Hoy en Revista Dosis

Listeria: una bacteria que puede provocar cuadros graves

Valora este artículo
(0 votos)

A raíz de un brote de listeria detectado en una empresa productora de alimentos en Hungría, la ANMAT ordenó en los últimos días retirar del mercado y prohibir la comercialización en todo el país de unos 100 lotes de alimentos congelados. Los productos se importaron a través de tres empresas locales que envasaron y vendieron verduras congeladas para 12 marcas. En Europa, ese brote ya produjo nueve muertes por listeriosis, la enfermedad que la bacteria produce en humanos y que puede ser grave si afecta a bebés, chicos menores de 5 años, embarazadas que cursan el último trimestre, personas inmunosuprimidas y adultos mayores. En estos grupos de riesgo, la enfermedad puede producir meningoencefalitis, septicemia y abortos en mujeres embarazadas.

En las personas adultas sin enfermedad de base, suele producir cuadros de gastroenteritis febril que se autolimita. En las embarazadas, además, se puede transmitir la infección al feto y los bebés pueden nacer muertos, o con septicemia o sufrir meningitis en el periodo neonatal, aún cuando la madre sea asintomática.

Ahora, ¿qué tan frecuente es la listeriosis en la Argentina? “En el mundo los brotes de listeria son frecuentes; pero en la Argentina sólo tengo conocimiento de casos a través de la Red de Seguridad Alimentaria”, dice a Clarín Gerardo Leotta, que integra esa institución dependiente del CONICET de La Plata.

“La listeriosis está bajo vigilancia a través de la Red de Laboratorios de Bacteriología. Nosotros recibimos los aislamientos tanto de alimentos como de humanos. Por el momento, seguimos recibiendo la misma cantidad de notificaciones que en años anteriores, no vimos hasta ahora ninguna diferencia”, señalaron a Clarín desde el equipo de Bacteriología Especial de ANLIS-Malbrán, que es el Laboratorio Nacional de Referencia. “Por año –agregaron- documentamos entre 10 y 15 casos que suelen ser casos de listeriosis invasiva (cuadros graves)”.

La listeria es una bacteria poco frecuente en causar enfermedad. Pero, al mismo tiempo, puede provocar en recién nacidos una enfermedad grave que se produce cuando pasa la bacteria a la sangre, como la meningitis. También en inmunosuprimidos puede dar una enfermedad grave. En adultos sanos puede manifestarse con una gastroenteritis”, señala a Clarín el doctor Eduardo López, infectólogo y jefe del Departamento de Medicina del Hospital Gutiérrez.

“Esta bacteria suele encontrarse en los alimentos lácteos y en los congelados. En lácteos suele aparecer en quesos o leches no pasteurizadas. Es una bacteria que resiste la congelación y refrigeración, entonces si los alimentos no están adecuadamente pasteurizados o manipulados el riesgo es cierto”, añadió el especialista. “En recién nacidos e inmunosuprimidos la mortalidad es de hasta 20%”, advirtió.

El ANLIS-Malbrán difundió una serie de recomendaciones para prevenir la enfermedad:

¿Cómo se previene la enfermedad?

  •  Lavarse las manos antes y después de manipular alimentos. Con agua y jabón durante por lo menos 20 segundos

  • Lavar las superficies y utensilios de cocina que han estado en contacto con alimentos de riesgo, antes y después de usarlos 
  • Evitar la contaminación cruzada, manteniendo separados los alimentos crudos de los cocidos.
  • Mantener la higiene en la heladera, limpiando las superficies en forma frecuente 
  • ​Lavar cuidadosamente verduras y frutas 
  • ​Cocinar los alimentos a temperatura correcta (mayor a 70°C) que asegure la destrucción de la bacteria. Evite utilizar microondas para cocinar alimentos crudos y asegúrese de utilizarlo a máxima potencia por al menos un minuto para calentar.

Recomendaciones para las personas con mayor riesgo de enfermarse (mujeres embarazadas, adultos mayores y personas con sistema inmunitario debilitado)

  • Evite comer quesos blandos, tales como queso fresco, queso blanco, queso tipo Brie, Camembert, quesos azules o queso feta, a menos que la etiqueta indique que han sido elaborados con leche pasteurizada. La pasteurización de la leche destruye la Listeria, pero tenga en cuenta que los productos también se pueden contaminar si se producen en instalaciones que no tienen condiciones higiénicas.
  • Evite comer todo tipo de germinado crudo o poco cocido (incluidos los germinados de alfalfa, soja, etc).
  • Evite que el líquido de los paquetes de salchichas y de fiambres entre en contacto con otros alimentos, o con utensilios o superficies de preparación de alimentos. Lávese las manos después de tocar salchichas, carnes para sándwich o embutidos.
  • No consuma ensaladas hechas en una tienda o restaurant, prepárelas usted mismo siguiendo las indicaciones básicas para asegurar la higiene de los alimentos: limpiar, separar, cocinar y enfriar.
  • No consuma salchichas sin hervirlas previamente. Guarde los paquetes abiertos durante un máximo de 1 semana y los paquetes no abiertos durante un máximo de 2 semanas en el refrigerador.
  • No consuma mariscos ahumados refrigerados a menos que estén enlatados o sean no perecederos o que se hayan cocinado previamente.

 

Fuente: Clarín Salud

Visto 473 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.