Hoy en Revista Dosis

Salud Bucal, sana sonrisa

Valora este artículo
(0 votos)

La boca puede ser la puerta de entrada de innumerables microorganismos responsables de causar enfermedades en todo el cuerpo. Es por eso que cuidar la condición sanitaria de la boca evitará graves situaciones.

 

 

La farmacia, como centro de atención primaria, puede recibir muchas consultas de pacientes clientes antes de que éstos concurran a visitar al médico, o en este caso al odontólogo. Es que el cuidado de la salud bucal, es también tema de prevalente consulta. Para poder, entonces, evacuar dudas y brindar un buen consejo profesional, es necesario conocer sobre las principales enfermedades que pueden afectar la boca.

 

Gingivitis

 

Es la inflamación de las encías que puede afectar a cualquier edad, presentando sangrado y dolor, ya en un estado avanzado.

La causa principal de la gingivitis es la acumulación de placa en la línea de las encías y por el alto contenido de bacterias atacan la encía provocando inflamación.

La gingivitis presenta diferentes estadios, con sintomatología diferenciada, la cual orientará al tratamiento indicado.

  • Fase 1: Lesión inicial. La gingivitis es leve. Las encías pueden sangrar ligeramente durante el cepillado. El enrojecimiento de las encías pasa prácticamente desapercibido.
  • Fase 2: Lesión temprana. La gingivitis es moderada. El sangrado producido por el cepillado es más abundante, las encías están enrojecidas y aparece la primera hinchazón.
  • Fase 3: Lesión establecida. La gingivitis es grave. El sangrado es espontáneo. El epitelio conectivo que fija la encía al diente se ve afectado.

También existen factores agravantes, además de las tendencias genéticas que presenta cada persona, que será de utilidad conocer.

Algunos pueden controlarse, como el tabaquismo o la falta de vitamina C o B3. Sin embargo, hay otros factores más difíciles de cambiar:

Los cambios hormonales durante el embarazo (gingivitis durante el embarazo), la menopausia o el uso de anticonceptivos orales.

Algunos tratamientos inmunosupresores y para la epilepsia; ciertas enfermedades sistémicas como la diabetes, la leucemia o el sida; las coronas o los empastes mal hechos y la colocación de los dientes.

Otro factor desencadenante de la gingivitis es el tabaquismo. El tabaco debilita las encías y el humo cambia la respuesta del organismo a los ataques de las bacterias responsables de las enfermedades de las encías. El riesgo de desarrollar gingivitis y posteriormente periodontitis aumenta con el tabaquismo durante todo el tiempo en que el paciente fuma.

Para evitar la gingivitis , desde la farmacia podrán partir importantes consejos:

  • Mantener hábitos diarios de cepillado.
  • Indicar el uso de enjuagues bucales.
  • Recomendar el uso de enjuague antiséptico como parte de esta rutina.
  • Aconsejar fórmulas con flúor.
  • Eliminar mediante el constante cepillado la placa.
  • Señalar el uso de fórmulas con flúor añadido que refuerza los dientes contra la caries y ayuda a evitar la gingivitis al eliminar su causante principal, la placa.

La gingivitis es reversible. Dado que la causa principal de la gingivitis es la placa, una vez obtenida la recomendación de mantenimiento del hábito de cepillado y el uso de productos específicos, el problema se superará.

 

Sensibilidad dental

 

Los dientes sanos tienen una capa protectora, el esmalte, que es una de las sustancias más resistentes del organismo y protege contra la sensibilidad. Su función consiste en proteger el interior de los dientes que albergan los nervios y los vasos sanguíneos.

Cuando la capa de esmalte se hace más fina, las zonas de abajo quedan expuestas, se vuelven más sensibles y el contacto con el frío y el calor se hace mucho más molesto. Es ahí donde nace la consulta.

Muchas personas sufren sensibilidad dental. Es un problema muy común; de hecho, se calcula que la mitad de la población la padece. La mayoría de la gente nota la sensibilidad dental cuando comen o beben algo caliente, pero en los casos más graves, hasta las corrientes de aire causan dolor. Es por eso que también se ha convertido en tema de consulta prevalente en la farmacia.

Generalmente, la sensibilidad dental esta causada por:

  • El desgaste del esmalte causado por los ácidos que contienen muchos alimentos y bebidas.
  • Alimentos con alto contenido en azúcar que favorecen la proliferación de las bacterias, lo cual puede provocar recesión gingival y dejar zonas sensibles expuestas.
  • Un cepillado demasiado brusco.

La sensibilidad bucal, requerirá de ciertas medidas para tratarla, para eso será conveniente recordar:

  • Cepillar suavemente dos veces al día.
  • Recomendar un dentífrico especial para dientes sensibles.
  • Limpiar el espacio interdental al menos una vez al día con hilo dental o cepillos interdentales.
  • Realizar enjuagues con enjuague bucal para dientes sensibles durante 30 segundos después del cepillado, dos veces por día.
Visto 1910 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.