infarto de miocardio o angina inestable. Asimismo, la muerte por causas fuemenos frecuente entre los pacientes tratados con Alirocumab: el fármaco se asoció con un riesgo menor del 15%[1] de muerte por “cualquiercausa”.

 

Alirocumabpertenece a una nueva clase de fármacos conocidos como “inhibidores de la PCSK9”, es decir que funciona como inhibidor de la proteína que controla los niveles circulantes del colesterol LDL en el organismo. El tratamiento está indicado como complementario a la dieta en pacientes adultos que no alcanzan disminuir su colesterol LDL  aún con la dosis máxima tolerada de estatinas y en aquellos pacientes con intolerancia a las estatinas (o en quienes se contraindique el uso de estas). Alirocumab consta de una inyección de 1 ml precargada en formato de lapicera que en la mayoría de los casos, el paciente se autoadministra en forma subcutánea con una frecuencia quincenal.

 

A pesar del uso de estatinas, muchos pacientes con enfermedad coronaria padecen eventos cardiovasculares recurrentes, lo que subraya la necesidad de opciones terapéuticas adicionales. Esta necesidad es particularmente urgente entre los pacientes con síndrome coronario agudo y entre quienes poseen altos niveles Colesterol LDL aún con la mejor aplicación posible de la terapia con estatinas", dijo el Dr. Gregory G. Schwartz, MD, Ph.D., de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado. Aurora, CO, y copresidente del estudio.

 

"Estos datos publicados en The New EnglandJournalof Medicine muestran que la adición de Alirocumab al tratamiento intensivo o máximo tolerado de estatinas redujo significativamente el riesgo de futuros eventos cardiovasculares. Este beneficio se incrementó entre los pacientes del estudio con niveles más altos de LDL al inicio del mismo” agregó Schwartz.

 

1Los análisis del punto final de muerte basados ​​en los niveles de referencia de LDL-C no se incluyeron en la jerarquía estadística; y de acuerdo con las políticas de la NEJM implementadas recientemente, se publicaron la relación de riesgo (HR) y su intervalo de confianza (IC), pero no se informaron valores de p.

Publicado en Noticias

La presencia del hongo Mucor racemosus podría ser útil como biomarcador de riesgo cardiovascular, según un estudio conjunto del Iispv, del Ciberobn y del Idibgi. Diabetes y, sobre todo, obesidad son las patologías que hasta ahora se relacionan con la investigación.

 
 
Un estudio elaborado por el Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (Ciberobn), junto a investigadores del Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili (Iispv) y del Instituto de Investigación Biomèdica de Gerona Doctor Josep Trueta (Idibgi) habrían demostrado que la presencia en el intestino del hongo Mucor racemosus puede ser útil como biomarcador de riesgo cardiovascular, reforzando la posibilidad que manipular la microbiota intestinal pueda ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares. Este trabajo, liderado por Matilde Rodríguez Chacón, del Iispv y José Manuel Fernández-Real, del Ciberobn, ha sido publicado en la revista Beneficial Microbes.

 

Beneficios de los microorganismos
El intestino humano alberga una gran variedad de microorganismos (bacterias, hongos o parásitos) que forman un ecosistema natural. Las bacterias son los componentes más abundantes de esta microbiota, donde se sabe que su calidad y composición se relacionan con desórdenes como la obesidad y la diabetes. Por el contrario, la diversidad fúngica, que representa entre el 0,03 y el 0,2 por ciento de la microbiota intestinal, cuenta con menos estudios.

Por tanto, la investigación inicial trató de estudiar este aspecto de la micobiota. Tras haber analizado los diferentes tipos y cantidades de hongosintestinales en una cohorte de 52 individuos, divididos entre aquellos que tenían un peso óptimo y aquellos que eran obesos, se demostró que estos microorganismos varían de un grupo a otro. Los resultados también revelaron si un individuo obeso era metabólicamente sano o no. Por otro lado, también se evidenció que cuando los sujetos pierden peso, un tipo específico de hongo (Mucor spp.) aumenta en abundancia, lo que abre la puerta al tratamiento de la obesidad mediante la manipulación de este microrganismo.

Para complementar estos descubrimientos sobre la micobiota en sujetos obesos, en el presente trabajo se ha realizado un análisis exhaustivo para explorar la posible contribución de la microbiota intestinal a la arterosclerosis subclínica en un grupo bien caracterizado de sujetos obesos y no obesos. Los hallazgos obtenidos ponen de manifiesto que Mucor racemosus (una especie del género Mucor) podría convertirse en un biomarcador relevante de riesgo cardiovascular, reforzando la posibilidad de que la manipulación de la micobiota intestinal puede ser útil en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Fuente:

Diario Médico -España 
Publicado en Noticias